Dobladas las apuestas para aumento del mínimo

17 de noviembre de 2015 02:35 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Exactamente en 20 días calendario empiezan las negociaciones oficiales por el aumento del salario mínimo en Colombia para 2016 entre el Gobierno Nacional, los sindicatos y los empresarios.

Lo que comenzó con un hermetismo para hablar de las proyecciones y propuestas de aumento hasta el 7 de diciembre se fue desdibujando con las opiniones de varios sectores empresariales que sugieren tener en cuenta solo la inflación causada en 2015 o subir un máximo de 6%. La respuesta de los sindicatos fue inmediata y se la juegan por 12% es decir el doble de lo que dicen los empresarios.

Vale recordar que a octubre, según lo reveló en su momento el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), el precio al consumidor llegó a un nivel en lo corrido del año de 5,47% y anualizada de 5,89%.

Esto ha centrado las miradas de todas las autoridades económicas del país y los trabajadores por tratarse del piso de la negociación. El codirector del Emisor, Carlos Gustavo Cano, en su más reciente análisis sobre la inflación, dijo que ciertamente la inflación de alimentos (que según el Dane va en 8,8%) ha sido la que más ha jalonado la inflación total. Precisamente, la sesión del 27 de noviembre será la antesala a la negociación debido a que definirá la meta de 2016.

Los analistas del mercado financiero consultados por LR, consideran que el equipo técnico mantendrá su meta en 3% para anclar las expectativas. En este punto, Munir Jalil, director de investigaciones del CitiBank Colombia señala que “no creo que la meta del Banco se vaya a cambiar. Me parece que el problema de comunicación estará en decirle al mercado que la meta de largo plazo se mantiene aunque la meta puntual de 2016 no va estar en 3%”.

Polos opuestos

Julio Roberto Gómez, presidente de la Confederación General del Trabajo (CGT), insistió que la propuesta que realiza el empresariado no es suficiente. “Nuestra propuesta que estaría sobre la mesa tiene por incremento al ingreso de los trabajadores entre 9% y 10%”, señaló. Cabe recordar que Leonardo Villar, director de Fedesarrollo también planteó, frente al aumento de los salarios, que la decisión simplemente recuperara lo perdido con la inflación de este año. Esto significa que también se la juega por un incremento cercano a 6%, en concordancia con varios sectores empresariales y Anif.

Por su parte, el decano de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional de Colombia, José Guillermo García Isaza, manifestó que “el margen de negociación del salario mínimo debe basarse en el crecimiento del país. Este año se crecerá poco y eso hará difícil que las dos partes se puedan poner de acuerdo sobre ese incremento”.

Sin embargo, García Isaza plantea que si bien en la mesa de negociación, el Gobierno busca no asfixiar el aparato productivo ni deteriorar el ingreso al asalariado. “Cuando el país tuvo crecimientos muy altos tampoco se registran aumentos importantes en los salarios. Entonces uno cuestiona dónde quedó capturado el ingreso del crecimiento y normalmente es en el sector empresarial, que no seria malo si se reflejara en mayores esfuerzos de inversión y mejorar indicadores del mercado laboral”, explicó el decano.

También se tienen en cuenta propuestas como la de Santiago Montenegro de Asofondos quien sugiere una revisión del mínimo por regiones, sectores y según la experiencia laboral lo que complicaría la discusión por ser casi un nuevo modelo.

Y mientras la fecha de negociación llega, Munir Jalil advierte que “el incremento del salario mínimo de 2016 es muy difícil que sea un número distinto de la inflación observada este año más el dato de productividad que revela Planeación Nacional”.

Un ejercicio realizado por el Citibank plantea una inflación en 2015 en un nivel de 6,3% y con una productividad de 0,50% llevaría a un incremento de 6,8%. Si ese fuera el incremento salarial, los empresarios deberán desembolsar $43.815 y pagar a un trabajador al mes $688.165. “Un mínimo de 6,8% es tan alto que podría traer más inflación porque a las empresas se le suben los costos y al final los productos los va a vender más caro”, dijo.

La informalidad también juega su papel en lo salarial

En el seminario sobre mercado laboral del Banco de la República se abordó el problema pensional en el país. Nuevamente salió el problema de la informalidad como una presión a la sostenibilidad fiscal del sistema pensional. Vale recordar que la informalidad, según el Dane, a septiembre de 2015 se ubica en 49,1%. Es decir casi la mitad de los trabajadores. 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Económica

DE INTERÉS