Indicadores económicos
2017-08-20

Dólar (TRM)
$2.994,39
Dólar, Venta
$2.898,00
Dólar, Compra
$2.740,00
Café (Libra)
US$1,50
Euro
$3.515,41
UVR, Ayer
$251,75
UVR, Hoy
$251,74
Petróleo
US$48,51

Estado del tiempo
2017-08-20

marea

Marea min.: -11 cms.

Hora: 05:00

Marea max.: 27 cms.

Hora: 22:28

Dirección viento: Sur

Intensidad viento: 9 a 25 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-08-20

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Angie y Juana... Una combinación explosiva

Ellas no tienen los mismos apellidos, una es morena y la otra rubia. Sus acentos corresponden a lugares de Colombia que no están ni cerquita: Angie es de Cartagena y Juana de Cali. Sus padres ni se conocen y nunca vivieron bajo el mismo techo, pero por cosas del destino ahora son hermanas, no de sangre, pero sí de corazón.

Después de vivir en España más de 10 años, cada una de ellas siente que la otra ha sido el apoyo necesario, al tener lejos a sus familias.

JUANITA

Una mujer alta, rubia, con ojos achinados y un cuerpo escultural entra a la habitación. Su tono de voz dulce y su saludo cordial le dan la bienvenida a una conversación larga y tendida en la que habló sobre su familia, su vida en España, sus trabajos, su faceta de madre y sus sueños.

Con movimientos delicados, Juana se pasea midiéndose los vestidos para la sesión de fotos, pero después de unas cuantas tomas decide tomarse un descanso para abrazar a su hija Lola, de 5 años, que casi siempre la acompaña. La pequeña sigue los pasos de su madre, hace su recorrido con la mirada a donde quiera que va y cuando sus ojos se encuentran, se responden con una sonrisa de oreja a oreja.

Así fue la mañana con Juana Acosta, una actriz que se ha ganado a pulso la fama nacional e internacional con la cuenta en este momento.

Su carrera

Todo comenzó hace 11 años, cuando la actriz se decide por un cambio en su vida: irse a estudiar teatro a España y volver después de reunir experiencia para enriquecer su carrera profesional en nuestro país… pero las cosas no salieron como las pensó inicialmente.

"Yo quería irme y regresar. Sin embargo, estando allá empecé a trabajar, conocí a mi amor Ernesto Alterio y al tiempo hice una familia; en ese punto, ya no deseaba devolverme", recuerda Juanita mientras mira fijamente el dibujo que Lola está pintando.

Juana se ha ido abriendo camino en el mercado europeo y aunque no ha sido fácil, considera que todo lo que le está pasando es producto de trabajo intenso. "En este mundo no hay atajos y se requiere de mucha constancia y perseverancia". Dice que su vida no ha sido color de rosa y que fue difícil separarse de su familia para cumplir un sueño.

"Empezar en un país que no es el propio es complicado, uno extraña mucho y se siente muy solo, pero yo tenía un deseo tan profundo de irme a formar en el exterior, que no me importó arriesgar lo que fuera y a la final terminé ganando", asegura la actriz.

El encanto de la comedia

Desde mujer de la vida alegre, bailarina y chica enamorada hasta personajes políticos que hablan sobre la liberación femenina, han sido los libretos que Juana ha estudiado. Sin lugar a dudas, esta actriz es camaleónica y puede interpretar a una doctora residente –en la serie española Hospital Central- y luego convertirse, con facilidad, en una mujer enamorada que compite con otras dos por el cariño de un hombre, tema principal de la producción que está promocionando por estos días, Con amor y sin amor.

"Yo no había hecho mucha comedia antes y fue un reto. David Serrano, el director, también hizo la cinta Al otro lado de la cama y contar con su presencia fue enriquecedor pues aprendí que para hacer este género se requiere de un tiempo; uno tiene que decir la frase en el momento que es, porque si no deja de ser graciosa. Tuve también una buena maestra, mi amiga Angie, que ya ha hecho comedia con anterioridad", dice Juanita entre risas, recordando algunos momentos de grabación de la cinta que se estrenó el 5 de agosto en Colombia, a donde desea volver a trabajar con todas sus fuerzas porque es conectarse con su “cordón umbilical".

Y ese sentimiento quiere transmitirlo a Lola, enseñándole las culturas de su tierra. "Mi esposo es argentino, por eso vivimos en un triángulo entre su país, el mío y España. La niña se acopla muy bien a los cambios y soy afortunada por eso", dice Juana, quien responde la última pregunta.

¿Cuál es tu sueño? "Seguir trabajando en lo que me gusta, quiero abrir más mercados en Francia, donde he trabajado mucho, y recoger mis frutos pasando más tiempo con la gente de Colombia".

En Colombia le dicen Juanita. Es considerada una de las niñas consentidas en el país, pues creció frente a los amantes de las telenovelas. Pero cuando llegó a España le resultaba más claro, contundente y corto llamarse Juana. Entonces esta mujer dejó atrás su faceta de niña y se convirtió en una estrella internacional sin un nombre en diminutivo.

ANGIE

"¡Llegó un torbellino de sabor!", fue lo primero que pensé cuando vi salir a Angie Cepeda del ascensor. Los rizos de su pelo caían suavemente sobre sus hombros. Sus ojos chocolate buscaban los vestidos que más le gustaban, se miraba las uñas, hablaba con el estilista, saludaba al fotógrafo y admiraba las montañas de Medellín.

Angie saluda a todo el mundo con un beso y un abrazo, se pone un vestido color naranja que combina a la perfección con su personalidad espontánea, típica de los cartageneros, y comienza la sesión diciéndole al fotógrafo: "Tú haz lo tuyo, que yo hago lo mío". Y sí, posó a la perfección.

La actriz se sienta en un sofá, agarra un esmalte gris y dice: "Hablemos mientras yo me pinto las uñas".

“Uno se acostumbra a la soledad…”

"Yo recuerdo a Las Juanas con mucho cariño, fue uno de los proyectos que más disfruté. La pasaba genial con mis compañeros, nos divertíamos y éramos muy amigos. Las Juanas era una telenovela muy pintoresca y me gusta que la gente todavía la recuerde", asegura Angie con un tono nostálgico, porque luego de actuar en esta producción llegó una decisión que cambiaría su vida: irse de Colombia y separarse de su familia.

"Cuando mi mamá estaba viva (murió hace ocho años), me la llevaba a pasar largas temporadas conmigo -dice con un tono de voz calmado y sereno-. En mi familia armábamos paseos para vernos, pero era complicado por las grandes distancias que nos separaban. Igual, uno se acostumbra a la soledad, aunque algunas veces me gustaría llamar a mis hermanas y decirles: "encontrémonos en un café en una hora para sentarnos a charlar".

Cuando me doy cuenta de que no lo puedo hacer es un poco triste; sin embargo, todo eso es recompensado con el amor de la gente", afirma Angie con una sonrisa.

Su carrera

El último año que  vivió en Colombia fue en 1997. Se enamoró de Diego Torres y luego de establecerse un tiempo en Argentina, comenzó a grabar producciones para Perú. "Yo iba de un lugar al otro y ambos países me acogieron muy bien, tengo amigos a los que adoro en cada parte".

Luego se fue a vivir a Estados Unidos, estudió actuación y después de un tiempo viajó a Europa para darse a conocer. Allí empezó a trabajar y se quedó en España haciendo una prometedora carrera cinematográfica, que era su deseo inicial.

Ya lleva cerca de cuatro años en España y los ojos se le iluminan cuando habla de Madrid, la ciudad en la que quiere permanecer un tiempo más y que no cambiaría por nada en este momento, ni siquiera por su corralito de piedra. "Yo hasta hace poco decía que estaba de paso por España, pero ahora sí tomé la decisión de establecerme definitivamente".

En Con amor y sin amor Angie interpreta a Claudia, una atractiva mujer que al parecer tiene una vida perfecta: un lindo café, un matrimonio feliz, un hijo responsable y un amante enloquecedor a quien no quiere dejar. Y es allí donde nace la comedia, un género bien conocido por la actriz, no solo porque lo ha hecho antes sino porque su hermana, Lorna Cepeda, se lo ha inculcado.

"Tengo a la mejor maestra, Lorna es un payaso andante y mi otra hermana, Ivette, también es muy chistosa, así que no tengo problemas", comenta muerta de la risa. "Esta película ha sido un regalito. Venir a Colombia con Juana es una bendición, porque somos muy cercanas. Me encanta el hecho de viajar a su lado y de presentar juntas el proyecto".

La actriz se prepara para cambiar de vestuario y antes de elegir su próximo atuendo responde la última pregunta.

Y tu sueño... ¿cuál es? "Ya se está cumpliendo -dice seria-. Lo que yo quería era ser feliz y ahora lo soy".

“Estoy tranquila, estoy sola y feliz, ahora más que nunca estoy comprometida con mi trabajo". Y Angie reitera el deseo que tiene de volver a trabajar en Colombia, pues considera que las producciones del país tienen un alto nivel.

 

LEA MÁS SOBRE Nueva

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese