Indicadores económicos
2017-05-29

Dólar (TRM)
$2.913,47
Dólar, Venta
$2.800,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,49
Euro
$3.261,92
UVR, Ayer
$250,15
UVR, Hoy
$250,19
Petróleo
US$49,80

Estado del tiempo
2017-05-29

marea

Marea min.: -20 cms.

Hora: 10:08

Marea max.: 22 cms.

Hora: 02:14

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-05-29

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - -
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

200 años de pura belleza

El cine, la televisión y la publicidad han sido los principales agentes de cambio e imposición de tendencias en la belleza y moda femeninas. Las divas las representaron a la perfección y las adoptaron como suyas. Así hemos cambiado en cuestiones de cosmética.

Sin duda, la belleza ha sido un ítem permanente en todas las épocas. Incluso los cambios en los estilos de vida, en el vestir y hasta en el maquillaje, dan cuenta de los problemas sociales que se vivieron durante los años pasados. La evolución de la industria fue de tal magnitud, que esta época se consolida como la Edad de Oro de la cosmética.

Maquillaje
Dos siglos para llegar al color

La blancura extrema fue una de las características durante muchos años. El yeso, mezclado con algunos aceites, fue utilizado como una especie de polvo compacto, que luego fue desplazado por los polvos de arroz y la harina.
Esta tendencia perduró tanto, que incluso hacia la mitad de este siglo, las mujeres todavía tomaban una mezcla de vinagre y limón para aclarar la piel.
Su obsesión por lograr la blancura extrema – apariencia que daba estatus, pues mostraba que no estaban expuestas a los rayos del sol como las mujeres de clase baja– llegó al punto de que algunas mujeres promovieran el uso de sustancias que contenían plomo o arsénico, elementos que podían causar la muerte.
Esta tendencia desaparece a principios del siglo XX, junto con la llegada de los medios de comunicación, la publicidad y el cine, que desde ese momento hasta hoy dictan las tendencias en belleza femenina.
En 1904, la elaboración de los polvos de arroz se vuelve más refinada y pronto aparecen no sólo en diversas tonalidades, sino perfumados.
En la década de 1920 los nuevos colores para los labios y los ojos logran una verdadera revolución. Los morados, rojos, verdes y azules intensos comienzan a usarse, pero al llegar a los años treinta, la tendencia vuelve a la naturalidad.
El khöl, mejor conocido como lápiz delineador, es uno de los elementos que ha logrado perdurar en la historia; éste era utilizado por las mujeres, y en muchos casos, por los hombres, para darles cierta expresión a los ojos.
Pese a los grandes avances, la revolución de la industria cosmética se vio frenada por el inicio de la Segunda Guerra Mundial, lo que en muchos casos obligó a las mujeres a agudizar su ingenio con trucos a la hora de maquillarse: betún para alargar y realzar el color de las pestañas y las cejas o la sustitución del labial por pétalos de rosa bañados en vino tinto, fueron algunos de sus trucos para verse bellas.

Pelo
¡Un aliado del glamour!

Sin duda, la burguesía ‘mandó la parada’ a principios del siglo XIX en cuanto a pelo se refiere.
Los hombres empezaron a utilizar pelucas y las mujeres cabellos postizos de gran tamaño, con adornos también enormes. Aunque la moda provenía de las cortes, la salud del pelo se vio afectada: problemas como la alopecia comenzaron a verse en hombres y en mujeres, quizá porque el uso del talco para evitar el cabello grasoso, era usual.
A mediados de este siglo, la aparición del primer tinte causa furor en las mujeres del mundo. El rubio se impone, pues denota prestigio y glamour.
Sin embargo, en 1909, Eugène Schueller, egresado de la Escuela Nacional Superior de Química de París, crea la Sociedad Francesa de los Tintes Inofensivos para Cabello, que se convertirá más adelante en la famosa marca L’Oréal.
Este hecho revoluciona la industria del color en el cabello, pues no sólo les brinda a las mujeres de la época una gama matizada de tonalidades, sino que además supera los métodos existentes a base de henna y compuestos de sales minerales que arrojaban un resultado artificial.
Pronto los avances se hacen más notorios: se pone en el mercado un producto aclarador, que da reflejos dorados al cabello y vuelven los rubios más naturales.
Mientras tanto, el concepto del peinado cambia radicalmente a fines del siglo XIX. Un peluquero francés llamado Marcel implementa un nuevo método de ondulación que lo hizo famoso. Por supuesto, el cabello rizado sigue en furor hasta principios del siglo XX.
Sin embargo, durante y después de las guerras mundiales, el prototipo de mujer cambia y parece que todas quieren ‘masculinizarse’ y tener una apariencia peligrosa, por lo que el pelo se comienza a llevar corto.
Una década después, el rubio se pone de moda nuevamente gracias a la película Rubia platinada, protagonizada por Jean Harlow. La tendencia se consolidaría en los cincuenta con Marilyn Monroe, época en la cual aparece el primer tinte vendido al público general para ser aplicado en casa.

Cuidado personal
Del olvido a la obsesión
La higiene corporal no era algo por lo que se preocuparan las mujeres de las primeras décadas del siglo XIX.
La depilación no había llegado y los perfumes aún no eran muy utilizados. Para evitar los malos olores, ellas utilizaban la amatista: diluían la piedra y con ayuda de algunos aceites, ésta otorgaba deliciosos aromas.
Aunque no había un especial apego por la higiene, las mujeres de la alta sociedad solían llevar las uñas impecables, muy largas y naturales. Aún no existía el esmalte y no obstante el uso de algunas cremas les ayudaban a mantenerlas brillantes. Sólo en 1924, cuando se lanza la laca de uñas con color, finaliza esta moda.
A principios del siglo XX, los aromas comenzaron a ser protagonistas. Llegaron el jazmín, la bergamota y algunos orientales; sin embargo, los más recomendados eran los de lavanda, pues denotaban frescura y limpieza.
Los estereotipos de belleza no sólo marcaron –a fines del siglo XIX- una piel extremadamente translúcida, sino que también les exigía a las mujeres una cintura muy estrecha. Para lograrla, utilizaban corsés ajustadísimos, lo que en muchos casos las ponía en riesgo por la deformación de órganos internos e incluso problemas intestinales y otras enfermedades.
Por último: un consejo médico que ha prevalecido durante estos dos últimos siglos, relacionado con el consumo abundante de agua, un factor esencial desde las primeras décadas después de la Independencia, para lograr salud y belleza.

El cuerpo
Los historiadores sociales de la moda femenina y de los ideales de belleza han tratado de mostrar lo complejo y contradictorio que fue el tema de ser bella hace 200 años.
Durante las primeras décadas de 1800, la mujer tuvo que adoptar varios papeles: debía ser delicada pero redondeada, modesta y erótica; por ello, muchos de los estudiosos del tema aseguran que la implementación del corsé es el mejor ejemplo de este “tira y afloje” en la belleza de la mujer.

Aunque la apariencia redondeada era la ideal en estas primeras décadas, la clase alta comenzó a hacer todos los esfuerzos para promover la salud a través del ejercicio físico, mejores hábitos alimenticios, el vestido racional y hasta la controlada sexualidad.
Es a partir de ese momento cuando los médicos sostienen que todas estas reformas sanitarias pueden ayudar, logrando que a mayor número de mujeres sanas, mejores madres y mujeres mucho más atractivas.
Luego, al llegar al siglo XX, las mujeres fueron testigos del triunfo del movimiento. La popularidad de la bicicleta hizo posible un cuerpo atlético y la derrota de la gordura carnosa.
Para 1920, la nueva estética de la belleza femenina se estancó en la delgadez, dio paso en algunas épocas a la voluptuosidad con formas y de nuevo reinó la delgadez extrema.

Asesoría: Javier Gómez, Make Up – Hair – Styling
Maquillador de Lancome E-Mail: javiergomezestudio@gmail.com

L´Oreal Colombia
Publicación: 100.000 Años de Belleza

TEMAS

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese