Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-05

Dólar (TRM)
$3.049,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.263,54
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$51,79

Estado del tiempo
2016-12-06

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:39

Marea max.: 16 cms.

Hora: 15:52

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 16 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-05

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

3 - 4
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Las heroínas de mostrar

-A A +A
 

Ella vendieron sus joyas por la causa, enfrentaron adversarios en el campo de batalla; fueron enfermeras, mensajeras y espías, y algunas confidentes de nuestros próceres. Exiliadas o ante los pelotones de fusilamiento, dieron fe del carácter de la mujer colombiana.

El tema de las mujeres en la Independencia es algo nuevo en la historiografía de Colombia. “Siempre se ha visto a la Independencia desde los héroes, con su historia militar y política”, asegura la historiadora Magda Catalina Jiménez. Por fortuna, a partir desde los años setenta, y de ahí en adelante, se comenzó a poner el ojo en ellas.
El papel que ellas desempeñaban en 1810 se desarrollaba a nivel local. Y no es tan cierto que tuvieran una participación marginal desde la Colonia. El problema era que disponían de pocas opciones para construirse una identidad distinta, pues sus roles eran muy definidos: esposas, madres, campesinas, sirvientas, esclavas.
A pesar de esto, siempre tuvieron una participación muy alta en el proceso de la Independencia, y más las que pertenecían a la clase alta: ellas comenzaron a colaborar con los círculos literarios, prestando sus casas para que los próceres del movimiento se reunieran a compartir sus ideas de libertad.
Aunque no pertenecían al mundo público, sí intercambiaban ideas con los hombres. Algunas hablaban y entendían francés e inglés perfectamente, y estaban al tanto de las noticias procedentes de Europa. Con respecto a los hechos militares, colaboraban enviando y recibiendo información, una tarea relativamente menos peligrosa, pues a ellas no les hacían pesquisas y ante la sociedad gozaban de más legitimidad. Las mujeres llegaban a donde los hombres no podían estar y por eso eran unas aliadas increíbles.
También acompañaban a los próceres de la patria en las batallas y muchas, como grandes luchadoras, se enfrentaban a los enemigos. Algunas trabajaban también como enfermeras curando a los heridos o asistiendo a los enfermos en el campo de batalla, dando agua y comida a los soldados fatigados o proveyendo los alimentos.
A través de la historia se han conocido los nombres de las más destacadas. Mujeres que arriesgaron su propia vida sólo con un propósito: el de apoyar la labor independentista de los héroes de la patria. Y entre esos nombres, alguna jamás se olvidarán por su inagotable valentía.

MANUELITA SÁENZ
La mujer independentista por excelencia. Comenzó su lucha antes de conocer a Simón Bolívar. Su personalidad era fuerte y tenía una capacidad de liderazgo inigualable. En dos ocasiones salvó la vida del Libertador. Cabeza de varios levantamientos políticos, esto hizo que fuera exiliada de Ecuador y Colombia. Amó a Bolívar hasta el punto de que su vida cambió y se convirtió en su sombra. Santander la condenó al destierro y ella siempre llevó consigo las cartas que contenían las palabras amorosas del Libertador.

GREGORIA POLICARPA SALAVARRIETA
Los hechos ocurridos el 20 de julio de 1810 marcaron su vida. Fue una de las defensoras más aguerridas de la libertad. El precursor Antonio Nariño avivó su deseo de participar en todo lo que tuviera que ver con las labores independentistas.
Comienzan a llamarla ‘La Pola’ y se convierte en mensajera en Santafé. Luego de un consejo de guerra, ordenado por Sámano, se entera de la sentencia en la que fue condenada a ser fusilada por traidora. Los relatos de la historia cuentan que nunca tuvo miedo y que se enfrentaba con valentía a sus enemigos. A los 21 años de edad muere y pasa a la historia como un ejemplo de lucha
MANUELA BELTRÁN

Nacida en Charalá, Santander, pasó a la historia como la heroína que hizo pedazos el edicto del Ayuntamiento de El Socorro, por el cual se fijaban los impuestos. Se dice que este evento fue la chispa que hizo estallar la Revolución Comunera. No era de la alta sociedad y apenas sabía leer, pero eso fue suficiente para hacerle entender que el régimen del gobierno español no era justo con el pueblo.
Muchos aseguran que ella fue la primera heroína de la lucha emancipadora y que más tarde muchas mujeres la tomaron como ejemplo y modelo para continuar con la guerra independentista.

MERCEDES ÁBREGO DE REYES
Su admiración por Simón Bolívar le costó la vida. Era una mujer laboriosa, especialmente con la costura. Encantada con la campaña libertadora, le obsequió a Bolívar una casaca bordada en oro y lentejuelas para que él se viera todavía más imponente ante sus adversarios. Además trabajaba como espía, llevando mensajes a los soldados en combate. Fue acusada de conspiradora y fusilada delante de sus hijos, quienes presenciaron su muerte el 13 de octubre de 1813.
ANTONIA SANTOS
Tuvo un papel importante en la guerra de Independencia. De sus padres recibió una educación esmerada con conocimientos de escritura, religión católica y literatura. Creció en la provincia del Socorro y su familia fue su mayor aliciente para vincularse a los hechos de la Independencia. En 1819 murió ante un pelotón de fusilamiento, acusada de ayudar a los patriotas.
PETRONILA GERMÁN RIBÓN
Miembro de una de las familias más adineradas de Mompox, tomó las riendas del negocio de su familia como comerciante cuando enviudó. Creía en la revolución independista y aportaba sus joyas para que los soldados compraran las balas de los cañones. Afirman que en muchas ocasiones prestó su casa para las tropas libertadoras y le brindó hospedaje al libertador Simón Bolívar.

ASESORÍA: Magda Catalina Jiménez, historiadora de la Universidad Javeriana de Bogotá. Docente de la Escuela de Política. Universidad Sergio Arboleda. Tel: (1)3257500, Bogotá.

Publicidad
Publicidad
2327 fotos
63990 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese