Indicadores económicos
2017-08-17

Dólar (TRM)
$2.967,32
Dólar, Venta
$2.898,00
Dólar, Compra
$2.740,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.474,73
UVR, Ayer
$251,76
UVR, Hoy
$251,75
Petróleo
US$46,78

Estado del tiempo
2017-08-17

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 12:26

Marea max.: -31 cms.

Hora: 20:07

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-08-17

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Después de un infarto cerebral: Fisioterapia con robots

Las lesiones causadas por accidentes cerebrovasculares, como el que sufrió el roquero Gustavo Cerati, son ahora tratadas con robots que practican fisioterapia. ¿Cómo saber que se está sufriendo un ACV?

Caminar, vestirse, abrir una botella, cargar una bolsa de comida o hasta sacar dinero de un cajero automático pueden resultar tareas fáciles para cualquier persona… siempre y cuando no haya sufrido un infarto cerebral.
Pero aquellas que han tenido una hemorragia o una isquemia (falta de circulación sanguínea) cerebral, frecuentemente sufren daños en el cerebro que generan impedimentos serios en sus actividades cotidianas.
“Un evento de esta clase puede afectar casi cualquier parte del cuerpo, dependiendo de qué tipo de ataque se trata y de en qué parte del cerebro ha tenido lugar”, asegura el doctor Bradley M. Aiken, fisiatra y director médico del Baptist Rehabilitation Center de Miami.
El cerebro controla casi todo en nuestro organismo. Y el daño que ocurre en un lado del cerebro, afecta el lado contrario del cuerpo. Aquél se manifiesta en brazos, piernas e incluso en el rostro. Sin embargo, un infarto cerebral también puede afectar el habla, el sentido de la vista y hasta la capacidad de percepción, de comprensión y de cálculo.

CON LA AYUDA DEL CEREBRO
Hasta hace pocos años, los devastadores efectos de un accidente cerebrovascular podían condenar al paciente a una vida totalmente dependiente de otros y aislada… una especie de muerte antes de la muerte.
Sin embargo, gracias al desarrollo de la fisioterapia, un campo que se convirtió en especialidad apenas en 1947 como resultado del deseo de ayudar a los veteranos de la Segunda guerra Mundial, ahora son muchos los recursos que están a la disposición de los pacientes, buscando que regresen a una vida de calidad.
“El cerebro tiene una capacidad llamada neuroplasticidad, que es básicamente la posibilidad de reestructurar las funciones de las partes del cerebro dañadas por las partes no dañadas del mismo, las cuales asumen esas funciones”, explica el doctor Aiken. ¿Cómo? Con movimientos altamente repetitivos que permiten activar ciertas partes del cerebro.
Donde más se reflejan las consecuencias de un infarto cerebral es en las extremidades (brazos y piernas). Por supuesto, esto afecta notablemente la calidad de vida cotidiana del paciente. Una persona que no puede caminar está confinada a una cama o a una silla de ruedas, y si no puede mover bien los brazos, tendrá dificultades para vestirse, bañarse e incluso comer por sí sola.
De ahí que cualquier programa de tratamiento haga especial énfasis en la rehabilitación de las extremidades y la clave de ésta son las repeticiones.

LOS ROBOTS ENSEÑAN
Hoy, se están usando robots para ayudar a esos pacientes. “La ventaja principal es que permiten la repetición de una forma en que nunca podría lograrlo un fisioterapeuta. Por lo general se realizan mil repeticiones por sesión”, asegura Darcie García, terapeuta ocupacional de Baptist Hospital of Miami, quien utiliza rutinariamente los robots para el hombro, el codo y la muñeca.
“Además, un robot interactúa con el paciente, de forma que si éste no tiene movimiento en determinada área del cuerpo, la máquina realiza el movimiento por él o ella, y a medida que va desarrollando capacidad propia, el robot le va ayudando menos”.
Uno de los aspectos más sorprendentes de estos robots, de los que dispone el Baptist Hospital, es que permiten la rehabilitación del movimiento de los brazos de personas que han sufrido un infarto cerebral cinco y hasta 10 años atrás.
“Si el paciente sufrió el infarto hace años, la terapia adecuada son programas cortos con los robots, durante un lapso de 3 a 6 semanas, dependiendo de la tolerancia de la persona, porque estamos hablando de cierta cantidad de repeticiones -indica el doctor Aiken-. El protocolo estándar dicta 10.000 repeticiones a lo largo de todo un tratamiento”.

CÓMO DETERMINAR UN INFARTO CEREBRAL
Tener conciencia de los síntomas puede mejorar la recuperación. Según el doctor Scott Silvers, de la Clínica Mayo de Jacksonville, Florida, Estados Unidos, el tiempo es crucial para tratar un infarto. Mientras antes llegue la persona a emergencia, existen más probabilidades de disminuir o prevenir los daños que provoca un infarto.
Un estudio de la Clínica Mayo de Jacksonville muestra que la mayoría de los pacientes que sufren un infarto cerebral no creen que lo estén sufriendo y como resultado demoran en buscar atención, por lo que su condición empeora.
Los investigadores de la Clínica Mayo estudiaron a 400 pacientes diagnosticados en el departamento de emergencias de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, tanto con infarto isquémico agudo o con ataque isquémico transitorio, una interrupción temporal de flujo sanguíneo a parte del cerebro. Menos de la mitad de los pacientes (42%) pensaron que estaban sufriendo un ataque. De hecho, la mayoría en el estudio no acudieron a una sala de emergencias cuando aparecieron los síntomas.
El tiempo medio desde la aparición de los síntomas hasta la llegada al hospital fue mayor a tres horas y media. La mayoría de los pacientes pensaron que, simplemente, los síntomas se irían.
De ahí la importancia de conocer los síntomas:
- Puede producirse un aturdimiento repentino, experimentarse debilidad, parálisis del rostro, brazo o pierna, usualmente en un lado del cuerpo.
- Dificultad para hablar o entender la conversación.
- Una visión debilitada, borrosa o doble, también de forma repentina.
- Mareos, pérdida de balance o coordinación, inesperados.
- Un repentino y agudo dolor de cabeza, o un dolor de cabeza inusual, que puede estar acompañado de rigidez en el cuello, dolor en la cara, dolor entre los ojos, vómito o incluso alteración de la conciencia.
- Una sensación de confusión o problemas con la memoria, la orientación espacial o la percepción.
Recibir la atención médica rápidamente es muy importante, de manera que los efectos de un infarto puedan ser limitados y la condición del paciente pueda controlarse.

Los infartos pueden ocurrir en forma repentina o durante varias horas, entonces la condición empeora de forma continua. Los trombos o coágulos que están causando el infarto pueden disolverse de manera que la sangre pueda fluir de nuevo al cerebro. En estos casos, el tratamiento hará una gran diferencia entre un daño leve y una incapacidad mayor.

EL CASO DE GUSTAVO CERATI
El músico argentino Gustavo Cerati sufrió el pasado 16 de mayo, en Caracas, Venezuela, una isquemia cerebral transitoria, también conocida como ataque isquémico transitorio o transient ischemic attack (TIA), el cual produce la disminución de funciones neurológicas (moverse, hablar o ver) y es producido por un aporte sanguíneo insuficiente al cerebro durante un breve periodo de tiempo.
De acuerdo con los especialistas, una isquemia cerebral transitoria puede derivar en un infarto cerebral en un 15 por ciento de los casos, según estadísticas médicas. Y precisamente la situación clínica de Gustavo Cerati evolucionó hacia un infarto cerebral extenso, por el que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente.

FRASES

Según estadísticas del DANE, los accidentes cerebrovasculares son la tercera causa de muerte en Colombia, después de las enfermedades del corazón y los homicidios.

Otras dos figuras públicas sufrieron recientemente un accidente de este tipo: el cantante del grupo Poison, Bret Michaels, y Beau Biden, hijo del Vicepresidente de Estados Unidos.

EL MATRIMONIO:
UN REMEDIO CONTRA EL DERRAME CEREBRAL
Así lo asegura una investigación realizada por el profesor Uri Goldbourt, de la Universidad de Tel Aviv: "La felicidad originada por una relación estable puede contribuir a la salud de los hombres y reducir el riesgo de morir por un accidente cerebrovascular".
El estudio arrojó el siguiente optimista resultado: en una muestra de más de 10 mil hombres, los solteros tienen un 64 por ciento más de riesgo de sufrir un derrame cerebral mortal que los casados.

TEMAS

LEA MÁS SOBRE Nueva

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese