Indicadores económicos
2017-09-22

Dólar (TRM)
$2.900,73
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.670,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.469,56
UVR, Ayer
$251,72
UVR, Hoy
$251,73
Petróleo
US$50,66

Estado del tiempo
2017-09-22

marea

Marea min.: 00 cms.

Hora: 21:21

Marea max.: 18 cms.

Hora: 13:15

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 03 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-09-22

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

El legado Argos, más que una guerra contra el mal lenguaje

Su profesión fue la Ingeniería Civil, pero buena parte de sus 76 años los dedicó al cultivo del idioma. Y aunque siempre lo hizo a través de una investigación profunda y paciente, logró transmitir todo su conocimiento con buen humor y sencillez.

Hace 23 años falleció el intelectual antioqueño Roberto Cadavid Misas, más conocido como Argos por los lectores del diario El Colombiano. Y su extenso legado sigue vivo, enérgico y más en la actualidad, cuando se acaban de reeditar algunas de sus principales obras, con su particular juego de palabras, en una defensa acérrima por el buen lenguaje.

El objetivo de Argos era único y ambicioso, la búsqueda de la difícil sencillez al escribir, en la que los libros dejaran de ser vistos como aquellos torturadores de niños y adolescentes, para convertirse en amigos inseparables, siempre dispuestos a compartir su conocimiento, e incluso, donde es posible reír aprendiendo.

Si usted fue un fiel lector de las columnas de Argos, si pertenece a la generación que escuchaba a sus padres hablar de los gazapos que encontraba este famoso personaje o sencillamente quiere conocer más de lo que le ofrece la biblioteca Argos, estas son algunas de las piezas que le harán reír, reflexionar y aprender.

Sin lugar a dudas, Argos, hoy en día hubiera sido el mejor de los aliados en las luchas idiomáticas del famoso Profesor Súper O.



PRIMEROS PASOS IDIOMÁTICOS

Sus primeros intereses en el mundo del lenguaje comenzaron a muy temprana edad. Con tan solo 5 años de edad, Argos escuchó a su abuelo un dicho que lo impresionó y que nunca olvidó: “No es tanta la fuerza del hombre cuanta su baquía”.

Desde aquella época, y sin saber realmente para qué lo hacía, solo por el placer de realizarlo, empezó a recoger frases folclóricas, locuciones, palabras compuestas, exageraciones, exclamaciones, colecciones infantiles y juegos de letras.

Con el paso del tiempo comenzó a recopilarlos, a organizarlos e inició una paciente tarea de explicarlos y comentarlos uno a uno. Refranes y libros fue una obra a la que le dedicó toda su vida, pero no pudo ver publicada.



LOS VICIOS DE UNA LENGUA

Los últimos 13 años de su vida, Argos los dedicó a la producción periodística, coleccionando cuidadosamente, en más de 24 volúmenes, una gran variedad de gazaperas.

Esta se convertiría, sencillamente, en su más famosa columna. Allí comentaba, siempre con gracia y erudición, algún aspecto del idioma, la historia, la geografía, el arte o la ciencia.

Tomaba citas de los diarios, como “Yo no tengo ni idea de hacer un huevo frito”, a lo cual comentaba: “Las que hacen los huevos son las gallinas… y crudos”.



ENTRE LA HISTORIA

La Historia Sagrada y la mitología fueron de gran interés para Roberto Cadavid Misas, narrando los mitos clásicos, las grandes hazañas de dioses, héroes, monstruos y mortales.

Para ello, se convierte en Argos, el gigante de cien ojos que resuelve, como un oráculo gracioso y sabio a la vez, todos los misterios sobre la antigüedad greco-romana, sin dejar de lado la pícara descripción de las pasiones, los vicios y las virtudes de los dioses.

Su repaso por la historia no se queda allí. También le dedicó dos volúmenes al repaso, en su estilo único, a la historia de Colombia, empezando por la llegada a La Guajira de don Alonso de Ojeda, en búsqueda del “oro en rama”.

Lejos de la historia acartonada y tediosa que suelen ser los textos escolares, Argos le propone al lector un viaje travieso y ocurrente, en una grata tertulia en la que se puede conocer la construcción de una nación.

El recorrido es largo: va desde la Conquista, pasando por la Independencia, hasta llegar a mediados del siglo XX.



EL QUIJOTE QUE FALTABA

Publicado por entregas en El Colombiano, murió antes de llevarlo a su fin, pero su amigo y discípulo Jorge Franco Vélez lo completó.

Una obra en la que la máxima obra literaria del castellano se vuelve a contar, pero a través del habla popular de Antioquia, con sus expresiones, modismos, exageraciones y refranes que se han extendido a diferentes regiones del país.

LEA MÁS SOBRE Nueva

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese