Estudiantes de Comfenalco, con consciencia medioambiental

Tania Flórez Dechamps
Cartagena

Cualquier estudiante de primaria o secundaria del colegio Ciudad Escolar Comfenalco maneja con propiedad los conceptos de clasificación de residuos, reciclaje, aguas servidas y protección de fauna y flora. Los salones están decorados con carteles alusivos al medio ambiente y desde las canecas de basura hasta las ayudas pedagógicas están hechas con material reciclado.

Todo lo anterior es gracias al modelo educativo de esta institución que tiene un énfasis en Ciencias Naturales a través de un componente de investigación.

La sicóloga Zayda Acevedo, rectora de la CEC, explicó que implementaron una estrategia denominada proyecto de aula y que está relacionada con problemáticas ambientales de Cartagena, suministradas por el Establecimiento Público Ambiental (EPA). Estas fueron asignadas por grados para ser analizadas y proponer soluciones.

“Esta estrategia la implementamos desde preescolar hasta grado undécimo y los estudiantes adelantan la investigación de acuerdo a las capacidades que hayan desarrollado”, explicó la rectora.

“Los proyectos de aula son transversales y articulados entre todas las asignaturas, con el fin de que se hable un mismo idioma y se desarrollen los componentes propios de la investigación”, indicó Helmut Maldonado, coordinador de investigación de la CEC.

En los planes operativos de aula, que son construidos al inicio del año escolar por los docentes de todas las asignaturas de un mismo grado y que son la carta de navegación de los proyectos de aula, se establece que en preescolar y primaria, el tipo de investigación es exploratoria; de séptimo a noveno grado es descriptiva y en décimo y undécimo grado es explicativa.

El coordinador de investigación de la CEC señaló que en los planes operativos de aula también se incluyen los productos que elaborarán los alumnos de los últimos años de primaria y de secundaria, que pueden ser desde revistas hasta videos tutoriales sobre el problema en cuestión.

Algunas de las temáticas que se abordan este año en la CEC por grados son: manejo de residuos sólidos, abandono de parques y zonas verdes, contaminación por aguas servidas y  biodiversidad de flora y fauna.

“Este programa está orientado a crear una consciencia ambiental que le permita a los jóvenes impactar positivamente a su comunidad y a la ciudad”, dijo Maldonado.

La rectora Acevedo resaltó que “crear una consciencia ambiental es una necesidad mundial y esto debe hacerse desde edad temprana porque los niños empiezan a arrastrar a otros niños de su comunidad sobre esa idea de mejorar el medio ambiente e incluso convencen a sus padres más rápido que cualquier campaña. La emoción y la pasión de los estudiantes hace que muchas más personas se involucren en acciones a favor del ambiente”.

Esta es una estación de comida y agua para aves, iguanas y demás animales que están en los patios de la CEC. Fue hecha por los estudiantes, con objetos reciclados.

Además de la consciencia ambiental
El modelo educativo de Comfenalco, además de empoderar a los niños y jóvenes de las problemáticas del medio ambiente ha logrado cambios positivos dentro de la comunidad escolar.

Cristian Méndez, docente de Ciencias Naturales, destacó que “este proyecto propicia mayor desempeño en los aspectos cognitivos, hemos observado que la actitud de los estudiantes es más entusiasta”.

“Lograr que nuestros niños y niñas amen a los animales y los cuiden es una forma de protegerlos emocionalmente y ayudarlos a ser mejores seres humanos, porque los problemas psicopáticos de niños desafiantes o adultos criminales suelen estar relacionados con un historial de maltrato animal”, señaló la rectora Acevedo, quien agregó que el próximo paso en este megaproyecto escolar es conformar un semillero de investigación sobre el medio ambiente que permita generar acciones más puntuales en la ciudad.

El año de la iguana

Durante este año lectivo, la CEC adoptó a la iguana como el animal del año, por lo que los estudiantes han aprendido rasgos característicos de este animal, que es muy común en el colegio por la condiciones del espacio geográfico.

“La tendencia era que a las iguanas les tiraran piedras y las corretearan, porque esto está relacionado con la tradición de la Costa, en la que cazan a estos animales para sacarles los huevos, pero ahora tenemos un lugar donde los estudiantes les ponen agua y comida, las protegen”, comentó Helmut Maldonado.