Indicadores económicos
2017-08-17

Dólar (TRM)
$2.967,32
Dólar, Venta
$2.898,00
Dólar, Compra
$2.740,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.474,73
UVR, Ayer
$251,76
UVR, Hoy
$251,75
Petróleo
US$46,78

Estado del tiempo
2017-08-17

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 12:26

Marea max.: -31 cms.

Hora: 20:07

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-08-17

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Aceites vegetales: El elixir de la eterna juventud en la cocina

Los aceites puros son extractos vegetales altamente concentrados que contienen hormonas, vitaminas, antibióticos y antisépticos. Estos productos se fabrican a partir de frutos y semillas, que al ser tratados en un proceso de presión en frío, conservan los ácidos grasos poliinsaturados que los hacen tan saludables.  Los más comunes por sus bondades son los aceites de oliva, soya, canola, girasol y ajonjolí.

Entre los beneficios de su consumo resaltan: la reducción del colesterol ‘malo’, el fortalecimiento cardiovascular, la obtención de vitaminas y energía, y la conservación de una piel y un cabello saludables  auspiciada por la capacidad que le otorgan a la regeneración celular.

“La grasa nunca debe faltar en la alimentación de un ser humano. Es el nutriente que más aporta energía. Los aceites más saludables son los de soya, girasol, canola y oliva. Cada uno ofrece beneficios específicos y se pueden utilizar de una forma variada en la preparación y consumo diario de alimentos, de tal manera que es posible beneficiarse de cada uno de ellos”, explica la doctora Claudia Angarita, nutricionista y dietista.

Así es: la grasa animal, además de ser ‘más pesada’, contribuye al aumento del colesterol ‘malo’, razón que evidencia la relación existente entre el consumo de frituras y comida chatarra y la aparición de enfermedades de tipo cardiovascular. Por eso, elegir grasas vegetales siempre será la mejor opción.



¿CÓMO SELECCIONAR EL ACEITE?

Tenga en cuenta las siguientes recomendaciones a la hora de decidir entre los diferentes aceites que ofertan los supermercados.

-  Que no tenga colesterol. De todas maneras, es explícito que un aceite de origen vegetal carece de él.

- Que esté libre de ácidos grasos trans.

- Puede tener vitaminas liposolubles como A, D y E.

- Puede tener mezclas de aceites vegetales, pues éstas permiten el balance entre los omegas 3, 6 y 9.

- Actualmente el color puede variar. Éste depende de los diferentes tipos de aceites que se utilicen en las mezclas.



LA VIRGINIDAD SÍ IMPORTA

“El aceite de oliva virgen es un producto ciento por ciento natural. Es el único aceite vegetal que puede consumirse crudo sin refinar, conservando íntegro su contenido en vitaminas, ácidos grasos esenciales y antioxidantes naturales”, asegura la especialista.

Este aceite se considera un manjar mucho más apetecido incluso que la aceituna, su esencia. Entre sus las bondades se cuenta el hecho de que ayuda a proteger la mucosa del esófago de la acidez existente en el contenido estomacal, y favorece la digestión y absorción de nutrientes en el intestino. Además ayuda a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares al disminuir el colesterol ‘malo’ y aumentar el ‘bueno’. Asimismo, mejora el control metabólico de la diabetes. “Definitivamente es una fuente líquida de juventud que desacelera el proceso de envejecimiento por su contenido de antioxidantes”, indica la doctora Angarita.



A LA HORA DE COCINAR

Aunque muchas personas aún creen lo contrario, el aceite de oliva en crudo se adapta muy bien en platos cocinados. También es apropiado para enriquecer el sabor de verduras, cremas, recetas de repostería y mayonesas.

Básicamente, se puede utilizar en cualquier preparación. Claro está, que como sucede con los otros aceites, exige ciertas normas al usarlo: no se debe mezclar con alimentos que tengan mucha agua, no calentarlo rápido ni a altas temperaturas y no reutilizarlo más de dos veces (si se fritan alimentos que cambien su sabor y olor,  es mejor desecharlo).



A LA CAZA DE LOS OMEGA

Omega 3: Ayuda en la regulación de los sistemas cardiovascular, inmunológico, digestivo y reproductivo. El aceite de canola es el que más lo contiene.

Omega 6: Participa en actividades hormonales e inmunológicas. Se encuentra  en los aceites de soya y de girasol.

Omega 9: Disminuye el colesterol total sanguíneo. Los aceites que lo contienen son los de oliva y girasol.



QUE NO LE DUELA EL CORAZÓN

Aunque se cree que las enfermedades cardiovasculares son más comunes en los hombres, según el  cardiólogo Gabriel Robledo, director del Centro Cardiológico de Bogotá, “actualmente, mientras el cáncer de seno es responsable del 27 por ciento de la mortalidad femenina, las muertes por fallas cardiovasculares ocurren en una de cada dos mujeres.

La obesidad, la insulina elevada, la diabetes tipo II, el hábito de fumar y la vida sedentaria son factores de primera línea. Esta cadena involucra un gran riesgo para las arterias, pues aun estando el azúcar normal, los triglicéridos se elevan y desciende el colesterol protector, lo que favorece el taponamiento de las coronarias”.

La idea es no confiarse porque no se presentan síntomas -los niveles altos de insulina, triglicéridos  y colesterol no producen señales-, porque a pesar de ello las arterias coronarias se taponan progresivamente, dando lugar a una muerte súbita.

“La prevención cardiovascular amerita una dieta que garantice a la persona ser delgada para siempre. Para esto, es necesario cumplir con tres factores básicos: garantizar que el paciente nunca sienta hambre, que físicamente esté mejor y controlar la adicción a los carbohidratos. Es conveniente incluir en la dieta alimentos ricos en fibra, como avena o trigo integral. Productos como la pasta no se deben consumir con otros carbohidratos como el pan, el arroz o el plátano. Si sufre de hipertensión, aléjese de los quesos (la sal que éstos contienen aumenta la presión arterial). 

Se recomienda el consumo de aceite de maíz, de oliva o de canola. Éste último tiene el nivel más bajo de grasa saturada (7 por ciento) entre todos los aceites vegetales. Además contiene de forma natural dos ácidos grasos esenciales, Omega 3  y Omega 6, sustancias

que cumplen un papel fundamental en la salud del sistema cardiovascular.

LEA MÁS SOBRE Nueva

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese