Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-07

Dólar (TRM)
$3.015,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,59
Euro
$3.236,80
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$50,93

Estado del tiempo
2016-12-07

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:57

Marea max.: 12 cms.

Hora: 16:41

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 4 a 12 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-07

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

No hay explicación cierta a los altos precios de los alimentos

-A A +A
 

La inflación acumulada en Colombia durante los últimos doce meses fue de 8,60 %, una tasa que no registraba el DANE desde noviembre del año 2000. Por supuesto, ese dato prendió alarmas, especialmente por el comportamiento de los alimentos, que en conjunto han subido en 14,28 % entre julio de 2015 y junio de 2016.

Los precios de los alimentos empezaron a subir hacia mediados del año pasado, cuando la culpa se le cargó a los daños en el país por el Fenómeno de El Niño. Parecía claro que una vez terminara esa condición climática, se comportaran de manera lógica, en descenso.

Eso nunca ocurrió. El Niño pasó y los precios, al contrario, siguieron subiendo. El incremento del dólar, los mayores costos de producción y, ahora, el paro camionero, han sido las explicaciones ensayadas a ese comportamiento. La inquietud aumentó cuando surgieron posiciones encontradas sobre si esas razones eran justas e, incluso, porque hay quienes opinan que ni siquiera fue normal el comportamiento del año pasado.

Quizá la voz más fuerte en ese sentido ha sido la de la directora de la Cámara de Alimentos de la Asociación Nacional de Empresarios (ANDI), María Carolina Lorduy: “No hay una razón objetiva que indique que los alimentos se mantengan en los niveles de precios que alcanzaron durante el año pasado. Incluso, no hay justificación para haber alcanzado esos niveles de precios”.

Lorduy ha traslado esa inquietud a los voceros de gremios agrícolas, quienes le dicen a la ANDI que sí hay razones para los incrementos, la principal de ellas, la condición climática que vivió el país con el Fenómeno de El Niño. Pero ella insiste en que no es válida pues sabe que ante ese tipo de condiciones climáticas “muchos agricultores prefieren no cultivar, porque saben que se perderá la cosecha, además El Niño ya pasó y se debería estar normalizando el abastecimiento, así como el costo de los productos del agro”.

En contrario el presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Rafael Mejía, sostiene que tras la sequía que padeció el país durante el año pasado, los agricultores empezaron a sembrar con las lluvias que llegaron entre marzo y abril de 2016 y, aunque se prepararon para distribuir aquellos productos que ya están en cosecha, el paro camionero no les ha permitido trasladarlos a la industria ni a las centrales de abasto.

El clima, reitera Mejía, afectó gravemente el sector agrícola y si bien ya pasó la sequía, “uno tiene que ser agricultor para saber que cuando se empieza a preparar la tierra y a sembrar, no está el producto al otro día. Este es un proceso que se demora meses”.

Otra de las razones esgrimidas por los gremios ante las inquietudes de la ANDI es el incremento del precio dólar (la devaluación del peso), punto que no hace cambiar de posición a Lorduy. Ella explica que “dentro de la producción nacional esta divisa no incide, su afectación es prácticamente indiferente”. Añade que los principales insumos “estuvieron bajos en el último año, tanto así que para los productos en franja de precios los aranceles se dispararon, alcanzando sus niveles más altos”.

Pero Mejía sostiene que la revaluación sí influye, pues el productor tiene que comprar los insumos importados más caros y si, al vender el producto final este no ha subido de precio, se da un fuerte incremento de los costos de producción. “Esas reducciones en los insumos se presentaron por la disminución del valor del transporte, pero una vez llegaban a los puertos se les encarecía a los agricultores; hay que mirar los ciclos completos de los productos y no solo el de la industria, que es el formador de los precios.

Pero Lorduy sigue respondiendo que los gremios no pueden justificar el alza de los alimentos por el precio en los insumos, pues estos no han subido tanto como lo han hecho las materias primas y concluye pidiéndoles a los gremios que “nos cuenten qué es lo que puede estar pasando, porque en la industria veníamos oyendo que la producción ya se había empezado a normalizar, pero eso no ha pasado, sino que los precios siguen disparados”.

