Indicadores económicos
2017-07-28

Dólar (TRM)
$3.002,94
Dólar, Venta
$2.850,00
Dólar, Compra
$2.645,00
Café (Libra)
US$1,55
Euro
$3.511,63
UVR, Ayer
$251,59
UVR, Hoy
$251,60
Petróleo
US$49,04

Estado del tiempo
2017-07-28

marea

Marea min.: -10 cms.

Hora: 10:04

Marea max.: 13 cms.

Hora: 17:32

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.7 a 1.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-07-28

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6 -
Taxis
5 - 6
Motos
S/M

Joyería innovadora y con contenido social

Tejiendo pensamiento es la más reciente propuesta de la joyera Elsa Mizrahi, con el legado cultural de la tribu Kamentsá. Un encuentro entre la tradición indígena colombiana y la modernidad.

El encuentro entre la modernidad y la tradición. La creación que va de la moda a lo artístico, con una sólida base cultural y un compromiso social, son los componentes con los que cuenta la última colección de la joyera Elsa Mizrahi, llamada Tejiendo pensamiento.
Durante los siete años que lleva en el mundo de la joyería desde su ciudad natal, Cali, Elsa Mizrahi se ha caracterizado por exaltar los valores y las tradiciones colombianas a través de sus piezas únicas y vanguardistas, realizadas en plata ley, baños de oro y bronce.
“Mis diseños siempre han estado influenciados por manifestaciones artísticas antiguas que me han inspirado y me han hecho retomar algunos aspectos como el mosaico venezolano, el telar egipcio, y la cultura precolombina, entre otras. También he agregado en colecciones anteriores elementos del barroco, del renacimiento y del art decko”.
Pero el concepto de su última colección nació de un encuentro, casi casual, al asistir, el pasado mes de octubre, a una feria donde conoció el trabajo de un grupo de mujeres indígenas. Al interesarse en esos hermosos tejidos, con diseños únicos, empezó a conocer la historia, la cultura y tradición que había detrás de esa labor hecha a mano.
“Fue fácil entablar una relación artística con las mujeres de la tribu, pues me di cuenta que tenían un sentido del arte bien desarrollado, una mano de obra impecable y un buen manejo del color. También todo su significado, como el tejido de las cuencas en chaquiras que hace referencia al agua, que para ellos significa la abundancia; y al sol, que significa el poder y la autonomía.
Además está la rana como símbolo de la fertilidad y la flauta que hace referencia a la armonía. En ese momento nació la idea de trabajar con ellos y de fusionar el trabajo manual, con este sentido mítico, con mis diseños de joyería contemporánea”.

Pura tradición
Esas mujeres pertenecen a los Kamentsá, una de las 86 tribus que sobreviven en Colombia. Se encuentra en el departamento del Putumayo, donde madres, niños y ancianos trabajan con el firme propósito de darles continuidad a sus sabios antepasados, quienes les enseñaron a entender y practicar la vida de su pueblo y sus costumbres.
Al conocer su historia, la joyera caleña, luego de indagar a través de sus trabajos sobre las culturas de otras regiones del país, e incluso de otras latitudes del mundo, vio la posibilidad de crear una colección a través de la cual pudiera desarrollar un trabajo social y, de paso, proponer en el diseño de joyas en el país.
“Lo que más me sorprendió al conocer la historia de la tribu Kamentsá fue su organización, la unidad, su sistema de trabajo comunitario, el encuentro con su tradición oral, la continuidad del idioma, y sus memorias y creencias, las cuales han perdurado por miles de años”.

COLECCIÓN ÚNICA
Así empezó a gestar Tejiendo pensamiento, una colección donde las indígenas de dicha comunidad crean diversos tejidos en chaquira, que Elsa toma y magistralmente logra integrar con sus diseños de joyas en bronce y plata.
“Cuando les propuse que me hicieran sus tejidos a mano en otras dimensiones y formas, fue un reto para ellas, pues estaban acostumbradas a hacer sus propios diseños, los cuales no se salían de su estilo tradicional indígena. Así que debieron cambiar su estructura de trabajo, claro está, sin perder su esencia simbólica; pero como tienen una gran versatilidad artística, se acomodaron fácil a las necesidades de mi propuesta”.
Esos tejidos se crean en telares a mano, una técnica que la diseñadora caleña busca rescatar. Allí, sin salir de su comunidad y de manera magistral, crean diseños que luego llegan al taller de Elsa, donde ella se encarga de realizar el perfecto compás con su estilo en joyería.
“Las costumbres de estas mujeres indígenas se basan en una serie de relaciones socioculturales que atraviesan el pensamiento, sus valores, sus creencias y mitos. Además trabajan en la producción agrícola, artesanal (tejidos a mano en cuencas de chaquira e hilos de fibras naturales), y la medicina tradicional. Todo esto lo complementan con la estructura de la casa, las familias y sus actividades cotidianas”.

DOS CULTURAS
Gracias a este encuentro de dos culturas, las mujeres de Kamentsá han logrado generar recursos para mejorar su calidad de vida, y a la vez, seguir con su legado cultural artístico, transmitiéndolo a sus nuevas generaciones.
“La retribución económica que se les otorgó les dio el empuje para volver a creer en un comercio justo para ellas. Este primer proyecto ha sido el motor para que confíen otra vez en su trabajo, y les ha dado seguridad económica. Con esa confianza hemos avanzado, y en la actualidad estamos desarrollando nuevas técnicas”.
La situación de esta tribu no es fácil. En la actualidad, ellos intentan mantenerse con su cultura en el Putumayo, en plena zona de conflicto, lo cual les ha generado serios problemas sociales y muchas dificultades económicas. Pese a ello, mantienen firmes sus valores, sus cualidades y su pensamiento respetuoso ante los seres humanos, pero en especial con la naturaleza.
“Gracias a mi trabajo de siete años y a la búsqueda constante de nuevas fuentes para alimentar mi inspiración, el encuentro entre la propuesta de las mujeres de la tribu y mi estilo se dio de forma fácil y auténtica”.

Tejidos en cuencas de chaquiras, elaborados a mano, insertados en brazaletes en acero y bronce.

Pectorales reversibles (se pueden usar de ambos lados) en bronce calado, con simbología tejida con cuencas de chaquiras, como el sol y la estrella.

Aretes tejidos y plata, pulseras tejidas con cuero y adornos en plata martillada.

Correas tejidas con hebillas en bronce y otras con hebillas en acero.

Esta colección ya se conoce en Holanda, Inglaterra, Australia, México, Panamá, Estados Unidos y Argentina.

TEMAS

LEA MÁS SOBRE Nueva

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese