Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-05

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-05

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 15:05

Marea max.: 18 cms.

Hora: 23:25

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-05

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

3 - 4
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

En Argentina no hay bandoneones para la nueva generación del tango

-A A +A
 

Los jóvenes músicos que en Argentina cultivan el tango enfrentan el insólito problema de la escasez de bandoneones, el instrumento inspirado en el acordeón que le da su sonido característico. 

Cada vez es más difícil encontrar aquellos bandoneones de alta calidad atesorados desde principios del siglo XX y los que se consiguen se cotizan carísimos en dólares. 

“Estimamos que hasta la II Guerra Mundial se importaron unos 60.000 bandoneones, de los cuales quedarán unos 20.000. De estos, solo 2.000 están en estado óptimo de originalidad”, dijo Oscar Fischer. 

Fischer es un luthier que preside la Casa del Bandoneón y contó esta triste historia, digna del sentimiento nostálgico del tango, en su taller del barrio porteño de San Telmo.

El bandoneón, también conocido como el 'fueye' (fuelle) o el 'alma del tango', se empezó a difundir en Argentina alrededor de 1880, con las primeras oleadas de inmigrantes europeos. 

Aquellos europeos y asiáticos que bajaban de los barcos traían consigo este instrumento creado en Alemania 40 años antes, como una suerte de órgano portátil, recordó Fischer. 

“La falta de bandoneones se hizo muy evidente en el 2000, con un alza de la demanda por la aparición de músicos jóvenes que formaron orquestas en las que tomaron la herencia de los patriarcas del tango, pero con toque 'roquero'“, evocó. 

Para colmo, en medio de la peor crisis económica de la historia del país sudamericano, “llegaban turistas y coleccionistas de todo el mundo que, favorecidos por el cambio, empezaron a llevarse como souvenirs los antiguos y atractivos bandoneones”, agrumentó.

En su lugar de trabajo, rodeado de viejos 'fueyes' y manipulando con paciencia infinita algunas de las 2.000 piezas del instrumento, el luthier afirmó que los precios desaniman a niños y jóvenes. 

Un instrumento nuevo importado de Alemania, Bélgica o Italia, donde se siguen fabricando, cuesta unos 10.000 dólares. 

Un bandoneón usado cuesta 4.000 dólares, más otros 600 dólares para la restauración y la afinación. 

“De acá a unos años no vamos a tener bandoneones en el país”, lamentó Fischer

Los bandoneones se 'fugan' en manos de músicos europeos que compran en el país porque es más barato que en Europa, mientras los turistas se los llevan para adornar sus casas. 

“Conocí gente que tiene 10 ó 12 bandoneones, pero que no toca. En Noruega ví a un médico que tiene una colección de 35 instrumentos y muchos de ellos salieron de Argentina”, dijo a la AFP Horacio Ferrer, titular de la Academia Nacional del Tango

Fischer denunció, además, que “hubo años en los que muchos músicos se iban de gira por el extranjero con varios bandoneones para venderlos y hacer una diferencia económica, en Europa como en Japón”, el país de Asia donde echó raíces la música rioplatense. 

“El bandoneón forma parte de la cultura argentina. Es un activo cultural que debemos cuidar”, dijo a la Alicia Comelli, una diputada que impulsó un proyecto de ley de Protección del Bandoneón, aprobado en 2009, pero aún sin reglamentar. 

La norma crea un régimen de protección y promoción del instrumento, prohíbe su salida al exterior y hace un registro de los que quedan. 

La ley establece que cuando alguien decida vender uno, el Estado tiene prioridad para su compra si perteneció a intérpretes conocidos o su antigüedad supera los 40 años. 

Los más apasionados por el instrumento empiezan a ver una luz al final del túnel con un proyecto en la estatal Universidad de Lanús (periferia sur), para fabricar en serie bandoneones de estudio a bajo costo. 

“Estamos en vías de ajustar un prototipo cero de bandoneón de estudio que esperamos probarlo con una orquesta”, dijo  Heraldo Roberto De Rose, director de la carrera de Diseño Industrial, en el taller donde se encuentra la criatura en ciernes. 

“El instrumento no tiene un objetivo comercial y esperamos un impulso del Estado con su entrega a las escuelas de música para masificar el uso”, agregó. El bandoneón lleva el nombre de “Pichuco”, en honor a Aníbal Troilo, uno de los más grandes bandoneonistas argentinos, y será fabricado por una cooperativa o empresa mixta, apuntó Guillermo Andrade, coordinador de la carrera.   

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2325 fotos
63972 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese