Indicadores económicos
2018-07-23

Dólar (TRM)
$2.883,81
Dólar, Venta
$2.820,00
Dólar, Compra
$2.710,00
Café (Libra)
US$1,31
Euro
$3.341,75
UVR, Ayer
$259,47
UVR, Hoy
$259,47
Petróleo
US$73,07

Estado del tiempo
2018-07-23

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 04:26

Marea max.: 21 cms.

Hora: 21:10

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.1 a 1.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2018-07-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

5 - 6
Taxis
3 - 4
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Michelle Rouillard, la voz de la polémica

Ya estamos acostumbrados en este mundo donde vivimos a que genere más polémica que una reina se corte el pelo, a que algunos funcionarios públicos roben a diario. Sumado a eso, Colombia es un país donde se le hace reinado hasta a un hueco y son muchos quienes se creen con derecho a opinar sobre las candidatas como si se trataran de un bien común.

Casi cuatro años después, a Michelle más de uno la recuerda por eso, por haber abandonado su melena justamente para representar a Colombia en Miss Universo.  Y también por ciertas declaraciones que hizo sobre el Concurso Nacional de Belleza (las cuales, pensaba plasmar en un libro). Pues esos dos hechos le dieron tal despliegue mediático, que pronto un sector del gremio empezó a generar una seguidilla de rumores.

Pero eso ya es historia vieja en la vida de esta belleza de 26 años. Después de un pequeño papel en la novela de Caracol La teacher de inglés, presentó casting para remplazar a María José Martínez en Tu voz estéreo, y desde entonces la vemos interpretar a Sara, una periodista apasionada.

Y aunque las ganas colectivas de opinar sobre su pelo, ropa o forma de hablar se quedaron guardadas con la corona, seguir en la vida pública le ha sumado a la lista de chismes, varios de grueso calibre. “Cuando estás en el medio de la televisión, los rumores hacen parte del trabajo. Pero la verdad, aprendí en el reinado a cubrirme de teflón y realmente no me afectan. No son cosas en las que me pongo a pensar. Por ejemplo, ya han dicho como tres veces que estoy embarazada. O que soy racista… y yo de eso no tengo un pelo. Después de la portada que hice con Julieth Herrera, comenzaron a decir que era lesbiana (risas)”.

Eso sí, el comentario más común es que es soberbia y creída. Una acusación que se hace normalmente a aquellos que no tienen un carácter dicharachero. “Es algo muy común que la gente lo diga. Pero no se les pasa por la cabeza pensar que tal vez soy tímida. La gente que me conoce o con la que trabajo sabe que eso no es cierto”.

El encuentro con Sara

Después de un año de trabajo en TV se siente muy contenta con los resultados. Aunque comenzar es duro, con el tiempo se ha podido sintonizar con el equipo y el reto que implica grabar dos o tres capítulos en un día.

“Me siento afortunada por tener este trabajo. Muchos actores darían lo que fuera por tener uno así; es estable y arrastra muchísima audiencia. He formado un equipo chévere, la gente ha aprendido a conocerme y hoy en día nos llevamos muy bien. Además me ha servido muchísimo en cuanto a experiencia y me ha dado un ritmo de trabajo que no tenía antes. Sara ha salido de indigente, se ha infiltrado en un bar, se mete en muchas historias y eso la convierte en una oportunidad para vivir, como actriz, diferentes personajes en una sola producción”.

Aunque Michelle no conoce el detonante para que después de tanto casting la hayan elegido, lo único que la ocupa es ir todos los días a su trabajo, con muchas ganas de hacerlo cada vez mejor. Sobre todo ahora que estrenará compañero, pues Alejandro Estrada decidió despedirse del programa en diciembre.

Al principio fue difícil para ella remplazar a María José, sobre todo porque había dejado un rating muy alto y en la historia nunca se despidió. Y de repente un día apareció Sara, lo cual causó cierto shock entre los televidentes más asiduos.  Aun así, la sintonía se mantiene intacta y ella sabe que este programa es una buena oportunidad para seguir creciendo. Por eso, antes de irse a estudiar actuación a Nueva York, planea darle vida a Sara un año más.

¿Y el libro del reinado?

“La actuación es un camino largo que apenas está comenzando para mí. Amo estudiarla y quiero seguir aprendiendo. Planeo hacerlo en Colombia mientras que esté en el programa, calculo que un añito más –obviamente si ellos quieren-, y luego espero irme del país. Aunque la vida se encarga de voltear los planes, quisiera también estudiar inglés en una buena academia. Y por otro lado, como sé que a veces hay trabajo y a veces no, me gustaría tener un negocio, algo extra que me permita irme a estudiar y tener estabilidad”.

Sin  embargo, como es consciente que debe “hacerse mañas” para poder combinar la actuación con el modelaje, está pensando en qué invertir sus ideas, aunque todo podría cambiar de un momento a otro. A la larga,  ya había anunciado un libro sobre sus anécdotas como reina, cuando la vida le puso en el camino la actuación.

“De repente, mi vida dio un giro y comencé con esto, pero a mí me gusta mucho escribir y es un tema muy interesante. Tengo varias cosas escritas, solo son recuerdos y anécdotas. De todas maneras, nunca dije nada de manera ofensiva o con un sentimiento de venganza. Lo que pasa es que la gente de los medios tiende a ser un poco amarillista, pero realmente nada se dijo con malas intenciones”.

De hecho está bastante agradecida, pues es consciente de que aunque la actuación le gusta desde pequeña, no la había considerado como su trabajo. Y a través del concurso llegó la persona que le hablaría de ingresar al medio. “Además, la vida me hizo crecer en muchos aspectos. Me hizo darme cuenta del tipo de persona que soy y cómo reacciono ante tanta presión, porque el reinado ejerce mucha tensión y fue meterme en una camisa que ni me di cuenta a qué horas”.

Para su familia no es raro que ande dedicada al arte, pues a pesar de crecer en una ciudad conservadora como Popayán, en su casa le enseñaron a ser libre.  Su padre, un fotógrafo francés que se dedicó a  viajar, le enseñó la pasión por el medio, y su madre  ha sido una de las primeras propulsoras de sus sueños.

“Popayán es muy religiosa y conservadora, pero en mi casa la historia fue otra. Mi mamá nunca perteneció a la crema y nata, ni viene de los apellidos tradicionales. Y mi papá es un francés fotógrafo, artista, viajante. Ellos todavía viven allá y siempre han sido muy libres. Nunca se opusieron a que yo fuera reina, actriz ni modelo. Todo lo contrario, siempre me impulsaron y apoyaron”.

Aunque intenta viajar lo más seguido que puede a su tierra natal, su vida ahora transcurre en Bogotá, al lado de su novio, el joyero y mánager Ronnie Zar, un iraní que le lleva varios añitos de ventaja. “Tenemos una bonita relación. Por el momento vivimos juntos y estamos tranquilos así. ¿Lo mejor de salir con un hombre mayor? No sé, no me imaginaría saliendo con un muchacho de 26 años. ¡No, no, no, no! Uno, de mujer, necesita a alguien más grande”.

LEA MÁS SOBRE Nueva



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese