Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Hola

-A A +A
 

“El polvo de oro es muy valioso, pero si se te mete en los ojos nubla tu visión”. Xitang.

Adoro la cultura colombiana en muchos aspectos. Me siento la más orgullosa de nuestro país, de su gente, su comida, su geografía. Pero hoy debo decir que hay algo que no me gusta, y veo que muchos lo sienten como muy nuestro. Es aquello que podríamos calificar como “homenaje al avivato”.
Es esa tendencia que tienen muchos de ridiculizar o menospreciar a quien cumple las normas y, por el contrario, alabar a aquel que se las salta porque es “todo un duro”, “un verdadero vivo”. Y quien cumple las reglas es un “tonto”.
Hoy quiero dejar sentado que “el homenaje al avivato” no va conmigo. No entiendo la razón por la cual se menosprecia o se ridiculiza a quien hace la fila correctamente, y se alaba al que se mete a la mala o usando artimañas. No comprendo tampoco a la persona que se siente triunfadora cuando se da cuenta de que el cajero le dio más de vueltas y no dice nada. Más bien sale a celebrar. O cuando el taxista devuelve la plata que alguien dejó en su carro y sus compañeros tildan de “bobo”.
Deploro la actitud del que incumple las normas de tránsito y se ufana ante los demás porque logró pasarse el semáforo en rojo o tomar el giro a la izquierda sin hacer fila sin que nadie “lo pillara”. O se enfada con el oficial que lo detiene para multarlo, reclamándole con descaro que “si todos lo hacemos, ¿porque me detiene a mí?”.
Otro ejemplo claro se da comúnmente en los negocios: es el caso de quien llega feliz a celebrar porque le fue súper bien en un negocio, pues logró vender su producto “a un buen precio”. Y para él, un “buen precio” es haber vendido ese producto de 100 pesos en 200… y el “tonto” del comprador no pidió rebaja y aceptó el valor. En lugar de respetar y agradecer a la persona que le ha ayudado en su negocio, lo ridiculiza porque es un “bobo” que no pidió rebaja.
No entiendo el porqué se alegra. Para mí, eso es jugar con la credibilidad y el buen nombre de uno mismo. Está feliz porque siente que fue “vivo” y que la contraparte del negocio se dejó “creer” el precio. ¿Eso es ser correcto?
Debemos parar esa costumbre y más bien celebrar los negocios correctos, la rectitud, que la gente haga fila sin colarse. No estoy de acuerdo con esa complicidad que existe cuando se alaba y se celebra que una persona se salte las normas, y se ridiculice y minimice a quien sí lo hace.
Dejemos de engrandecer al “avivato”. Celebremos el ser justos, el hacer lo correcto. Qué rico sentirnos felices porque a los demás les va bien, no atacarlos sino verlos como ejemplo a seguir. Admiremos al que trabaja honestamente y le va bien. ¿Será mucho pedir?
No olviden escribirme a vienar@periodicosasociados.com
Feliz fin de semana.
¡Chao!

Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64166 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese