Los cinco males de aplicar la tasa de usura

02 de abril de 2013 08:32 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO


La reducción de 200 puntos básicos en la tasa de intervención del Banco de la República, desde mediados del año pasado, no se ha sentido en los intereses de los créditos a los consumidores ni tampoco en la tasa de usura, que trimestre tras trimestre ha venido subiendo hasta ubicarse en 31,25%.
La situación ha prendido alarmas en el mercado, debido a que los bancos suelen ‘pegar’ las tasas de las tarjetas de crédito a este tope, lo que frenaría el consumo, factor que va en contra de los intereses del gobierno frente a la desaceleración de la economía.
El alza en Colombia abrió nuevamente el debate sobre si es necesario que exista la tasa de usura o no, y muchos resaltan que los techos a los intereses en los créditos están casi extintos en los sistemas bancarios del mundo, Latinoamérica es un ejemplo pues solamente Colombia y Chile cuentan con un tope como este. Según Ausbanc, en Europa, solo Italia y Francia aplican una tasa de usura, en Estados Unidos depende de la política interna de algunos estados, y en Asia, Japón es el único país que establece este indicador.
Lo cierto es que actualmente este tope está generando al menos 5 problemas en el sistema financiero nacional, que podrían eliminarse al acabar con la tasa.
INCREMENTA EL CRÉDITO INFORMAL
Según el exministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, una de las principales razones por las que nació fue para enfrentar el gota a gota. “El punto principal de la tasa es competir el gota a gota y por eso se busca establecer una tasa alta que haga más atractivo el crédito bancario”.
A pesar de esta intención, el alto nivel de población no bancarizada, hace que en muchas ocasiones se prefiera acudir a modalidades de crédito informal a través de empresas o por medio de particulares, que ofrezcan condiciones atractivas.
FRENA LA BANCARIZACIÓN
Un punto fundamental en su crítica siempre ha sido que la tasa genera un límite a la operación financiera, lo que finalmente se traduce también en un freno a la bancarización en el país.
De acuerdo con Munir Jalil, economista jefe de Citibank, con la existencia de la tasa, se está limitando el nivel de crecimiento del sistema bancario y a su vez, la inclusión bancaria.
En este sentido, el aspecto a tener en cuenta es que el hecho de que exista un nivel máximo al cual conceder créditos, produce que mucha población que podría ser bancarizada, no entre en el espectro.
Tal como afirmó el presidente de Davivienda, Efraín Forero, no debería existir un límite a que mucha más población pueda acceder al crédito.
“En la medida en que se elimine la tasa aquellas personas que no tienen acceso al crédito pueden tenerlo. Actualmente no se piensa en que más del 60% de la población están pagando créditos usureros por fuera del sistema bancario”.
DESINCENTIVA LA COMPETENCIA
El nivel que establece la tasa de usura genera una regulación a la libre competencia, lo que reduce el espacio para que los bancos puedan competir.
Para Jalil, si se diera la alternativa de quitar la tasa, sería algo que incentivaría la competencia, pues podrían entran otros operadores a los que les resultara útil prestar dinero a mayores o menores intereses.
En este sentido, la presidenta de Asobancaria, María Mercedes Cuéllar, dejó claro que en términos de competencia en el sector, “nos iría mucho mejor si no hubiera una tasa”.
INCERTIDUMBRE EN EL RIESGO
Precisamente la razón que genera una menor bancarización es que al establecer un máximo de interés, se está dejando de dar créditos a personas que tendrían un perfil de riesgo mayor a la tasa, a la vez que se está infravalorando al consumidor que tiene una historia crediticia que permitiría tasas mucho menores.
Como explicó Munir Jalil, “la estructura de tarifas en la mayoría de países se establece por la diferenciación por perfiles de riesgo, algo que hoy en Colombia es imposible”.
GOLPE AL LIBRE MERCADO
El último problema es el simple hecho de que la misma tasa es un golpe contra el libre desarrollo del mercado. Según los analistas, la razón por la que el Gobierno mantiene la tasa de usura es porque si se eliminara, los bancos podrían establecer las tasas muy altas, algo lógico para los expertos pero que atenta contra los principios del libre mercado. Aún así, es un tema complicado, ya que, como afirmó la experta en banca, Ángela Mora, se podría eliminar la tasa de usura, pero implementando una mayor regulación para evitar el descontrol en el sistema financiero.
SE ESPERA QUE LAS TASAS BAJEN EN EL PRÓXIMO TRIMESTRE
A pesar de que los analistas descontaban que la tasa de usura bajase en el cálculo del segundo trimestre, la razón por la que finalmente el indicador subió es porque, en los tres meses que contabilizó la nueva tasa, los bancos no bajaron sus intereses. A partir de ahora los bancos empezaron a bajarlas y la reducción se verá reflejada en el próximo conteo.
Como explicó Augusto Acosta, “debería haber una reducción, lo que pasa es que siempre hay retraso en que se traslade la tasa a los clientes y a veces se demora más en bajar que en subir. El ideal es que tenga un menor costo para bancos y usuarios”.
(Lea más sobre tasa de usura)

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Económica

DE INTERÉS