Ganar es lo que mejor sabe hacer el Atlético Nacional

16 de diciembre de 2013 09:49 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Ganar es el verbo que mejor sabe conjugar Atlético Nacional en el fútbol colombiano. Gracias a ello y con el triunfo 2-0 de ayer sobre Cali completó el título 13 en el rentado dándole alcance al América y quedando a una estrella de Millonarios. 

"Nuestra dirigencia siempre invierte para conseguir títulos y cautivar a su gran hinchada", señaló Esteban Córdoba, presidente del Comité Ejecutivo del club que ayer completó la triple corona del año. 

Y de eso no quedan dudas, porque después de superar el bache de 19 años entre 1954 y 1973, el conjunto verdolaga empezó a construir una aureola de campeón que arrancó a consolidar a partir de 1989 cuando alcanzó la Copa Libertadores. 

A partir de ahí la estela victoriosa no ha parado y es tan imponente que en sus 66 años de vida ya suma 21 títulos, ganados en 30 finales, incluyendo cinco coronas internacionales y 16 domésticas. 

Previo al juego de ayer, el técnico Juan Carlos Osorio reiteró lo que ya había señalado meses atrás: "Nacional está armado para ganar y ser competitivo" y este año lo ratificó ganando en este 2013 las dos ligas y, por segunda ocasión, la Copa Postobón. 

La estructura del club, advierten dirigentes y cuerpo técnico, permite soñar con algo más grande y por eso ratifican que ahora lo que sigue es ser protagonista de la Copa Libertadores para que la fiesta verdolaga no tenga fin 

PROTAGONISTAS 

LEONEL VOLVIÓ AL CALI A LA LIBERTADORES 

El técnico antioqueño Leonel Álvarez tenía como misión "hacer historia en el Cali" y lo hizo de alguna manera, así no haya conseguido el título en Colombia. Porque devolvió al conjunto azucarero a una final luego de siete años y lo metió a la Copa Libertadores después de ocho años de ayuno en el torneo internacional. Además proyectó jugadores. 


ANÁLISIS 

NACIONAL MOSTRÓ SER EFICIENTE 

Por Juan José Peláez, extécnico de Nacional 

Nacional merecía el título por su regularidad, porque en lo que atañe a su estilo ha logrado algo que la empresa busca y es masificar su eficiencia. 

Dentro de lo que científicos y modernistas hablan es un equipo que hace goles y saca resultados. Hay otros que discuten el contenido, o sea, la calidad de fútbol, pero esto hace parte del escenario, en un juego en el que se vale opinar. 

A los que gustan de los resultados, entonces, los dejó contentos y a los líricos, inconformes. 

La ventaja de Nacional con respecto al rival y que influyó ostensiblemente ayer fue el mayor tiempo de trabajo y su conocimiento del libreto, de memoria. En la cancha contaba con once intérpretes, que hacían valer esa rotación. 

Es un equipo que se blindó en toda las posiciones. En ese aspecto le llevó ventaja al Cali, que todavía se le ve crudito. 

La superioridad del verde pasó por la continuidad y el equilibrio en un trabajo. Ahí aventajó al Cali. 

Nacional nos acostumbró a que cuanto más se iba del juego, era más peligroso. Cuando no era protagonista se guardaba algo para definir el partido con un contragolpe o una individualidad, como ayer. 

Con todo y eso, el Cali, en poco tiempo, logró interpretar y asimilar el carácter y la personalidad de su entrenador. 

ANÁLISIS 

HAY QUE QUITARSE EL SOMBRERO 

Por Víctor Hugo Aristizábal, exjugador de Nacional 

Este título de Nacional es fruto de varios factores: 1. Lo avalan los números durante todo el torneo, incluso el año; 2. Tiene mejor elenco que el Cali; 3. Fue el más fuerte de todos, y tuvo a su favor la hinchada que lo hizo más poderoso. La afición juega un papel muy importante, porque en la cancha se siente mucho ese respaldo. Uno como jugador siente esa energía, que lo va llevando a entregarse dentro del campo. 

Y así se hable mucho de su fútbol, los resultados son los que mantienen a un entrenador. Infortunadamente, en Colombia no miran los procesos e interesan más los resultados y en el caso de Nacional se han dado. Un técnico sabe que si no es campeón con Nacional lo sacan y llega otro. Por eso lo que ha hecho el profesor Osorio, al mantener un equipo en la punta durante tanto tiempo, rotando jugadores como él lo hace, es muy difícil, no solo para el fútbol de acá y de Suramérica, sino también del mundo, porque los equipos se mantienen con 16 y 17 jugadores y él les dio oportunidad a muchos más. Por eso es más rescatable y hay que quitarse el sombrero frente a él. Nacional mereció el título, por números y estrategia. Además, técnicamente fue un elenco que mejoró mucho; ahora es mejor su fútbol y subió bastante línea tras línea. Merecido campeón. 


 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Fútbol

DE INTERÉS