Alberto Contador, el adiós del último guerrero de la bicicleta

12 de septiembre de 2017 05:05 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Se llora en las victorias, en las derrotas, pero también se llora en las despedidas.
Y que despedida la de Alberto Contador con una vibrante victoria el sábado en el mítico puerto de  L’Angrilu (una verdadera pared) demostrando que todavía hay campeón para rato. Les ganó a todos con autoridad.
El ciclismo pierde a un grande, a un guerrero, que decidió colgar la bicicleta en el mejor momento de su carrera profesional. Aclamado por el público,  Alberto Contador se retiró del ciclismo competitivo el domingo en  la Plaza de Cibeles de Madrid en el epílogo de la Vuelta a España.
Contador, 34 años (nació en Madrid el 6 de diciembre de 1982), le dice adiós al ciclismo después de 15 temporadas como profesional. Toda una vida deportiva llena de éxitos y una abrumadora legión de seguidores, que seguramente lo extrañarán en las tres grandes: Tour de Francia, Giro de Italia y Vuelta a España y las tres las ganó con autoridad.
Contador, nacido en la provincia de Pinto, con un total de 67 victorias como profesional, es considerado uno de los mejores ciclistas de todos los tiempos.
Entre sus éxitos más importantes se destacan 7 Grandes Vueltas (Giro de Italia 2008 y 2015, Tour de Francia 2007 y 2009 y Vuelta España 2008, 2012 y 2014). Eso lo dice todo.
La gran pregunta es, ¿sí está en su mejor momento por qué se retira? La respuesta la dio luego de culminar el domingo la Vuelta a España, su último sorbo de ciclismo puro.
“Físicamente estoy bien, pero quiero dar paso a otros corredores jóvenes y aportar al ciclismo desde fuera. Me voy a dedicar a la Fundación Contador trabajando con ciclismo de base, pero ya con la idea de sacar el año que viene un equipo continental. Además, en 2004 sufrí un ictus (considerado un infarto de corazón, pero en el cerebro) y ahora tendré tiempo para aportar mi granito de arena para combatir esta enfermedad y a sus afectados”, ha explicado.

Ciclista íntegro
Contador siempre fue un pedalista triunfador, ambicioso, no se conformaba con ser segundo. Quería el primer cajón del podio. Cuando corría daba al máximo  de espectáculo. Nunca se arrugaba.
“Y me gustaría que la gente se quedase con que siempre he dado el máximo de manera honesta y profesional. La gente se quedará con eso”, aseguró.
Duele que un ciclista de su talla diga adiós. Veremos entonces a Froome avasallar a todos porque nadie lo ataca como solía hacerlo Contador.
Su accionar del corredor incansable, parado en sus pedales, quedará en nuestros recuerdos.
El “Pistorero”, “El chaval de Pinto”, sus dos apodos, quedarán grabados en la historia del ciclismo.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Ciclismo

DE INTERÉS