Indicadores económicos
2017-11-24

Dólar (TRM)
$2.982,73
Dólar, Venta
$2.833,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,42
Euro
$3.533,93
UVR, Ayer
$252,10
UVR, Hoy
$252,10
Petróleo
US$57,97

Estado del tiempo
2017-11-24

marea

Marea min.: -11 cms.

Hora: 23:57

Marea max.: 17 cms.

Hora: 15:12

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 4 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.3 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 28 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-11-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
7 - 8
Motos
S/M

Los periodistas, las historias y el posacuerdo

Por más de medio siglo los periodistas en Colombia narramos historias de guerra, aprendimos a hacerlo sobre la marcha y durante ella acompañamos la experiencia de uno que otro taller ofrecido por organismos de derechos humanos, fuentes militares y fundaciones dedicadas a defender la libertad de prensa y el oficio del periodismo.

Pero en más de medio siglo, la vida se transforma y los colombianos estamos evolucionando hacia la paz, y esa coyuntura plantea un nuevo reto a los periodistas: escribir para propiciar la conciliación,  para fortalecer la hermandad, escribir historias de paz.

¿Cómo hacerlo sin aburrir al público, teniendo en cuenta que titulares que le apuestan al ocio y el entretenimiento son muchas veces más apetecidos que aquellos que invitan a enterarse de temas duros, que posiblemente no sacan una sonrisa? Es la gran pregunta. El compromiso de los periodistas frente al posacuerdo, que marca un momento histórico para el país, es indiscutible; la manera de cumplir a la altura con este desafío ha originado diversos debates en un panorama que apenas despunta para los colombianos.

Las charlas que se originan en torno al tema es un ejercicio vital para trazar de manera consciente una ruta del tratamiento de la información, al fin y al cabo la principal función de los periodistas es esa, informar y ello implica dos elementos más en defensa de la imparcialidad propia del ejercicio: contextualizar y argumentar.

El programa de Comunicación Audiovisual de la Institución Universitaria Bellas Artes y Ciencias de Bolívar se unió a esta tarea durante el Festival de las Artes en el que se desarrolló el Segundo Foro Académico por la Paz al que asistieron como ponentes invitados Pablo Abitbol, coordinador del Grupo Regional de Memoria Histórica de la Universidad Tecnológica de Bolívar; Amaranto Daniels, director del Instituto Internacional de Estudios del Caribe y director del Observatorio de los Montes de María; Ricardo Corredor, director ejecutivo de la Fundación Nuevo Periodismo y Gina Morelos, presidenta de Consejo de Redacción y editora de la Unidad de Datos del periódico El Tiempo.

Los cuatro abordaron el interrogante desde sus líneas de trabajo, pero al final la conclusión unió todas las voces: los periodistas tienen por delante una oportunidad valiosa para narrar, desde diferentes ángulos, la memoria histórica del país.

“La memoria histórica no es un documental, no es una nota periodística, no es un video; todo ello hace parte, pero esencialmente es un proceso emocional, cognitivo y político que invita al pueblo a aprender de su pasado”, explicó Abitbol.

Es un proceso cognitivo porque no hay una sola historia sobre el conflicto y su transición hacia la búsqueda de la paz que no tenga implícita un corazón latiendo de dolor, de alegría o de valentía ante las travesías propias de los momentos vividos. Cognitivo porque conlleva un aprendizaje que le da mayor valor a las experiencias para resolver los conflictos actuales y político porque ayuda al pueblo a reconocerse, a identificar sus necesidades y ser más consciente en su participación democrática.

Para narrar esa memoria histórica, los comunicadores hoy tienen una diversidad de fuentes, además de la primaria que la constituye el diálogo con los actores del hecho; están los documentos forenses, los expedientes judiciales, los historiadores y los textos periodísticos, entre otros y a ello se le suma algo que fortalece la obtención y verificación de los datos, propia del ejercicio periodístico: las tecnologías de la información y la comunicación (las TIC).

“Usarlas para avanzar más rápido en la comunicación con nuestras fuentes y difundir la información es una ventaja que nos brinda este tiempo”, comentó Ricardo Corredor.

Narrar la memoria en el posacuerdo también pasa por el desafío de la búsqueda de la verdad, de ser imparciales, de saber sortear los intereses de los medios de comunicación y de sus anunciantes, y cultivar con argumentos un criterio profesional para enfocar y contar un hecho. "Debemos trabajar con lo que hay sin perder de vista el enfoque y tener presente siempre la importancia de nuestro oficio en una sociedad que desea ser bien informada", manifestó Gina Morelos. 

Son muchos los temas que se han contado, pero también los que no, hay historias que en el transcurso del conflicto que quedaron a medio contar y otras que ni siquiera se dijeron por los medios; este es el momento para retomarlos y nutrirlos con elementos nuevos; en la zona rural, por ejemplo, están ocurriendo acontecimientos que tienen sus principale raíces en hechos sucedidos en años anteriores, darlos a conocer es una tarea importante que tienen los periodistas destacó Amaranto Daniels.

Al foro asistieron periodistas, representantes de organizaciones defensoras de los derechos humanos y toda la comunidad educativa de Bellas Artes. 



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese