Una novela erótica de Alfonso Carvajal

25 de mayo de 2013 12:01 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

“El sexo es una terapia y una intoxicación”. Dice el poeta y novelista Alfonso Carvajal en su nueva novela “La sonata del peregrino”, publicada por Oveja Negra y presentada en la Feria del Libro de Bogotá.
Las aventuras amorosas y sexuales del Señor P, el delirio, la locura y la impiedad de la política colombiana, abarcan  estas 320 páginas de la novela: “De él podemos decir en principio, que tenía una mirada sesgada del mundo: los culos redondos, levantados, sugerentes, ocupaban un lugar demasiado importante en su vida óptica y emocional... Muchas veces reflexionó sobre la metafísica de esta fantasía corporal llegando a entenderla como la porción geométrica más deseada de la naturaleza: una curva de  misterio, elástica, ondulada, pura carne, en ese protuberante objeto del deseo que sobrepasaba cualquier interpretación, conjetura o emoción estética”. Esa geografía había sido explorada por el Señor P con manos de “pianista y carnicero”. Pero “en el amor” poseía la fe del crucifuicado”.
Conversamos para El Universal con Alfonso Carvajal sobre su novela:

¿Cómo fue el proceso de crear esta novela de amores intensos en distintos paisajes y tiempos?
Lo primero fue tomar distancia con la experiencia. Eso tardó años de meditación. El amor y el erotismo son temas eternos, temas que desnudan siempre nuestros deseos y obsesiones, pero que pueden caer en lugares comunes o en la reiteración insulsa. A través de la ficción y un presente perpetuo traté de renovarlos y darles una caracterización particular y espontánea.  

En su experiencia personal, ¿cómo es la búsqueda de un tono narrativo?
La novela escoge su propia voz. Comencé a trabajarla en primera persona y no me hallaba a gusto. Entonces el narrador omnisciente se abrió camino. Eso me permitió darle a la novela el carácter polifónico que tiene. Y además introducir otros personajes que hablaran libremente en primera persona o a través del monólogo interior. Esto va surgiendo mientras se desarrolla la creación literaria.   


¿De qué manera su sentido poético incide en el ritmo narrativo de su novela?
El sentido poético hace parte de la vida y eso hay que trasladarlo a la literatura. La poesía no solamente crea ambientes sino que le da ritmo al desarrollo dramático de la narración.

¿Qué conflictos de creación surgieron al crear ese par de personajes: El señor P. y Sabina?
Son dos personajes rebeldes y esto permitía un conflicto donde la libertad siempre sería la mejor elección. Aunque distintos, la peregrinación interna los junta, pero su destino es paralelo a sus deseos. 

¿Qué ha aportado la experiencia periodística a la creación de ficciones?
Tal vez la observación, fijarse más en los detalles. 

¿Qué desafíos narrativos surgieron en la edición final de su novela?
El mayor desafío fue darle orden al caos; que la fragmentación lograra una unidad armónica y una historia abierta.

Cuénteme, qué novelas ha vuelto a releer con el deslumbramiento de la primera vez?
Sobre héroes y tumbas, La metamorfosis, Cien años de soledad, La metamorfosis, Luna caliente, Muerte en Venecia y Una soledad demasiado ruidosa, entre otras.



Señales


Alfonso Carvajal es escritor, editor y periodista. Ha publicado los poemarios Un minuto de silencio (1992) y Memoria de la noche (1998).
  Es autor de las novelas El desencantado de la eternidad (1994, segunda edición en 2011) y traducida al italiano por Viviana Rivera; Hábitos nocturnos (2008) y el libro de cuentos Pequeños crímenes de amor (2010). Y Los poetas malditos: un ensayo libre de culpa (2000).


Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cultural

DE INTERÉS