A dos meses del Mundial, la fiebre por el fútbol invade Sudáfrica

09 de abril de 2010 03:30 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

A dos meses del arranque del Mundial 2010 de Sudáfrica, el primero que se disputa en el continente africano, la fiebre por el fútbol invade todas los rincones del país, con las calles llenas de banderas y de vendedores ambulantes listos para recibir a los visitantes. Todo está casi a punto: la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) empezó a mediados de marzo a formar a 18.000 voluntarios que acogerán a los visitantes extranjeros durante la competición y dentro de pocos días, el 15 de abril, se podrán empezar a recoger las entradas en las taquillas. Para celebrar el evento, la FIFA organizará además un gran concierto con los malienses Amadou et Mariam, la beninesa Angélique Kidjo y la estrella colombiana Shakira, entre otros, el próximo 10 de junio, un día antes del partido inaugural entre Sudáfrica y México en el Soccer City de Johannesburgo. El gobierno sudafricano, que se gastó 33.000 millones de rands (3.000 millones de euros) en las infraestructuras para el mundial, espera que el evento sirva también para dar una mejor imagen del país y a atraer a más turistas e inversores. En el plano interno, los responsables políticos quieren aprovechar la competición para reforzar la unión entre blancos y negros, en un país que todavía arrastra las secuelas del 'apartheid', el régimen segregacionista que estuvo vigente entre 1948 y 1994. De momento, el Mundial parece estar dando sus frutos en términos de cohesión nacional, y las banderas empiezan a florecer incluso en los todoterrenos de los barrios blancos, donde el fútbol nacional no es un deporte muy popular. Incluso en el selecto barrio de negocios de Sandton se ha instalado un gran balón para celebrar la nueva pasión de los sudafricanos. La única sombra en este sentimiento general de unión fue el asesinato, el sábado pasado, del líder de un grupúsculo blanco de extrema derecha, Eugene Terre'Blanche, que murió tras la paliza de dos obreros negros, un hecho que resucita los viejos fantasmas del conflicto entre razas. Los seguidores del líder, miembros dl Movimiento de Resistencia Afrikáner (AWB), han jurado venganza y algunos incluso amenazan con acciones de represalia durante el Mundial. Pero nadie quiere ser pesimista y el ministro de la policía, Nathi Mthethwa, afirma que la seguridad de los hinchas será total, aunque admite estar “inquieto por la naturaleza violenta de los crimenes en Sudáfrica”, un país donde hay 50 homicidios al día. Las autoridades también han reconocido que podría haber manifestaciones durante el Mundial. “Forma parte de la naturaleza humana, la gente aprovechará la oportunidad”, dice Nomvula Mokonyane, el jefe del gobierno provincial de Gauteng, donde están las ciudades de Johannesburgo y Pretoria. El riesgo es que en Sudáfrica las manifestaciones suelen terminar con incidentes violentos, como cuando en el mes de marzo los conductores del sistema de taxis colectivos protestaron con disparos contra un nuevo sistema de transporte en Johannesburgo, Port Elizabeth y Ciudad del Cabo. A pesar de estos riegos, la organización internacional de policía Interpol dijo estar satisfecha con el dispositivo de seguridad, que incluye el despliegue de 41.000 policías suplementarios y que mantendrá al ejército en “estado de alerta” durante la competición.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Deportes

DE INTERÉS