Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-05

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-05

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 15:05

Marea max.: 18 cms.

Hora: 23:25

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-05

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

3 - 4
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Jóvenes, cada vez con más educación, pero con menos oportunidades

-A A +A
 

Por Sharon Hernández

La juventud colombiana está cada vez más preparada y educada, pero encuentra cada vez menos oportunidades laborales.

A esa conclusión llegaron expertos reunidos en Bogotá, en un foro realizado con ocasión de cumplirse el Día Mundial de Población, quienes afirman que es indispensable que en el próximo Plan de Desarrollo se afiancen las políticas públicas y se aumente la inversión dirigida hacia esa población.

Mientras la economía colombiana se expande y continúa por la senda de crecimiento, hay un segmento de la población que aún no goza de posibilidades de inserción en los aparatos productivos y que permanece rezagada.

Colombia cuenta con una población juvenil de cerca de trece millones de personas, que representa el 26 % de su población total. De acuerdo con el Departamento Administrativo de Estadística (DANE), el 14,1 % de los hombres jóvenes se encuentra desempleados, mientras que en las mujeres este porcentaje incrementa a un 23,5 %.

Los expertos consideran que aunque se ha avanzado, hace falta una política pública y una mayor inversión que ayude a potenciar las capacidades de la generación joven más grande y calificada de la historia, que le generará al país grandes posibilidades de crear un vasto capital humano, social y económico.

Según estadísticas de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), correspondientes al año 2009, el 41,5 % de los hombres jóvenes en Colombia se encontraban en pobreza, mientras que las mujeres lo eran en un 45,7 %.

La brecha es evidente entre los jóvenes de la ruralidad y las zonas urbanas. En las ciudades la pobreza juvenil llega al 38,4 % mientras que en las áreas rurales este porcentaje es de 61,2 %.

Ante un panorama como el actual, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa) advierte que si Colombia no fortalece su inversión en salud, educación y empleo de los jóvenes en los próximos años, corre el riesgo de tener una población que envejece en condiciones de pobreza y vulnerabilidad, con una gran carga social y financiera.

MAYOR INVERSIÓN Y COHESIÓN INSTITUCIONAL

Los retos por delante son muchos, por eso los expertos hacen un llamado tanto al Gobierno Nacional como al sector empresarial para que unan esfuerzos y, en conjunto, brindar más alternativas a la población juvenil.

Para la representante auxiliar del Unfpa, Lucy Wartenberg, es imprescindible que “el Gobierno continúe trabajando en el mejoramiento de la calidad de la educación, cobertura y generación de capacidades para la empleabilidad y el trabajo”.

La experta afirma que el sector empresarial también debe trabajar en esa dirección desde sus posibilidades: “Las empresas deben tener un compromiso en incorporar a jóvenes dentro de su grupo laboral, pero al mismo tiempo de comprometerse a formarlos para las habilidades que necesitan”.

Por su parte, “el Estado debe generar políticas públicas que promuevan y generen incentivos en la empresa al contratar jóvenes, ser más vigilantes y vincular al sector privado a la financiación y formación de estos jóvenes”, propone Wartenberg.

Colombia es la tercera economía de América Latina, pero a futuro los costos de una población juvenil rezagada no solo son sociales, sino que se convierten en económicos y financieros.

“Estamos desperdiciando, con la exclusión juvenil, un potencial que podría ser central para el desarrollo de nuestros países, en tanto estamos dejando por fuera a la generación más y mejor calificada de toda la historia, ahí radica el principal costo de lo que estamos haciendo”, afirma el director del Centro Latinoamericano sobre Juventud, Ernesto Rodríguez.

Son muchos los frentes a los que hay que apostarles para lograr una mayor participación de los jóvenes en la sociedad. Solo uno de cada tres jóvenes accede a educación superior. En las zonas urbanas, únicamente el 33 % de entre 18 y 25 años están incursionados en el sistema educativo, mientras que en las zonas rurales esa tasa se reduce a 14 %.

Además, se cree que cerca del 20 % de los jóvenes se encuentra sin acceso al sistema general de seguridad en salud.

Por tanto, la inversión en salud, educación, empleo y participación de los jóvenes constituye un mecanismo para superar la pobreza, la desigualdad y la violencia que afectan a la población juvenil.

El experto afirma que en el próximo cuatrienio y más allá del periodo presidencial, la inversión debe estar direccionada principalmente al sector social, pues “los países que más funcionan en América Latina lo hacen porque tienen grandes niveles de inversión social y apuestan al bienestar de la gente, logrando que, en general, haya menos problemas de inseguridad y violencia”.

Con Rodríguez coincide la asesora regional de la Cepal, Olga Lucía Acosta, quien afirma que “estamos desaprovechando el potencial más grande que existe. Estamos llamando con urgencia a invertir en los jóvenes, mientras más tengamos con buen capital humano y buenas capacidades para innovar, mejor va a ser el bienestar para todos”.

ALGUNAS INICIATIVAS EN PRO DE LOS JÓVENES

El Gobierno Nacional ha dispuesto iniciativas encaminadas a garantizar el acceso de los jóvenes al mercado laboral y, además, a protegerlos ante los periodos en donde estén inactivos.

Una de estas es la Ley de Primer Empleo, que tras un año de haber entrado en vigencia ha permitido mejorar la situación laboral del país, con beneficios para cerca de 45 mil empresas y 400 mil jóvenes menores de 28 años.

Otra de las iniciativas recientemente sancionadas dispone que toda persona entre los 18 y 25 años que esté desempleada o cotice como independiente y cuyos padres aporten al régimen contributivo, hará parte del grupo familiar y estará afiliada al sistema de salud como beneficiario, con miras a garantizar el derecho al acceso a la salud.

A estas se suma el Conpes aprobado para la generación de empleo juvenil, el cual define las estrategias para que los jóvenes entren al mundo laboral y productivo.

Así como estas, deberán promoverse otras iniciativas, pues poner a los jóvenes como prioridad para la agenda de desarrollo en las próximas dos décadas será crucial para Colombia, con miras a lograr mayor inclusión y una sostenibilidad en el futuro.  

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2325 fotos
63980 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

oportunidades

La verdadera educación es la verdadera oportunidad. Educación gratuita y de calidad.

TUVO QUE LLAMAR LA ATENCIÓN UN ORGANISMO INTERNACIONAL

La gran mayoría de los egresados de instituciones de educación superior se les hace difícil emplearse debido a que cuando van a realizar la entrevista en una empresa lo primero que esta exige es que tengan EXPERIENCIA y como va a tener experiencia si las empresas NO DAN LA OPORTUNIDAD ?.Entonces el gobierno se contradice y ESTA LEY de PRIMER EMPLEO NO HA SERVIDO PARA NADA.Es una total MENTIRA y esta bien que tuvo que ser un organismo internacional que le hiciera un llamado a nuestro gobierno.Ojala y le presten toda la atención a este SERIO PROBLEMA.Yo estuve 3 años desempleada después que me gradué por lo mismo.

NO HAY CAMA PA' TANTA GENTE

Duele utilizar la frase de una canción, pero es la realidad en un país de tantas desigualdades. Y una de estas aristas es la falta de oportunidades para tantos jóvenes que adelantan los diferentes niveles educativos. En ello se unen dos problemas, la alta tasa de nacimientos en los estratos más bajos de la población y en la incapacidad de las empresas privadas y estatales para crear más fuentes de empleos. La primera es fruto del fracaso de las políticas estatales sobre natalidad, que conllevan a que si bien en los grupos de altos y medianos ingresos se ha limitado a un promedio de 2 hijos por parejas, en los de menos ingresos se mantiene el mismo de nivel de mediados del siglo pasado con la familia de hasta 10 hijos.

Así mismo, los flujos de capitales se orientan hacia la especulación en las llamadas bolsas de valores, que no son más que un refinada manera de esquilmar a los más pendejos que compran acciones, para luego decirles que perdieron su plata porque el presidente de un país oriental tuvo diarrea. De esta manera no se ha invertido lo suficiente en equipos y tecnología para que el aparato productivo pueda competir en el mercado internacional sin miedos a los TLC, con el resultado de un enanismo de las empresas nacionales y por consiguiente la poca creación de puestos de trabajo para quienes salen de las universidades. Por el contrario, ha crecido el comercio de las mercaderías chinas, cuyos locales apenas necesitan de dependientes de salario mínimo.