Indicadores económicos
2017-09-21

Dólar (TRM)
$2.893,18
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,53
Euro
$3.473,84
UVR, Ayer
$251,69
UVR, Hoy
$251,70
Petróleo
US$50,41

Estado del tiempo
2017-09-21

marea

Marea min.: 1 cms.

Hora: 0544

Marea max.: 17 cms.

Hora: 1224

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 6 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.6 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-09-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Angélica Blandón, con más de tres minutos de fama

Que se hable. Son muchos los que piensan que es preferible estar en boca de todos a no sonar ni por casualidad. Pero lo cierto es que la capacidad que tiene Angélica para acaparar la atención viene de varias fuentes.  Sus declaraciones abiertas y polémicas han despelucado a más de uno y una que otra  ‘metida de pata’ le ha dado diversos titulares. Sin embargo, el reconocimiento real lo tiene de sobra gracias a su talento.

A pesar de su ardua formación actoral, ella piensa que su versatilidad se basa en saber ver a la gente. “A veces paso de metiche de tanto que me pongo a mirar las personas en la calle y creo que es ahí donde radica el poder: observar y tener la capacidad de discernir lo que estoy viendo y transformarlo en un personaje”.

Pero si ponemos en una balanza qué tan observadora u observada puede ser, no es de genios adivinar que es la segunda opción la que rompe el equilibrio. Si no, que lo digan Germán Jaramillo, director de  la obra El Rehén, con la que el Teatro Nacional Fanny Mickey celebró sus 30 años; Alexander Giraldo, director de 180 segundos, película que protagoniza y que acaba de estrenar; y Luis Alberto Restrepo, quien la dirigió en Las muñecas de la mafia y con el que repite ahora, a través del nuevo proyecto de Caracol, Cinco viudas sueltas.

El prodigio del camaleón

Aunque les ha prestado su piel a varias mujeres que se mueven en el mundo del narcotráfico, ser encasillada no es un peligro que corra. Por sus manos ha pasado todo tipo de guiones. Nada más, mientras estaba en Tres Milagros, novela de RCN, tuvo que rechazar tres papeles en cine. El de Angélica Blandón, en 180 segundos, la hizo implorar ante el canal para que le diera permiso, y con mucho esfuerzo poder encarnar, al mismo tiempo, a la policía de Tres Milagros  y a  la hacker caleña del filme.

- ¿Cree que haber comenzado en teatro la hizo asumir su profesión de una manera diferente?

Puede ser. Lo que pasa es que desde muy chiquita quise ser actriz, y si bien tuve el apoyo de mis papás, tenía que asumirlo como una carrera. Entonces empecé estudiando y luego me metí a un grupo de teatro que era muy ‘sicorrígido’, se trataba de hacer teatro o teatro. En ese tiempo no pensé nunca hacer televisión, hasta que me aburrí, me cansó el grupo y dije: ‘Ok, vamos a ver qué pasa’.

Tal vez el teatro sí me haya dado una disciplina, una necesidad de elaborar un personaje y asumir el reto con responsabilidad.

- ¿En qué cree que se basa su versatilidad como actriz?

En la manera de ver la vida, de ser un observador, de mirar mucho a las personas. También creo que no tiene que ver mucho con transformarse demasiado, los personajes seguimos siendo nosotros y actuamos al servicio de ellos. Es una pequeña ruptura que uno hace en algo, en la voz, en el cuerpo. No creo que haya que ‘envidearse’ mucho con ‘voy a meterle esto y esto y esto’, te queda como un carro muy engallado y luego lo sacas a la calle y nadie lo quiere ver.

-En proporciones similares ha encarnado a antagonista y protagonista. ¿Le gusta más una que otra?

Cuando salió Las muñecas de la mafia, tenía la posibilidad de protagonizar una novela, pero me pareció más interesante hacer el personaje que me ofrecían en Las muñecas…, que volverme una estrella de la televisión.

De hecho, el proyecto en el que estoy ahora también tiene que ver con cinco chicas (Coraima Torres, Lully Bosa, Andrea Gómez y Heidy Bermúdez). Mi prioridad es hacer un personaje que me guste y tener tiempo con mi hija; eso no tiene precio, por encima no está ser el primero o segundo en los créditos.

- Dice que le daba miedo protagonizar en televisión por el peso que recaía sobre los protagonistas. ¿En cine no le pasa?

No. En cuanto a cine, me parece que en Colombia si la ‘cagamos’, por lo menos hicimos el intento. Estamos tratando de que evolucione y me parece que es más riesgoso no hacer que hacer. El que se siente a criticar una película en Colombia siendo colombiano… tiene huevo. ¡Primero has una película!

En televisión tenemos una historia larga, se manejan unos presupuestos increíbles, y pasa que si la novela no fue exitosa, el protagonista tuvo la culpa. Me da un susto impresionante que me corten a la primera semana,  entraría en una depresión increíble.

- ¿Cómo actriz siente el redireccionamiento del cine colombiano?

¡Total! He sido una afortunada, he logrado hacer papeles contundentes tanto en televisión como en cine y creo que he sido parte de un desarrollo y una transformación del lenguaje. Esto es muy importante, es un logro, siento mucho orgullo de esa nueva corriente de cineastas que están surgiendo. Y cuando deje de existir, habrá en algún  lugar de la tierra una biblioteca donde estén todos los archivos de cine de Colombia y ahí voy a estar yo.

- ¿Y su nuevo proyecto en televisión?

Se llama Cinco viudas sueltas, es una serie con Caracol y cuenta la historia de cinco mujeres que por alguna razón se quedan viudas, no necesariamente porque se les muera el marido sino porque les toca enfrentarse solas a la realidad, al trabajo y a los hijos cuando creían que contaban con un hombre.

- ¿Qué le gustó más del guion de 180 segundos?

Uno, leer y descubrir que era la única chica de la historia; eso me pareció un plus como actriz y mujer. Dos, la forma como está contada, es una estructura no lineal  que en Colombia no se ha hecho.

- Recuerda algún momento de su vida en el que se le haya desbaratado o armado algo en tres minutos…

¡Uy, en tres minutos me he ganado muchos problemas! En tres minutos pude evitar todo el escándalo del que acabo de salir (por haberle dado rienda suelta a mi posición política, no fue nada más que eso), en tres minutos he logrado coquetearle al chico que hoy es el amor de mi vida… en tres minutos sí pueden pasar muuuchas cosas.

LEA MÁS SOBRE Nueva

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese