Indicadores económicos
2017-08-19

Dólar (TRM)
$2.994,39
Dólar, Venta
$2.898,00
Dólar, Compra
$2.740,00
Café (Libra)
US$1,50
Euro
$3.515,41
UVR, Ayer
$251,75
UVR, Hoy
$251,74
Petróleo
US$48,51

Estado del tiempo
2017-08-20

marea

Marea min.: -11 cms.

Hora: 05:00

Marea max.: 27 cms.

Hora: 22:28

Dirección viento: Sur

Intensidad viento: 9 a 25 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-08-19

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

N/A - N/A
Taxis
N/A - 0
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Cristina Umaña: Ahora, una mercenaria del mal

“Todavía me toca hacer casting… afortunadamente. Sentirse cómodo es algo que un actor no debe permitirse, o pensar que se las sabe todas. Somos seres humanos, somos egocéntricos y los actores somos… ¡súper egocéntricos! Por eso yo trabajo el tema a diario, pues que te estén aplaudiendo es complicado para cualquier ser humano.

El no creérsela está difícil. Hay que camellar diariamente en eso, porque a todos nos pasa. Y cuando me ofrecen personajes, me siento muy honrada. Digo: ‘Qué rico, gracias por pensar en mí’. Pero también qué rico tener el reto de ganarte algo”.

La fama de Cristina cruzó las fronteras hace rato. Con más de 17 años de carrera, le ha dado vida a mujeres de diversas procedencias, pero casi siempre con complejos mundos interiores. Y aunque ahora la vemos interpretando a un personaje ‘híper-dramático’ en ¿Dónde está Elisa?, su agenda está dividida entre su familia y las grabaciones de El Capo 2, serie en la que hará de Bruna, un personaje que le ha dado un respiro después del desgaste físico que le implicó la construcción de Adelaida.

“Lo que tiene la emoción, es que te empieza a desgastar físicamente. Yo no estaba desgastada emocionalmente, aunque es una mujer con un drama muy profundo. En esta historia las situaciones son muy agresivas y la emoción es inevitable. Empecé a enfermarme, ha andar un poco down porque era la vibración en la que tenía que estar buena parte del día. Bajé mucho de peso, mis defensas disminuyeron. Mejor dicho, enfrenté una cantidad de cosas que ya están superadas… pero es que duré nueve meses llorando y padeciendo el drama de esta mujer”.

Bruna, la femme fatal

Por eso, cuando al terminar de grabar ¿Dónde está Elisa? le ofrecieron un papel en El Capo, no lo dudó un segundo. Porque además de ser costumbre para ella elegir personajes que sean opuestos a la Cristina real, agradeció que llegara uno que es 80 por ciento acción. “No quisiera usar la palabra ‘Nikita’ (risas)…”. Pero aunque bromee con la idea, Bruna es literalmente una mujer fatal.

“Es una mercenaria, una mujer educada para la guerra absoluta pero de una manera más fina y astuta. Es como si se tratara de una agente secreta del mal. Ella se encuentra con El Capo y los dos se aliarán de una manera estratégica para cumplir su cometido”.

Aunque esta temporada de El Capo se estrenará en agosto para Mundo Fox de Estados Unidos (recordemos que se trata de una alianza entre Fox y RCN), según Cristina, parece no estar en los planes próximos del canal lanzarla en Colombia. Así que nos contentamos, solo por el momento, con la descripción que hace de su nuevo personaje. “Nunca había tocado de esta manera el género acción. Bruna empieza a tener relaciones profundas y emociones fuertes, y sin embargo es un personaje muy físico para mí. Así lo veo y así lo abordo.

Un juego de niños

Cristina sigue su carrera con mucha disciplina. Y no obstante, afirma que para ella actuar es un juego. Jugar a otros roles, en mundos que se inventa por raticos, en los que no pierde nada y en los cuales permanece hasta que dicen ‘corten’.

Los mundos en los que juega en El Capo los compara con los de los niños, que un día son piratas y al otro, ladrones. “He tenido que estar en clases permanentes de combate escénico, aprender a manejar armas, a conducir un bus gigante sin dirección hidráulica y que me tiene el brazo en este momento con un desgarre.  Me siento jugando esos juegos de niño, que yo ni siquiera de niña jugué, y que ahora sí, de grande”.

Luego de haberle dado vida a Robin en La mujer del presidente, a La colombiana en Capadocia y a un sinfín de mujeres más, Cristina ha demostrado que su trabajo y preparación da para todo. Ahora que es madre, sabe la importancia de ser una buena guía para su hijo Baltazar, razón que la hace manejar su carrera de una manera muy diferente.

Además, desde noviembre de año pasado es socia de su esposo Lucas y de dos amigos en Sweet Lemon Studio, un centro de entrenamiento del que se siente muy orgullosa. Lejos de ser un gimnasio normal, donde se hace ejercicio con música a alto volumen y mirándose en un espejo, es un lugar que ofrece la posibilidad no solo de mejorar el cuerpo sino también la mente y el espíritu.

Las condiciones de Cristina

-  ¿Cree que a lo largo de su carrera ha sido actriz de diferentes formas?

Más que ser actriz de diferentes formas, he abordado mi carrera diferente. Antes, lo más importante de mi vida era ser actriz. Después he querido ser mujer, no solo actriz sino aprender a ser mujer también. Ahora soy madre y eso es absolutamente contundente para cualquiera. Mi vida y mi carrera giraron porque mi prioridad es ser madre, y serlo bien, ser una buena guía para mi hijo.

- Sortea los dilemas de la mujer moderna…

Soy mamá moderna inevitablemente y a pesar de mi misma. A veces digo: ‘No, yo sería feliz si me pudiera quedar en la casa y dedicarme a mi hijo’. Pero he aprendido a aceptar desde adentro que soy mamá moderna. Entonces trato de darle prioridad, por supuesto, a la familia. Sin embargo, tengo mi trabajo que también me da satisfacciones, independencia y espacio. Y ahí voy sorteando la situación.

- ¿Y cómo hace con las jornadas tan extensas de grabación?

He aprendido con el tiempo -y creo que también me lo he ganado- a generar condiciones de trabajo en que no esté ciento por ciento disponible para la productora. Debo poner a salvo mi tiempo y mi relación con Baltazar.

El contrato me permite unas horas de trabajo. Solo grabo un par de fines de semana y gozo de ciertas condiciones en el set para que, si quiero llevar a mi hijo, lo pueda hacer. Él siempre viaja conmigo y además tengo una nana maravillosa que ha sido de gran ayuda y me siento muy bendecida por eso.

- ¿Cómo es la preparación a estas alturas?

Obviamente el tiempo te da cancha y eso se nota. Pero el hecho de que tengas horas de vuelo no quiere decir que seas grandiosa. Si no le metes el alma a las cosas van a quedar ahí, eso es una realidad. Hay historias y proyectos que exigen un tipo de estudio muy diferente; por ejemplo, Adelaida estaba mucho desde la emoción y la palabra. Bruna está desde la acción.

- ¿Todavía le toca hacer casting?

Para Elisa hice mucho casting. Yo soy más joven de lo que en teoría podría ser Adelaida. Pero me lo gané y tenía muchas ganas de hacerlo. Cuando me pasaron la sinopsis de esa historia aluciné y eso me ha pasado con muy pocas historias. Con La mujer del presidente me pasó.

A Robin me la guerreé con alma y cuerpo, con sangre y con todo. En cuanto a Adelaida, aunque éramos solo dos actrices con opción, estoy segura de que me la gané no porque yo fuera mejor actriz, sino porque encontraron ‘cositas’ que les funcionaban mejor… y estuve de buenas.

LEA MÁS SOBRE Nueva

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese