Indicadores económicos
2018-02-17

Dólar (TRM)
$2.853,16
Dólar, Venta
$2.755,00
Dólar, Compra
$2.720,00
Café (Libra)
US$1,42
Euro
$3.556,17
UVR, Ayer
$253,61
UVR, Hoy
$253,67
Petróleo
US$61,68

Estado del tiempo
2018-02-17

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 19:24

Marea max.: 7 cms.

Hora: 11:54

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 34 a 38 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 2.0 a 2.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2018-02-17

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

No aplica

N/A - N/A
Taxis
N/A - -
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Andrés Pila, un ejemplo del deporte como camino para la paz

Cuando tenía cuatro años de edad, su padre Teódulo Lemus fue asesinado por grupos al margen de la ley. Le pidieron los terrenos de la finca que tenía cerca a la vereda Quebrada Seca, corregimiento de Aguas Vivas, en Montería, Córdoba. Don Teódulo no aceptó y su familia no lo volvió a ver. Andrés no alcanzó a ser registrado por su padre, tuvo que salir corriendo con sus hermanos, madre y abuelos.

La guerra le arrebató a su padre, lo obligó a verse desplazado para Montelíbano -donde había nacido- donde fue criado por sus abuelos, por eso el apellido Pila, porque quien lo registró fue su abuela María Pila, en San Jacinto del Cauca (Bolívar). Trabajó con los abuelos desde niño, sembrando y recogiendo arroz, yuca y platano. Los cultivos de pancoger y el fútbol, lo acompañaron en la adolescencia. Iba hasta San Marcos (Sucre) para jugar fútbol con los tíos y primos.

Entre los 10 y 14 años de edad, Andrés trabajó y estudió. Formó su carácter y se hizo fuerte para afrontar la vida. La guerra colombiana lo obligó a madurar antes de tiempo. Pero cuando cumplió los 15 años quiso darle un giro a su vida. No veía oportunidades en el pueblo, por eso llamó a una tía que vivía en Cartagena, Bienvenida López, quien lo acogió para unas vacaciones.

Doña Bienvenida, atleta destacada, era la presidenta de la Liga de Arquería de Bolívar. Los arcos en bambú masificaban el deporte en la capital bolivarense y Andrés llegó a la casa que respiraba el tiro con arco en Cartagena. El arco, las flechas y el blanco lo conocieron en 2009, cuando encontró un nuevo camino para su vida.

Si bien cuando empezó le parecía aburridor, la arquería le dio sentido a la vida de Andrés. El pasado quedó atrás y con el tiro con arco pudo mirar para adelante, soñó con unos Juegos Olímpicos, porque los veía por televisión y quiso estar allá. La determinación que tuvo en el campo, en la finca, lo tiene hoy como el mejor arquero colombiano, listo para ir a Rio-2016.

Pero cuando empezó, la arquería le pareció aburridora, tuvo que ir a una competencia nacional en Bogotá para decidirse por el deporte. Eran siete arqueros en su categoría y quedó séptimo. Fue último, pero “me gustó, porque conocí el ambiente, la competencia, entonces visualicé cómo sería un evento internacional, unos Juegos Olímpicos, por eso decidí meterle toda la ficha”, recuerda Andrés.

Con 18 años comenzó el camino del alto rendimiento. A los 19 años ya estaba en la Selección Colombia y a los 20 se clasificó para los Juegos Olímpicos de Londres-2012. Ganó el cupo numérico para el país, pero un selectivo previo lo dejó afuera, se lo ganó el pereirano Daniel Pineda, quien “tenía más experiencia, sabía manejar mejor los nervios”, reconoce Andrés.

Sabiendo que podía cumplir el sueño olímpico, Andrés emprendió el Ciclo Olímpico, Bolivarianos y Suramericanos estuvieron en su periodo previo a Rio-2016. El objetivo era clasificar al equipo masculino, pero no pudieron. Sólo un arquero colombiano estará en Rio-2016 y esta vez, en el selectivo, Andrés venció a Daniel y se ganó el tiquete para cumplir el sueño olímpico.

“Estuvo bien reñida la competencia, porque era un cupo para hombres, con un muy buen nivel de quienes venimos en la Selección Colombia, por eso tuve que manejar mucho los nervios y el estrés, eso me ayudó a conseguir el cupo individual”, asegura Andrés.

Es por eso que para Pila estar en unos Juegos Olímpicos “significa felicidad, mucha alegría porque es un sueño cumplido, pues desde que llegué al deporte, veía los Juegos Olímpicos por televisión, dije que quería estar allá y se me dio la oportunidad. Ahora viene lo más importante, que es hacer una buena presentación, dejar los nervios a un lado y conseguir el objetivo allá”

Como un digno ejemplo de que el deporte es uno de los principales caminos para llegar a la paz y luego de reconocer que perdonó a quienes le arrebataron a su padre y lo desplazaron de su tierra, Andrés tiene claro que “quiero hacer la mejor presentación en Rio-2016, quiero dejar el nombre de mi país en alto, hacer buenos puntajes y ojalá llegar entre los ocho mejores del mundo”.



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese