Indicadores económicos
2017-11-20

Dólar (TRM)
$3.003,19
Dólar, Venta
$2.838,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.542,26
UVR, Ayer
$252,09
UVR, Hoy
$252,09
Petróleo
US$56,55

Estado del tiempo
2017-11-19

marea

Marea min.: 20 cms.

Hora: 11:42

Marea max.: -11 cms.

Hora: 21:56

Dirección viento: Sur suroeste

Intensidad viento: 8 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-11-20

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

9 - 0
Taxis
9 - 0
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

“No existe la pedagogía en la resolución de conflictos en nuestras escuelas”

Rodrigo Parra lleva la mayor parte de su vida dentro de la escuela, pocas veces ha salido de ella. Primero en su etapa como estudiante, pero luego, como un dedicado investigador de la escuela en Colombia, una labor en la cual lleva casi cinco décadas.

El sociólogo vallecaucano (Trujillo 1938), recibirá el próximo mes de noviembre el Premio Nacional de Vida y Obra 2016 del Ministerio de Cultura,  por su labor en la investigación en la educación escolar en el país en el siglo XX.

Una labor que no ha terminado. En su casa, en el centro de Bogotá, con una hermosa vista hacia los cerros capitalinos, tiene entre manos varias investigaciones para conocer más de la escuela en Colombia, más en tiempos de posconflicto y paz, donde la educación tendrá un papel vital.

Junto a ello, desarrolló una carrera literaria igualmente interesante, con novelas como 'El álbum secreto del Sagrado Corazón', considerada como una de las trece obras imprescindibles de las letras colombianas de todos los tiempos; así como 'Tarzán y el filósofo desnudo' (1996), 'El don de Juan', con la cual ganó el Premio Nacional de Novela 2002; 'Museo de lo inútil', la cual fue mención de honor, Premio Casa de las Américas, Cuba, 2006; 'Faraón Angola', también Mención de honor, Premio Casa de las Américas, Cuba, 2011; además de 'Voto de tinieblas' (2012) y 'Los bolsillos de Herbert Wolff' (2012).

EN LA ESCUELA
- Usted ha recibido diferentes premios a lo largo de su vida, ¿El Vida y Obra del Ministerio de Cultura tiene un significado especial?

Es un premio al conjunto de todo lo que uno ha hecho, el reconocimiento a toda una vida, lo cual lo pone a uno a pensar sobre lo que ahora debo hacer, si me dedico a otra cosa, continúo o regreso a otros proyectos. Un momento para pensar en lo que ha sido toda una vida de trabajo.

- ¿La mayor parte de su obra está dedicada a la investigación sobre educación?
Desde el principio de mi carrera me dediqué a la educación, sobre el mundo escolar, la educación que se imparte en las escuelas, generando una memoria de lo que ha sido la educación allí, de cómo se ha enseñado, cuánta gente involucrada, cómo es el poder en la escuela, las relaciones entre alumnos y maestros para mostrar el tipo de ciudadanos que estamos formando y el tipo de conocimiento que se imparte.

Dónde surge el problema de la escuela pública, que tiene muchas desventajas con respecto a la educación privada de clase alta, cuando se dice que la escuela es un mecanismo de igualdad estando estratificada, además de la resolución de conflictos y si existe una pedagogía sobre ello.

- ¿Cómo surge la idea de estudiar la escuela?
Hay una serie de temas muy importantes de la cultura escolar que yo analizo en distintos momentos, recorriendo el país visitando escuelas, lo cual lo hice cuando trabajaba en la Unesco en Buenos Aires (Argentina), y me di cuenta que no me gustaba lo que estaba haciendo, realizando informes y trabajos para los gobiernos, que la mayoría de las veces no utilizaban.

Me di cuenta que eso no era lo mio, así que decidí investigar algo que no se había estudiado en Colombia, que era la escuela, porque no habían estudios de la escuela de ninguna naturaleza. A ello he dedicado mi vida, porque es algo que parece tan sencillo desde afuera, pero muy complejo desde adentro.  

Lo más importante es que de esas investigaciones he publicado cosas que le han llegado a los maestros, lo cual ha sido un aliciente muy grande, porque es allí a donde tenían que llegar.

- ¿Ha investigado en especial el perfil del maestro?
Aunque las pedagogías contemporáneas dictan que el epicentro es el estudiante, sin los maestros no hay escuela, y para ello, se les debe prestar mayor atención, se les debe transformar para que ellos entiendan mejor el mundo con conocimiento y que puedan enseñar mejor.

Los maestros aprenden una carreta que se las pasan a los estudiantes para que las memoricen, dejando de lado los talleres y laboratorios que tienen los textos escolares para concentrarse en las definiciones. Ese es uno de los grandes problemas de la educación colombiana. Mi objetivo siempre es encontrar el problema, conocerlo de fondo, para así permitir que se desarrollen las posibles soluciones.

- ¿Un tema bastante complejo?
Los maestros están en todas las investigaciones, pero siempre con la premisa de lograr que estas le llegaran a todo el mundo y no sólo a la minoría de la academia. En ese punto me ayudó mucho la literatura, para lograr mostrar que la ciencia social también cuenta una historia.

Lo importante no es lo que yo miraba y pensaba, lo interesante estaba en la gente y en lo que ellos miraban y pensaban de las problemáticas del mundo que habitaban. De ahí nacieron los trabajos sobre las voces de los maestros, los alumnos y los padres de familia, para mostrar cómo eran las miradas de ellos sobre la educación.  

- ¿Y los estudiantes?
Realizamos algo que jamás se había hecho que era el estudio de los jóvenes en el mundo escolar en 18 ciudades del país. Esto generó una gran cantidad de información que dio como resultado varios volúmenes, con sus variaciones culturales donde todos no eran iguales, salvo en la escuela, la cual se convierte en un unificador cultural.  

ENTRE MAESTROS
- ¿Ha cambiado el papel del maestro?

El maestro no es sólo maestro cuando dicta una clase, también lo es cuando está en constante relación con sus alumnos, pero aún no sabemos nada de quiénes son los maestros en realidad. Biografías se publican de personajes importantes, pero poco o nada sobre un maestro.

De ahí surgió la idea de realizar autobiografías de maestros, por lo que realizamos talleres. Las construimos en conjunto con cuatro volúmenes, donde se encuentran biografías de maestros de Bogotá, el Caribe, de la comunidad afro y de los asentamientos indígenas.

Así uno alcanzan a entender un poco más el tipo de educación que están recibiendo los alumnos en distintas partes del país.  

Al final la escuela es una institución de memoria, donde una generación le pasa el conocimiento a otra. Un mecanismo que funciona desde siempre, pasando la memoria de generación en generación.

- ¿Cómo es la relación Maestro-Alumno?
Ha cambiado en muchos aspectos. El maestro tradicional venía con un legado de La Colonia, con una autoridad muy fuerte y crueles formas de castigo y memorización, pero empezó un cambio con la urbanización del país y luego las políticas educativas que expandió la educación por los territorios colombianos y dejar de ser una educación para tan sólo algunos pocos.

Una escuela moderna que inició en los años treinta y que en realidad tenía dos escuelas en una, mucho más participativa y activa con lasideas de los estudiantes. Sin embargo, la escuela oficial continuaba ligada a la línea de formación de la escuela tradicional, que era autoritaria y basada en la memorización, lejos de los procesos de creatividad.

Poco a poco se empezaron a desarrollar espacios especiales con alumnos especiales donde incluso se presentaban talleres de solución de conflictos.

- ¿Y la descentralización de la educación?
Se pasó, en la educación, de una visión muy centralista, con directrices muy estrictas desde Bogotá, donde se debía repetir en todas las regiones del país, pero desde la región se empezó a impulsar la necesidad de adecuar dichas directrices a la cultura de cada zona del país.

Siempre supe que Colombia era un país diverso, pero en realidad es más diverso de lo que uno piensa, complejo y difícil de entender, lo que lo hace fascinante.  

- ¿Cómo han sido las experiencias con los maestros en el país?
Los maestros de Bogotá llegaban a los talleres con sus computadores y todo lo hacían en esos equipos. En el Caribe empezaron a escribir y no desarrollaban mucho sus respuestas, pero empezamos a grabarlos y ahí respondían con un río de cosas, porque es una cultura oral.

Otra de las experiencias enriquecedoras fue con las comunidades indígenas, y nos debíamos reunir con los ancianos de la comunidad, explicarles lo que deseábamos hacer, y ellos, luego de reunirse a solas, decidían si lo permitían o no.

Allí también los pusimos a escribir y era muy corto, pero donde mezclaban el castellano con su lenguaje, lo cual era muy interesante pero en ocasiones oscuro para nosotros, descubriendo que los maestros no lo hacían por vocación o necesidad individual, sino que era por designación de la comunidad.

EN LA ERA DIGITAL
- ¿La tecnología ha transformado estos procesos?

Con el mundo digital empezaron a cambiar muchas cosas. Los maestros tradicionalmente eran los dueños de la información, pero los estudiantes con el Internet empezaron a confrontar el saber de los maestros, con la pérdida del poder que le daba el conocimiento en el aula.

Muchos maestros no avanzaron, se quedaron con el conocimiento básico, en ocasiones antiguo, por lo que no pueden contra el acceso a la información de sus alumnos. No desarrollaron una constante búsqueda, una investigación porque sentían que no era parte de su trabajo y esto los ha llevado a una crisis.

El conocimiento está cambiando a gran velocidad y la escuela se ha ido quedando relegada, más con la oposición al cambio de algún sector de los maestros, aunque existe otro sector que si está dispuesto al cambio y ver como una oportunidad los conceptos y las herramientas como las aulas digitales.  

- ¿Difícil el paso al mundo digital en la escuela?
El problema también está en tener un grupo de estudiantes con las herramientas para insertarse en el mundo digital y otros que no. El lio estará cuando dejemos ese mundo anterior y muchos quedarán por fuera del digital. Es algo que se debe mirar desde ya, para encontrar una solución.

Otro de los problemas está en que se enseña el uso de los aparatos tecnológicos para comunicarse o investigar, pero no en cómo nos están transformando esos aparatos, porque ya no somos los mismos, desde su pensamiento, el encuentro con culturas de otras partes del mundo. La tecnología nos transforma en otros seres humanos.

- ¿Está preparada la educación colombiana para el conflicto?
La primera pregunta es ¿Qué hacer con los conflictos escolares? Que son tan importantes como los demás conflictos. Infortunadamente la escuela nunca ha sabido manejar este tipo de temas, porque se busca resolver los conflictos de manera autoritaria. Dos niños quieren el mismo balón, el maestro no se toma el tiempo de buscar que ellos mismos solucionen el conflicto con el diálogo y quizás le da el balón a quien mejores notas tiene. Así, el niño aprende que los conflictos se resuelven autoritariamente.

Otros sencillamente niegan el conflicto. No existe la pedagogía en la resolución de conflictos en nuestras escuelas, teniendo en cuenta que el conflicto es inherente en la sociedad, ayuda a transformar la sociedad si se sabe cómo resolverlo bien.

- ¿Qué viene?
Debemos hacer una investigación sobre la escuela en la violencia, cómo ha sido trabajar en medio de ella, sus relaciones y cómo la escuela ayudará con la construcción del ciudadano en el posconflicto para evitar la repetición de la violencia.

No sabemos qué pasó dentro de las escuelas en las zonas más impactadas por el conflicto. Sólo así se puede empezar a pensar en un modelo de educar al ciudadano para la paz.

- ¿Cuál es el paso a seguir en sus investigaciones?
Estoy iniciando un proyecto sobre escuelas normales, que son instituciones muy particulares, singulares e interesantes, quienes han resuelto muchos de los problemas prácticos de la educación en Colombia, al tener dentro de su manera de trabajar el área de prácticas, de la mano de otros maestros, donde aplican donde les enseña. Él alumno logra así entender que distintos maestros pueden tener diferentes miradas pedagógica.



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese