2 años 17 semanas

Debate por posible inclusión de Cuba en la Cumbre de las Américas

		
Raúl Castro, presidente de Cuba. AFP ALBERTO PIZZOLI Raúl Castro, presidente de Cuba.
FRANK BAJAK y VIVIAN SEQUERA, AP / CARTAGENA, COLOMBIA

La pregunta de si esta reunión de 31 líderes de Estado podría ser la última Cumbre de las Américas sigue en el aire antes de que la partida de los mandatarios ponga fin al encuentro el domingo. Washington se opuso rápidamente a la presencia de Cuba en futuros encuentros, lo que generó incertidumbre sobre la declaratoria final de la reunión. Los ministros del Exterior de Venezuela, Argentina y Uruguay indicaron que sus presidentes no firmarán tal declaratoria a menos que Estados Unidos y Canadá permitan la futura participación de autoridades cubanas. 

Bolivia se encuentra entre los países que han insistido en que la VI Cumbre de las Américas, que se realiza este fin de semana en el puerto colonial de Cartagena, Colombia, será la última a menos que Cuba sea invitada en el futuro. 

“Aquí todos los países de América Latina y el Caribe quieren que esté presente Cuba, pero Estados Unidos no acepta”, dijo el presidente boliviano Evo Morales el sábado al final de la jornada en una rueda de prensa en el centro de medios de la cumbre. “Es como una dictadura”. 

En 2008, Morales expulsó de Bolivia al embajador de Estados Unidos en el país por presuntamente incitar a los opositores del gobierno boliviano. Las negociaciones para el regreso de los embajadores se encuentran estancadas actualmente. 

El tema de Cuba llevó al presidente ecuatoriano Rafael Correa a boicotear la cumbre mientras que mandatarios más mesurados como el colombiano Juan Manuel Santos y la brasileña Dilma Rousseff dijeron que no deberían organizarse más cumbres de las Américas sin la presencia de las autoridades de la isla comunista. 

Los homólogos del presidente estadounidense Barack Obama le recriminaron el sábado su sostenida oposición a la participación de Cuba que Estados Unidos defiende al subrayar la ausencia de democracia en la isla caribeña. 

Obama también fue criticado por negarse a abandonar una guerra contra el narcotráfico que ha cobrado la vida de decenas de miles de personas y ha socavado a los gobiernos, si bien el mandatario estadounidense se dijo abierto a escuchar los argumentos de las otras partes. 

El presidente colombiano y anfitrión de la cumbre exhortó a reconsiderar la guerra contra el narcotráfico al citar la ironía del éxito en Colombia: Mientras extradita a cientos de presuntos traficantes de la droga para que enfrenten juicio en Estados Unidos, los contrabandistas recurren a otros países en los que la aplicación de ley es más débil. Centroamérica y México, en particular, se desangran mientras los narcotraficantes se trasladan a países en los que enfrentan menor resistencia de las autoridades.