Indicadores económicos
2017-10-21

Dólar (TRM)
$2.936,66
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.470,54
UVR, Ayer
$252,00
UVR, Hoy
$252,01
Petróleo
US$51,47

Estado del tiempo
2017-10-21

marea

Marea min.: -4 cms.

Hora: 21:51

Marea max.: 21 cms.

Hora: 12:14

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-10-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

N/A - N/A
Taxis
N/A - 0
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Los Juegos Nacionales tocaron fondo

Los XX Juegos Nacionales 'Carlos Lleras Restrepo' Tolima Chocó 2015 han presentado diferentes inconvenientes en su organización, dándole continuidad a las ediciones recientes de las justas que ya habían tenido problemas en San Andrés (2008), Montería, Cauca y Cúcuta (2012), pero que ahora parece haber tocado fondo.

Y es que las máximas justas deportivas del país recibieron el nombre de Carlos Lleras Restrepo, en homenaje al presidente de la República que se la jugó por hacer bien los Juegos de, particularmente, Ibagué en 1970, cuando sacrificó su vitrina de estar en la inauguración, por el bien de los juegos.

Las justas fueron movidas varios años porque Ibagué no tuvo la capacidad de hacerlos, así que la fecha establecida fue en julio de 1970, para que Lleras Restrepo los pudiera inaugurar antes de entregar su mandato en agosto, sin embargo, los escenarios no estaban a tiempo y Lleras Restrepo tomó la decisión de moverlos para noviembre, sacrificando su presencia en la inauguración, con el propósito de hacerlos de la mejor forma. Por eso los Juegos llevan su nombre.

Y la historia se repitió 45 años después, en la misma sede, pero por temas extradeportivos fue imposible postergarlos en el tiempo, generando un caos de todo tipo para poder cumplir en la fecha establecida, sin importar el bienestar de los deportistas y el espíritu deportivo de unas justas que tienen como propósito natural reunir en una sede a las diferentes delegaciones.

EL CAOS

Una vez finalizados los Juegos Nacionales 2012, iniciaron las justas de Tolima y Chocó, pero sólo los dirigentes del Tolima fueron a recibir la bandera, Chocó no tenía conocimiento y no estuvo en el acto oficial, primer paso en falso de una organización que en ese momento no tuvo director designado.

La siguiente noticia que afectó el buen proceso fue la fecha. Habitualmente los Juegos se hacen cada cuatro años, pero esta edición se adelantó uno, del 2016 al 2015, una reducción en el tiempo que daba un menor margen de error para cumplir con la construcción y remodelación de escenarios. Era el 2013 y no había director designado.

Para 2014 se dio apertura a la presentación de los diseños de los escenarios, que por inexperiencia de las regiones, quedaron mal hechos y tuvieron que volver a hacerlos, ya con pérdida de tiempo significativa, porque terminaba el 2014, no habían empezado obras y tampoco había director.

El primer deporte que cambió de sede fue el atletismo, que pasó de Quibdó a Cali, porque ni siquiera intentaron construir el escenario, no había tiempo y así Coldeportes y el gobierno local sacrificó un escenario que no le vendría mal a una región con prototipo ideal para el deporte base.

Recién iniciando el 2015, en febrero, a nueve meses de los Juegos, Fabio Ramírez fue designado director de los Juegos, así como lo hizo hace tres años, cuando fue nombrado sólo tres meses antes de las justas, que también tuvieron problemas, tal vez no tan graves como en Chocó y, sobre todo, Ibagué.

Cuando faltaban tres meses para los Juegos, y las obras del Parque Deportivo de Ibagué no avanzaban, Coldeportes anunció que seis deportes salían de la Ciudad Musical: Bolo, sóftbol y tejo viajaron a Cali, patinaje carreras a Antioquia, squash a Bogotá y BMX, con Mariana Pajón a bordo, para Ubaté, en Cundinamarca.

Pero como se conoce, esto no es de los XX Juegos Nacionales, ya que, por ejemplo, la edición del 2008 tuvo que desplazar, desde San Andrés para Cali, el sóftbol y el béisbol, menos de una semana antes del inicio del deporte y cuando ya habían empezado las justas.

Y por sólo mencionar otro caso, hace tres años en Montería no terminaron, y no lo hacen todavía, la construcción del Coliseo Miguel 'Happy' Lora de boxeo, por eso el deporte se cumplió en el Coliseo menor de Cereté. Montería tampoco terminó el estadio de sóftbol y entregó con lo justo, en obra casi negra, el estadio de fútbol.

“Los Juegos Nacionales son un evento muy importante para nuestro país, el cual no se debe esperar los últimos meses para ver si se están o no preparados para ellos, desde el momento en que se terminan unos juegos ya se debe estar pensando en la siguiente sede y preparándose para ellos, por eso creo que sufrimos siempre por los escenarios en unos casos más que en otros, pero siempre se sufre”, aseguró la múltiple campeona mundial de judo, Yuri Alvear, quien inicialmente no competiría en las justas por no tener las suficientes rivales en su división, por eso tendría que competir en una categoría más alta.

PARQUE DEPORTIVO, EL LUNAR DE LOS JUEGOS

Y como el principal caos fue en Ibagué, Andrés Botero le explicó a COLPRENSA lo que, piensa, generó todo: “Los Juegos sufrieron en Ibagué por demoras en la presentación de los proyectos, demoras en trámites internos, permisos, en la decisión de tumbar o no el velódromo antiguo, en fin, una serie de problemas que se presentaron”.

Pero para Botero el principal error fue “porque se le entregaron las obras de cinco escenarios a un solo consorcio, Coldeportes no estuvo de acuerdo, manifestamos que debería ser un contratista por obra y el alcalde, finalmente, le entregó todas las obras a un sólo contratista, y luego lo recargaron con tres obras más, para ocho que dificultan la entrega a tiempo de los escenarios”, un tema que el periodista tolimense José Alberto Ortiz, de Caracol Radio Cali reiteró, recordando que “en Cali vivimos esa experiencia con los Juegos Mundiales, pero se le dio la construcción a diferentes consorcios, generando una sana competencia para ver qué concesionario terminaba de mejor forma y más rápido las obras”.

Por eso Botero agregó que “fueron muchas cosas que hacen que el Parque Deportivo de Ibagué sea el lunar de los Juegos, porque los otros escenarios van bien, estadio, Coliseo y piscinas, de resto las otras ciudades van bien, dentro de 10 días empezaré a recibir escenarios para empezar a llevar la implementación deportiva”.

Además, para el tolimense John Jairo Cruz, entrenador de la Selección Colombia de Tenis de Mesa, los Juegos sufrieron en Ibagué porque “el tema se politizó desde el comienzo, de una u otra manera se generó un ambiente político de pros y contras, lo cual desvía la esencia de los Juegos Nacionales”.

Pero más a fondo fue Nelson Ascencio, periodista deportivo ibaguereño de Caracol Televisión, quien cree que “los Juegos sufrieron por falta de planeación, gestión y sentido de pertenencia. Los dirigentes y los políticos de turno fueron inferiores al reto que asumieron cuando pidieron la sede de Ibagué para los Juegos Nacionales. No tuvieron peso ante Coldeportes para exigir que las partidas económicas salieran a tiempo”.

Y el doble campeón de los premios de montaña en el Giro de Italia y reciente ganador de etapa en el Clásico RCN Claro, el tolimense Freddy González, siente que “esto pasa porque como colombianos siempre dejamos todo para última hora, a Coldeportes le faltó exigir que todo estuviera listo al menos tres meses antes”.

Finalmente, el alcalde de Ibagué, Luis H. Rodríguez, explicó que “adelantar un año perjudicó el ejercicio de la tranquilidad de los Juegos, además, han tenido problemas porque nos coincidió con Ley de Garantías, con elecciones de Presidente, que generó que el Gobierno Nacional se demoró un poco en la firma de los convenios, según el cronograma inicial, que nosotros lo empezamos a cumplir en abril de 2014, pero pasaron muchas cosas que movieron las fechas, generó los retrasos y, además, los contratistas del Parque Deportivo no fueron lo suficientemente diligentes, todos los incumplimientos de ellos llevaron al traste varias disciplinas”.

LA ENSEÑANZA

Pero como este suceso no fue de Ibagué y Quibdó, sino que viene de tiempo atrás, como en 1984 cuando los Juegos de Villavicencio tuvieron que hacerlos en 1985 o lo ya mencionado de las justas de 2008 y 2012, la enseñanza es que los Juegos Nacionales tocaron fondo y deben replantear su organización.

“La enseñanza de estos y los anteriores, es que se han diversificado mucho los Juegos, se han llevado a muchos municipios del país, se están atomizando los Juegos y creo que debemos cambiar el chip, ya esto se ha conversado con el Presidente de La República para que en la próxima edición los llevemos a una ciudad región, donde estemos concentrados casi todos los deportes y sea más económico para los entes departamentales llevar a todos su deportistas, cuerpo médico y técnico”, reconoció Andrés Botero.

El director de Coldeportes también admitió que “el tema de varias ciudades era necesario hace muchos años cuando no teníamos, como ahora, escenarios de gran embergadura, de nivel internacional, porque ya hemos hecho grandes eventos, por eso creo que los Juegos de 2019 se podrán hacer en cualquiera de las cuatro regiones que cuentan con los escenarios, para tener una mínima inversión”.

Sin embargo, para Yuri Alvear esa no es la solución, pues cree que “Colombia ha crecido enormemente en su nivel deportivo y así como crecemos en nivel debemos crecer en escenarios, en la parte administrativa, y la manera de seguir creciendo no es concentrarse en la ciudades grandes como Bogotá, Cali o Medellín, sino empezar a crear más deportistas desde todas partes de Colombia y lo mejor seria contar con escenarios completos y muchas partes del país, construyendo escenarios”.

Pero a pesar de las diferentes opiniones, Coldeportes y la Presidencia de la República ya decidieron y durante el primer trimestre del 2016, cuando ya estén definidos los alcaldes y gobernadores que quieran pedir la sede para que ellos mismos realicen los Juegos de 2019, tomarán la decisión de entregarlos, para iniciar un nuevo camino de espíritu deportivo en los Juegos Nacionales, porque esta edición número 20 ya tocó fondo.

“VERGÜENZA INFINITA”

Pero más allá de la infraestructura, si quedan o no escenarios para la Ciudad Musical, el sentimiento general de los ibaguereños, como lo definió el cantautor Santiago Cruz es de “vergüenza infinita” por la organización de los XX Juegos Deportivos Nacionales.

En una columna de opinión, Santiago Cruz comentó que “esa no es la Ibagué que yo conozco, y ciertamente no es la Ibagué en la que quiero que mis hijos crezcan. Yo conozco y soy testigo de una Ibagué repleta de gente que cuando se propone algo lo saca adelante, que pone el bien común por encima del propio, y esa es mi Ibagué”.

Y ese sentimiento lo comparte Nelson Ascencio, quien aseguró que “como tolimense siento vergüenza nacional por haberle quedado mal al país, a los deportistas y a los patrocinadores. Nos quedó grande el compromiso. Queda demostrado que la dirigencia política tiene acabada a la ciudad y ahora atentó contra la imagen de las ciudad. Dejaron morir a la ciudad deportivamente hablando, no aprovecharon semejante vitrina tan grande para mostrar las cosas positivas de la capital musical de América”.

Igualmente, para Freddy González “el sentimiento es de tristeza y vergüenza, porque no supimos aprovechar un evento de tal magnitud para que se creara empleo, para que nos quedaran buenos escenarios, para disfrutar de unos Juegos Nacionales”, mientras que John Jairo Cruz coincide en que “lamento en especial por la población que tenía un espíritu deportivo y cívico en acompañar las competencias en su totalidad, así como al comercio en general que tenía mucha esperanza en esta fiesta por lo que representaba en la economía de la ciudad”.

“El sentimiento es de tristeza, desazón e inconformidad por la falta de capacidad de nuestros dirigentes, de frustración porque se desfigura la razón de ser de los Juegos”, dijo José Alberto Ortiz.

Por último, Santiago Cruz agregó en su opinión que “el ciudadano ibaguereño que soy no se siente cómodo haciendo parte de algo que se ha manejado de manera tan irresponsable, por decir lo menos, así que amablemente he declinado esa invitación”, la de cantar en la ceremonia de inauguración, pues Santiago siente que “como ibaguereño me da una vergüenza infinita el manejo que se la ha dado a nuestra designación como Sede de los Juegos Nacionales. Todos los ibaguereños estamos siendo testigos, todo el país está siendo testigo. Una lástima cómo desaprovechamos una oportunidad así”.

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

La gran pregunta

¿Por qué, Medellin, Bogotá y Cali, a pesar de NO haber sido designados sedes de los juegos, están preparadas, para recibir torneos con una semana de notificación?

La respuesta es sencilla; porque ya tienen una infraestructura deportiva.

Lo que pasa con las ciudades intermedias es que carecen del apoyo del nivel nacional, para que cuenten con una infraestructura deportiva y su respectivo mantenimiento.

Entonces el nivel nacional, que en últimas es el que asigna los recursos, pero que tambien mediante "convocatoria pública", elige la propuesta de sus amigos que los ayudaron en la politica. Esos mismos amigos que son corruptos e inespertos en construcción de escenarios deportivos, son los que entorpecen todo en Colombia.

Digo: ¡Cartagena, serás lo maximo, cuando te independices de "Cachacolandia"!

Bolivar

Dumek Turbay hará con lujo de detalles los próximos juegos nacionales..de seguro pedirá la sede !!!!