Cuando un salario causa "envidia de la buena"

15 de enero de 2018 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Si bien la envidia es uno de los peores sentimientos que puede experimentar el ser humano (la Biblia la condena en muchos de sus libros) hay algunos que quieren matizar ese feo deseo con expresiones como “envidia de la buena”. Y de pronto en ese segmento se encuentra ese deseo incontrolable de comparar ciertas situaciones del quehacer diario sin que se sienta ese peso en la conciencia.

Y eso es lo que pasa cuando trascienden noticias como la que dio a conocer la semana pasada Walmart, “el mayor empleador privado y la mayor cadena minorista del mundo” (agencia noticiosa AP), firma que anunció que a partir del próximo mes aumentará a sus empleados de Estados Unidos el valor de la hora de trabajo, pasando de nueve dólares a 11 dólares, lo que beneficiará a más de un millón de sus asalariados.

Ese aumento, dice la agencia de noticias AP se debe a que “Las grandes empresas se están viendo presionadas a mejorar las prestaciones que ofrecen a sus empleados debido a que la tasa de desempleo en Estados Unidos está sumamente baja, con lo que la gente puede ser más selectiva a la hora de buscar trabajo. La tasa de desempleo se ha mantenido en 4,1% los últimos tres meses, su nivel más bajo desde el 2000. En promedio, los sueldos por hora aumentaron en diciembre en 2,5% comparado con el mes anterior aunque eso es un punto porcentual menos de lo común en una economía robusta”.

SACANDO CUENTAS
Es entonces, cuando por muy malo que se sea en matemáticas o para sacar cuentas sencillas, no se puede reprimir el deseo de comparar ese sueldo con el salario mínimo que ganan más de dos millones y medio de colombianos, y el que fue tasado el mes pasado en $781.242 más los 88.211 de subsidio de transporte. Es decir, que un trabajador raso en Colombia gana al mes $869.453. (Lea aquí: “No alcanza pa’ una arepa”: Esto dicen cartageneros sobre el aumento del mínimo)

Eso quiere decir que un día de trabajo (ocho horas reglamentarias) le vale $28.981, y una hora, $3.622.

Si hacemos la “fea” comparación con los trabajadores de Walmart (y sin que con eso se quiera estimular la migración a Estados Unidos a buscar “nuevas” oportunidades”) hay que decir que la diferencia entre ese y el salario de los colombianos es de ¡741%!

La cuenta es sencilla: Una hora de trabajo en esa cadena de almacenes cuesta 11 dólares; el dólar (al cambio de hoy) en Colombia se compra en $2.770, lo que quiere decir que una hora de trabajo (al cambio) quedará en $30.470 (contra los $3.622 que vale en Colombia).

Si a ese valor lo multiplicamos por ocho, que son las horas reglamentarias de un trabajador colombiano, tenemos que un día de trabajo de un trabajador de Walmart cuesta $243.760 (en Colombia vale $28.981).

Haciendo otra operación se tiene que al mes un trabajador de esa cadena de almacenes, si trabajara ocho horas como los colombianos, ganaría $7 millones 312 mil 800 pesos.

Y si bien ese salario debe estar sujeto a pagos de impuestos (“el sistema impositivo del Gobierno Federal de Estados Unidos es de naturaleza progresiva, esto quiere decir que mientras más dinero se genere, más impuesto se pagará”: portal mequieroir.com”), habrá más de un colombiano envidioso, aunque minimice ese feo sentimiento diciéndose para sí mismo que si bien siente envidia es de la “buena”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Económica

DE INTERÉS