Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-05

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-05

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 15:05

Marea max.: 18 cms.

Hora: 23:25

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-05

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

3 - 4
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Enséñeles a comer rico

-A A +A
 

LOS SÍ Y LOS NO EN LA ALIMENTACIÓN DEL BEBÉ

Es fundamental proporcionarle al bebé todos los nutrientes que requiere para que crezca sano y fuerte. Una dieta saludable desde los primeros años de vida reside en comer balanceado, no sólo en proporciones sino en tipos de alimentos.

A continuación, algunos tips de lo que debe y no debe hacer con respecto a la alimentación del bebé:

- No incluya alimentos como  gaseosas en los teteros, panes dulces, caramelos, chocolates, etc. antes del año de edad. Esto ocasiona que el bebé se acostumbre a su sabor y que luego desconozca alimentos como las frutas y verduras, que realmente aportan nutrientes aunque tengan, comparadas con los dulces, un sabor más insípido. Acostumbrar a un bebé a los dulces, lo convertirá en un adulto con preferencia por los postres.

- No fuerce al bebé a comer. Si está sano, habrá días en que coma más, mientras que en otros  comerá menos. Si usted respeta el ritmo individual de su hijo, él logrará ejercer autocontrol del apetito.

Un adecuado contacto y tiempo entre el niño y la madre le permite a ella identificar las diversas señales que su bebé le envía cuando quiere comer,  jugar o  dormir.

- No le dé vegetales en lata antes del primer año. Usualmente tienen demasiado sodio y aditivos que su sistema digestivo inmaduro aún no puede tolerar.

- Establezca una rutina diaria de alimentación durante los primeros meses de vida de su bebé, respetando los horarios y cantidad de tomas. Tenga en cuenta el siguiente patrón, de acuerdo con su edad: debe darle 6 a 8 comidas por día durante las primeras 3 semanas, 5 a 6 comidas por día del primero a los 3 meses, y 4 a 5 comidas por día entre los 4 y 7 meses.

- No le ponga sal la comida del bebé. Es importante que pruebe la textura y sabor naturales de la comida para que pueda adaptarse a éstos. Además, sus papilas gustativas aún no están desarrolladas y cuando lo hagan, usted no querrá que lo primero que saboree sea sal.

- Incluya nutrientes como hierro y vitamina C. Las principales fuentes de hierro son las espinacas y el hígado, que combinados  con caldo de tomate verde, permiten añadir la vitamina C a la dieta. Es muy importante combinar el hierro con la vitamina C, pues de esa forma se absorbe mejor el hierro en el intestino del bebé.

______________

Doctora Marybel Yáñez, nutricionista y vocera para Baby Centro de Nutrición Oster. Recetas y tips para el cuidado del bebé www.osterbaby.com

CÓMO HACER PARA QUE COMAN FRUTAS Y VERDURAS

Los niños deben consumir cinco porciones diarias de frutas y verduras. Y aunque a algunos padres esta tarea les parece complicada, basta usar la imaginación para ofrecerles cada vez un plato variado, divertido y lleno de color.

Información de Salud Integral Colombia

Las verduras y frutas aportan elementos indispensables para desarrollar y mantener un cuerpo sano en los niños y niñas, pues contienen una gran cantidad de vitaminas, en particular A, B y C.

La vitamina A tiene como función la formación de los pigmentos visuales en la retina, y la formación y mantenimiento de las células que recubren la piel, los ojos, la boca y los órganos internos. Por su poderosa acción antioxidante, ayudan a evitar la aparición de tumores cancerosos en los órganos del cuerpo.

Por su parte, la vitamina B contribuye a mantener el buen funcionamiento de los nervios, la sangre y la piel y ayuda a mantener el apetito y la digestión.

La vitamina C ayuda al sistema inmunológico a combatir ciertas enfermedades e infecciones.

Además, frutas y verduras aportan potasio y magnesio, colaborando en la prevención de la hipertensión, el estreñimiento (por la fibra que aportan) y algunos tipos de cáncer.

“Una alimentación saludable se basa en el consumo regular y proporcionado de los siete grupos de alimentos. El éxito consiste en el equilibrio al consumirlos, teniendo en cuenta la cantidad y evitando los excesos o deficiencias. No existen alimentos buenos o malos, el problema es no tener en cuenta las necesidades nutricionales de cada individuo”, asegura la doctora Martha Leal Bocanegra, pediatra nutrióloga de la Fundación Cardioinfantil – Instituto de Cardiología.

Los siguientes consejos le ayudarán a implementar en casa una alimentación balanceada.

- Permítale a su hijo elegir lo que va a comer. Está comprobado que la libertad de decisión incrementa el consumo de alimentos sanos. Invítelo a acompañarle a hacer mercado para que vea la procedencia de los alimentos y pueda conocer la variedad de posibilidades que existen.

- Haga énfasis en expresiones positivas como “¡está riquísimo!” para incentivar el consumo de frutas y verduras.

- Amenice el momento de comer con actividades divertidas: invente canciones sobre los alimentos o jueguen a probarlos con los ojos cerrados para descubrir texturas, sabores y olores.

- Dé ejemplo. Los niños tienden a copiar lo que ven hacer a sus padres, por lo que es necesario asegurar que la dieta de los adultos también sea equilibrada y variada.

- No utilice la comida como soborno. Por ejemplo, si le promete al niño papas fritas por comerse la ensalada, estará creando un mal hábito que no favorece el consumo por decisión propia.

- Busque recetas con verduras y frutas que sean fáciles de preparar, de tal manera que su hijo  pueda ser cocinero activo del plato. Mientras cocina, mencione los beneficios de cada uno de los ingredientes en la salud del cuerpo y cuéntele historias y anécdotas familiares para fortalecer los vínculos afectivos.

- Involúcrelo en actividades relacionadas con la alimentación. Enséñele libros sobre el tema con ilustraciones adecuadas para explicarle lo buenos que son los alimentos para la salud.

- Si tiene jardín, siembre verduras con su hijo.

- Haga divertida la primera vez que prueba un alimento.

Las preparaciones

Los alimentos se pueden presentar de forma divertida, con ingredientes que aporten color y refuercen el atractivo. Llamar la atención del niño hará que los platos le resulten más apetitosos.

- Procure tener un desayuno con frutas, algún tipo de cereal y una bebida láctea. Un vaso de jugo de fruta (sin o bajo de azúcar), tajadas de banano, papaya o fresas, etc., darán un enérgico y delicioso comienzo al día y le ofrecerán una cantidad alta de fibra, vitaminas y minerales, y nada de grasa.

- Complemente la lonchera con una manzana, una naranja, una pera, un banano o una bolsa de frutos secos. Las frutas se pueden llevar con facilidad a todos los lugares y logran dar una rápida carga de sabor y energía en cualquier momento.

- Deje las frutas al alcance del niño. Póngalas en un tazón sobre el comedor o en el mostrador de la cocina. O asegúrese de que estén visibles cuando se abre la nevera. Si su hijo las ve, es más probable que las coma.

- Añada frutas y verduras cortadas o en puré a los platos de carne. Por ejemplo: carne asada con puré de manzana, pechuga de pollo con piña, pollo a la naranja, torta de espinacas, espaguetis con champiñones, arroz con verduras... Utilice las verduras picadas muy finas o ralladas para mezclar con la carne picada o con los guisos de carne o pescado.

- Utilice puré de verduras para espesar sopas y añadir sabor.

- Prepare postres dulces con verduras (torta de zanahoria o de calabaza) o con frutas (bizcocho relleno de frutas, pastel de manzana, yogur o helado con frutas picadas como, fresas, moras, etc.).

- Corte los alimentos en formas curiosas; los hace más apetecibles. Se pueden elaborar sándwiches con lechuga, tomate, zanahoria rallada y queso, jamón, atún, etc., cortados en forma de triángulo o círculo. Le llamará más la atención que el típico sándwich cuadrado.

Algunas recetas

- Pasteles: los que combinan carnes, pescados y huevo con verduras son una manera divertida y original para que los más pequeños vayan probando distintos sabores.

Pueden servirse fríos o calientes, y permiten incluir casi cualquier tipo de verdura, además de cereales, legumbres, queso, pescados y carnes. De esta forma se logran platos divertidos y vistosos. Para elegir: torta de calabaza, de espinaca, de zanahoria.

- Pinchos de vegetales: una preparación entretenida y saludable para cocinar y consumir vegetales, en la que los niños y las niñas pueden participar en su preparación.

Hay diferentes tipos como los pinchos de pollo, carne y cerdo, ternera con champiñones, pimentón rojo, tomates cherry, calabacín, berenjena, mazorquitas de maíz, etc.

- Pizzas caseras con vegetales: el contenido de energía y nutrientes de las pizzas varía según sus ingredientes: carne, pescado, queso, vegetales.

Son un plato fácil de preparar y de gran aceptación, que puede incluir diversos ingredientes como queso, jamón o pollo; tomate triturado, además de diversas hortalizas o verduras como ruedas de tomate, cebolla, pimentón, champiñones, berenjena. Así, una porción de pizza resulta muy completa.

Posibilidades: pizza con champiñones, con pimentones y cebolla, con muchos vegetales, entre otros.

- Lasañas y canelones "vegetarianos": son platos jugosos, sabrosos y en general muy aceptados por los niños.

No resulta nada difícil incluir una amplia variedad de verduras y hortalizas partidas en láminas o en trozos pequeños mezclados con la carne picada. De esta manera dan un toque diferente y jugoso a la receta, un sabor original, y su hijo se irá acostumbrando a los nuevos sabores.

Algunas sugerencias: lasaña rellena de pollo y champiñones, lasaña de carne, lasaña de espinacas y carne picada.

- Tortillas con verduras: platos tan comunes como las tortillas pueden ser un recurso fácil para incluir distintas verduras. A su hijo no tienen por qué gustarle todas las verduras, pero si conoce y prueba las variadas opciones que hay de consumirlas, seguro que ampliará su selección de hortalizas preferidas.

Alternativas: torta de espinacas con queso; de calabaza, cebolla y queso; de champiñones; de papa, cebolla, pimentón y jamón.



Salud Integral Colombia fue creado por la Escuela de Medicina Monte Sinaí, Plaza Sésamo y la Fundación Cardioinfantil – Instituto de Cardiología, como una alianza entre organizaciones de la salud y la educación que tienen como objetivo promover en los niños, niñas y sus familias hábitos saludables de una manera divertida.

EN LA ETAPA ESCOLAR: LA IMPORTANCIA DE CIERTOS NUTRIENTES

Entre los 3 y 6 años de edad los niños están creciendo y desarrollando los huesos, dientes, músculos y sangre. Por eso necesitan más alimentos nutritivos, en proporción con su peso, que los adultos.

Entre algunos de los nutrientes requeridos que son fundamentales durante la infancia se encuentran la proteína, las vitaminas A, C y D, el calcio, el fosforo y el hierro. Éste contribuye a la formación de los glóbulos rojos, cuya función es transportar el oxígeno a las células para permitirle al niño estar activo, concentrado y atento a los procesos propios de la infancia. Este componente también es fundamental  para prevenir la anemia.

De acuerdo con la doctora  Sandra Torres, nutricionista de la Universidad Javeriana, los niños necesitan una  alimentación completa, equilibrada, suficiente y adecuada, que cubra todos los requerimientos de macronutrientes (proteínas, grasas, carbohidratos) y micronutrientes (vitaminas y minerales).

Ofrecer una dieta variada y agradable (sabores, colores, olores, texturas, formas), debe ser una de las principales preocupaciones de las mamás.

Entre los 3 y los 6

Indica la especialista que las etapas preescolar y escolar de los niños tienen una particular importancia, pues durante este periodo los pequeños necesitan recibir una alimentación balanceada, equilibrada y atractiva, que logre captar su atención.

“Entre los 3 y 6 años de edad, los incrementos anuales en el peso y la talla son de alrededor de 2 kilos y 6 centímetros, respectivamente –asegura la doctora Torres-. En estas etapas, los niños están creciendo y desarrollando los huesos, dientes, músculos y sangre; por lo tanto necesitan más alimentos nutritivos, en proporción con su peso, que los adultos”.

Una buena opción complementaria son las bebidas que les aporten un buen número de nutrientes (proteína, grasa, carbohidratos, vitaminas y minerales) y que además sean de muy buen sabor.

En esta etapa es importante prestar atención a la rutina de alimentación, pues los pequeños pueden enfrentar el riesgo de desnutrición cuando su apetito disminuye por mucho tiempo, cuando aceptan un número limitado de alimentos o consumen alimentos deficientes en nutrientes.

-------------------------------------------

Doctora Sandra Torres, nutricionista. Información de Lafrancol.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2325 fotos
63972 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese