Wadith De Voz, la madera de los recuerdos

02 de julio de 2013 12:01 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La madera fue sombra de pájaro. Alguna vez fue una puerta de una casa vieja. La ventana de un caserón que sucumbió en el invierno. El fragmento de una canoa.
Muchas veces vio la madera derribada rumbo al destierro de la basura, y Wadith De Voz tuvo compasión con la nostalgia del árbol que se convirtió en portón. Y rescató su silencio para convertirlo en arte.
Así nacieron estas pinturas que exhibe en la sala de exposiciones del Hotel Hilton de Cartagena. Muchas de ellas, son evocaciones fotográficas y periodísticas, como la del niño que mira desde los hilos de luz de sus manos acangrejadas, como un boxeador sigiloso en la sombra.
Como la del barco envejecido que ya conoció todos los naufragios en el viejo muelle de los Pegasos. La de los niños que juegan en  la playa. La del atardecer que devora la silueta de la ciudad. La de la ancianita que sigue la sombra de su bastón. Retratos de barriada. Golpes de luz en la tierra y en el mar.
Sobre esta madera de recuerdos pinta Wadith De Voz, criaturas del día y la noche en Cartagena. Antes de curarlas del olvido,  Wadith deja que la vejez siga intacta y sobre ella erige sus pinturas. La puerta convertida en lienzo se abre a nuevas sensaciones y latidos. La ventana convertida en óleo y acrílico suspira por atardeceres vencidos. La canoa convertida en paisaje despierta al amanecer soñando con un mar de leva.
Wadith solo escucha el silencio de la madera y pinta. Estas maderas son una madeja de recuerdos y pueden contar su propia historia, antes de llegar a sus manos.
Su ejercicio de curiosidad y paciencia busca derribos que se convierten en arribos pictóricos. La madera parece buscarlo a él mismo para que le haga un cuadro. Y sea el soporte de un destino de color y forma.
El curador de esta serie que tiene un nombre curioso: Mírame que yo te miro, es Elvis Cárdenas. Cuántas curaciones secretas tiene la madera que el tiempo arrastra hasta el artista para que se convierta en memoria de luz. La madera se bambolea a veces en el agua. Y reclama la ofrenda de unos pinceles.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cultural

DE INTERÉS