Alerta para evitar duro golpe de los focos de rabia bovina

07 de abril de 2010 12:01 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La ganadería cordobesa también está siendo afectada por los focos de rabia que se están presentando en el país. Así lo indica el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) que está atendiendo este problema en todo el territorio nacional. Lo cierto es que los ganaderos asociados y en general Ganacor analizan esta situación, que preocupa a quienes tienen hatos ganaderos. Sostienen que sus animales han sido vacunados previniendo cualquier inconveniente para sus bovinos en todo el departamento de Córdoba. De otra parte, según el ICA un total de veintiséis focos de rabia han azotado a la ganadería bovina colombiana en lo corrido del año, donde 4.590 animales han sido vacunados durante el presente año en los departamentos de Norte de Santander, Sucre y Córdoba, agregando que pese a la atención mostrada se han registrado 46 muertes por la enfermedad. De acuerdo con los reportes oficiales, Arauca es el departamento más afectado con siete focos de rabia bovina: cinco en el municipio de Saravena y dos en Fortul. Por su parte, Cesar reporta siete y Chocó, cuatro focos. Agrega dicha entidad agropecuaria que esta situación ha generado un llamado urgente por parte del Instituto Colombiano Agropecuario a los ganaderos del país para que inmunicen a sus animales contra esta enfermedad. “Es importante que los ganaderos comprendan que vacunar a sus animales contra la rabia bovina es el método más adecuado para protegerlos de la rabia, que además de generar pérdidas económicas en la ganadería, es un riesgo para la salud humana”, señaló Luis Fernando Caicedo Lince, gerente general del ICA. También se explica que como medidas preventivas para reducir el riesgo de ocurrencia de casos, el Instituto ha establecido un plan de acción en estas zonas del país que incluye el reforzamiento de actividades como la captura de vampiros hematófagos, vigilancia de la enfermedad en predios y la vacunación de bovinos y equinos para mantener adecuados los niveles de inmunidad de las poblaciones ganaderas. Asimismo, el ICA, dentro del “Programa de Prevención y Control de la Rabia Silvestre”, busca que en caso de sospecha de la enfermedad los sensores adscritos al Sistema de Vigilancia Epidemiológica y los ganaderos informen de inmediato sobre síntomas nerviosos (en coordinación, salivación, ceguera) en los animales para adoptar las acciones pertinentes. “Cuando se alerta sobre la posible presencia de rabia bovina en un hato, el ICA visita el lugar, toma las muestras y efectúa las pruebas diagnósticas necesarias para comprobar su existencia. Si se confirma la enfermedad, recomienda la vacunación del resto de animales y de los predios aledaños, investiga la forma como llegó el virus e identifica las posibles rutas de propagación para aplicar los controles necesarios”, aseguró Caicedo Lince.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Económica

DE INTERÉS