Indicadores económicos
2018-07-17

Dólar (TRM)
$2.868,96
Dólar, Venta
$2.820,00
Dólar, Compra
$2.710,00
Café (Libra)
US$1,32
Euro
$3.362,42
UVR, Ayer
$259,39
UVR, Hoy
$259,43
Petróleo
US$71,84

Estado del tiempo
2018-07-17

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 09:49

Marea max.: 14 cms.

Hora: 02:37

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 8 a 18 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.6 a 2.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2018-07-17

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

7 - 8
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Corte Suprema de Justicia se pronuncia acerca de las incapacidades

En días pasados, la Sala Laboral de la Corte Suprema de Justicia casó una sentencia en la cual manifestó que las incapacidades temporales no configuran estabilidad laboral reforzada, pues para que esta se dé, es necesario que exista una calificación de invalidez expedida por una Junta de Calificación de Invalidez.

Por tal razón, argumentó la Alta Corporación que cuando un trabajador cuenta con incapacidades temporales, no es necesario que el empleador cuente con la previa autorización de la autoridad administrativa laboral para despedir a la actora (en el caso concreto), en los términos del artículo 26 de la Ley 361 de 1997, puesto que como esta Sala lo ha señalado reiteradamente, para que proceda la garantía de estabilidad laboral reforzada, dispuesta en esta norma, es necesario que el trabajador cuente al momento del despido con una discapacidad superior al quince por ciento (15%) de Pérdida de Capacidad Laboral y que el empleador conozca de tal evento, circunstancia que no puede derivarse del otorgamiento de una incapacidad temporal.

 

Ahora bien, cuando un trabajador se encuentre en trámite de pensión por vejez, no podrá ser desvinculado del Sistema General de Salud hasta no tener la resolución de la misma y hasta no terminar el tratamiento definitivo por parte de la aseguradora de riesgos laborales, porque se encuentra en fase de rehabilitación.

 

En consecuencia, al no existir la calificación de la pérdida de capacidad laboral para el momento del despido, ni tampoco el conocimiento del empleador de una situación de salud diferente a las incapacidades temporales, no es dable exigir la autorización del Ministerio del Trabajo, previo a despedir a un trabajador.

 

Para esta Corte, la estabilidad laboral reforzada de que trata el artículo 26 de la Ley 361 de 1997, no se configura por el simple quebrantamiento de la salud de un trabajador o el encontrarse en incapacidad médica. Para su declaración, se la acreditación por parte del asalariado de al menos una limitación física, psíquica o sensorial, con el carácter de moderada, esto es, que se enmarque dentro del porcentaje de pérdida de la capacidad laboral mencionado precedentemente.

 

Por último, recalcó la Sala Laboral que es evidente que la enfermedad que genera en el trabajador una incapacidad por más de ciento ochenta (180) días, y que, por tanto, le permite al empleador despedirlo con justa causa, es aquella que no tenga origen laboral.

 

TEMAS



DE INTERÉS