LO QUE DICEN OTROS EXPERTOS
Sobre esa confrontación de opiniones, dice el economista Gonzalo Palau, que “en cada una de las partes hay razones de peso, sin embargo el Fenómeno de El Niño ya pasó y es preocupante que los precios se mantengan, eso es lo que más afecta a los colombianos y se debe buscar cómo solucionarlo”.

El profesor de economía de la Universidad del Rosario Ricardo Arguello sí coincide con los argumentos de la SAC: “Es factible que los agricultores tengan que cambiar los calendarios de siembra, más que todo para cultivos que son transitorios; también puede suceder que haya agricultores con niveles de tecnificación adecuados para manejar muy bien estos periodos de siembra y coger la mejor época del producto”.

Sobre el efecto de la devaluación del peso en los últimos 18 meses, Palau sí dice que tiene influencia, porque la canasta familiar incluye un alto número de alimentos importados y explica la postura de la ANDI en los intereses de los industriales, que pueden estar satisfechos con la alta tasa de cambio: “Como siempre, hay ganadores y perdedores; entre los ganadores tienden a estar los industriales, porque tienen más posibilidades de exportar, pero los efectos son negativos en los costos de vida internos”.

Por su parte, Arguello sostiene que la interpretación del efecto de la tasa de cambio es muy manipulada por ambos lados. Recuerda que cuando se valorizó el peso frente al dólar hace pocos años, los exportadores agrícolas también eran críticos, pero argumentando que podían comprar los insumos más baratos, pero que al exportar el producto la ganancia en pesos no compensaba.

Por ello, da una alerta: “No he visto estudios serios que nos muestren cual es la situación de la sensibilidad agrícola en costos con respecto a la tasa de cambio. No todos los productos tienen el mismo nivel de afectación, pues hay un menor impacto en los cultivos que no son tan innovadores y no necesitan de tantos insumos agroquímicos importados”

Y como si a la polémica por los precios le faltaran ingredientes, la posibilidad de análisis la complica aún más el paro de camioneros. Por eso Palau advierte que los precios podrían subir más por ese cese y por la temporada de lluvias que se aproxima. “En caso dado de escasez, el país estaría de nuevo en la problemática de incremento de precios por los cambios climáticos, como la que padeció a finales del año pasado”.

LOS CASOS DE LA PAPA Y EL AZÚCAR
Otro asunto que preocupa a la directora de la Cámara de Alimentos de la ANDI, María Carolina Lorduy, es la afectación que están sufriendo las industrias por la escasez de papa y critica que hayan pedido la importación de este producto, pero no se les hayan aceptado.

Respecto a este asunto, Germán Palacio, gerente de Fedepapa, dice que el país cuenta con la cantidad de producto que los industriales necesitan, pero que ellos se deben ajustar a los precios que se están manejando.
Palacio también aseguró que el sector se encuentra preparado para la temporada de lluvias y, en tanto el paro de camioneros se solucione, el precio de la papa no seguirá subiendo, sino que se estabilice entre $750 y $850 por kilo.

Con un ritmo más fuerte aún, el precio del azúcar se ha incrementado en un promedio de 70 % durante el año, cotizándose a $2560 el kilogramo, según la Bolsa Mercantil de Colombia, entidad que recuerda que el producto viene con una tendencia alcista desde enero de 2015.

Por ese nivel de precios, el Ministerio de Comercio propuso reducir los aranceles para la importación del azúcar, a lo que se oponen la seccional de la ANDI en el Valle del Cauca y el Comité Intergremial del Valle. Según estas entidades, una reducción podría ser contraproducente, “cuando las cotizaciones en el mercado mundial caigan a niveles muy bajos, el empleo, los agricultores y la industria azucarera colombiana no tendrían una protección adecuada en el marco del sistema andino de la franja de precios”.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2328 fotos
64072 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese