'Cunas con Amor': nace la solidaridad

Hermes Figueroa Alcázar
Cartagena

¿Sabes cuántos niños nacen vivos en un día en Cartagena?

Solo en la Maternidad Rafael Calvo, el año pasado nacieron vivos 7.223 niños, un promedio de 601 por mes y 20 por día, casi que un nacimiento cada hora; y entre enero y el 25 de octubre de este año, la misma institución ya reportaba 6.281 nacimientos, equivalentes a 628 por mes y casi 21 por día.

Sin duda el nacimiento de un niño supone el alistamiento de sus padres para proveer de los elementos básicos mínimos y casi siempre lo primer que se busca es una cuna. Pero la realidad social es otra, no siempre los recién nacidos cuentan con una cuna y a veces hasta un simple pañal les es esquivo.

Frente a esa realidad, la Fundación Fruto Bendito de Bogotá, encontró allí una oportunidad para diseñar un proyecto que permitiera a miles de recién nacidos en el país tener una cuna digna,repleta de amor. De esa necesidad nace un bellísimo proyecto: 'Cunas con amor'.

El proyecto ya llegó a Cartagena y la médico cartagenera Julieta Villegas Rosales, hija de la exseñorita Bolívar, Mercedes Rosales, nos cuenta su experiencia como 'embajadora' del proyecto en la ciudad.

Julieta recordó que su vinculación al proyecto fue luego que la directora de la Fundación, Camila Cooper, la contactara y le preguntó si estaba interesada en participar como 'embajadora' para Cartagena y así lograr las donaciones necesarias. La respuesta de Julieta no se hizo esperar y luego de logar sus primera donaciones su reflexión es una pregunta:¿Existe algo más 'A lo bien por Cartagena' que conseguir que cartageneros donen cunas para niños menos favorecidos?

LA LABOR DE JULIETA

“Yo soy médica, epidemióloga clínica, especialista en temas relacionados con primera infancia. La idea es que no era simplemente entregar cunas, era proporcionarle herramientas de conocimiento a las madres. Así que yo me encargué de enseñarles a las madres sobre la importancia del establecimiento del vínculo madre-hijo, la estimulación temprana (cómo estimular a sus hijos desde su casa), las pautas de sueño seguro y crianza positiva, basada en el amor y respeto. Nos acompañó otra cartagenera, Angelina Perna, quién es consejera en Lactancia Materna, para derivar los mitos asociados a la lactancia materna y enseñarles las diferentes técnicas de amamantamiento. Todo esto con el fin de crear un espacio donde las madres pueden hacer preguntas, solucionar dudas.

Nuestro fin, empoderar a las mujeres gestantes. La mejor manera de disminuir la brecha de desigualdad, es a través de la educación de las mujeres”, comentó.

Julieta recuerda que “al comienzo sentimos muchas dudas, ¿cómo mover el corazón de la gente, tantas veces inamovible? ¿Cómo lograr las donaciones? Lo hicimos por medio de las redes sociales. Creamos un vídeo. Compartimos fotos. El mensaje se fue replicando. El resultado: logramos entregar más de 60 cunas llenas de muchísimo amor en Cartagena

Pero saben dónde se entregaron las primera cunas... no fue en una maternidad, tampoco un una fundación, mucho menos en un hogar... fue en una cárcel, en la Cárcel de San Diego.

¿Cunas para la cárcel? Fue la pregunta de muchos, cuando explicamos que la primera entrega de 'Cunas con Amor' en Cartagena sería para la Cárcel Distrital de San Diego. Lo que muchos desconocen es que en los centros penitenciarios nacen y crecen niños. Según la normatividad penitenciaria colombiana, los hijos de las internas solo pueden permanecer con ellas, al interior de las cárceles, hasta los tres años de edad. Lastimosamente en Cartagena no se cumple la normatividad, ya que la estructura física se encuentra tan debilitada que representa un peligro para las internas y sus hijos. Así que de manera forzosa las madres deben ser separadas de sus hijos, sujetas a un proceso de duelo, sin poder establecer el vínculo entre madre e hijo, imposibilitando temas como la lactancia materna, alimento esencial. Se atenta contra el bienestar del niño al negarle el contacto con su madre. Se atenta contra sus derechos fundamentales... sostiene la médico cartagenera.

Además de la cárcel de San Diego, las donaciones también se hicieron al Programa Madre Canguro (donde se manejan los recién nacidos prematuros y de bajo peso al nacer), Fundación Granitos de Paz, y la Fundación Juan Felipe Escobar. En Colombia, el proyecto ha logrado entregar 1000 cunas en 7 ciudades. Son 1000 familias acompañadas, 1000 frutos benditos protegidos, dice Julieta.

De su experiencia en esa entrega resume: “Al hablar con las internas, nunca les pregunté por qué estaban privadas de su libertad, nunca pasó por mi mente. Solo veía sus sonrisas amorosas, la forma como tocaban su barriga, sus abrazos al recibir la cuna, la cara de sorpresa al ver la ropa para su bebé. Creo en las segundas oportunidades, creo en construir un país basado en el amor y en el respeto. El amor seguirá siendo la fuerza más poderosa y revolucionaria”.

Todo niño merece un principio digno, no importa donde haya nacido, no importa quiénes sean sus padres. Se vale hablar de Amor en la cárcel, se vale hablar de crianza positiva. Se vale creer en segundas oportunidades”: Julieta Villegas Rosales, nuestra 'embajadora' de 'A lo bien por Cartagena'.

LA FUNDACIÓN

El proyecto 'Cunas con Amor', de la Fundación Fruto Bendito, nace inspirado en la tradición finlandesa de cunas de cartón que inicia después de la Primera Guerra Mundial. Dada la gran desigualdad que existía, el gobierno finlandés decidió producir cunas de cartón para todos sus niños, para así crear igualdad. Este modelo de cunas se popularizó y ha sido implementando en otros países. Camila Cooper, directora de la Fundación, conoce de este modelo y decide traerlo a Colombia. Justamente porque en Colombia estamos en un momento único en la historia de nuestro país, donde necesitamos luchar contra la brecha de la desigualdad.

Más allá de la cuna, el proyecto promueve el sueño seguro y previene el síndrome de muerte súbita. Las cunas están destinadas a la población más vulnerable, estratos 1 y 2. Los niños muchas veces duermen en las mismas camas con los padres y están expuestos al hacinamiento, tabaquismo, que son factores de riesgo para el síndrome de muerte súbita. Entonces, no solo se brinda un principio digno a los niños, se promociona el sueño seguro.

LAS CUNAS

Una cuna vale 49.000 e incluye un colchón y manta protectora. Las cunas van llenas de amor, incluyen ropa, una cobija, pañales, crema antipañalítica, pañitos húmedos, aceite para el bebé para hacerle masajes de estimulación. La gran mayoría de donaciones (un 90%) fue de cartageneros.

“Al hablar con las internas, nunca les pregunté por qué estaban privadas de su libertad, nunca pasó por mi mente. Solo veía sus sonrisas amorosas, la forma como tocaban su barriga, sus abrazos al recibir la cuna, la cara de sorpresa al ver la ropa para su bebé. Creo en las segundas oportunidades, creo en construir un país basado en el amor y en el respeto. El amor seguirá siendo la fuerza más poderosa y revolucionaria”: Julieta Villegas Rosales, médico cartagenera.