Indicadores económicos
2017-04-23

Dólar (TRM)
$2.868,89
Dólar, Venta
$2.835,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,52
Euro
$3.069,13
UVR, Ayer
$248,80
UVR, Hoy
$248,84
Petróleo
US$49,62

Pico y placa
2017-04-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Piel de bebé

El sol, el calor, el sudor y la pañalitis son los enemigos más comunes de la piel del bebé. Recuerde que ésta es mucho más frágil y permeable que la de un adulto. Cómo cuidarla.

La piel de los bebés se caracteriza por su delicadeza, pues es cinco veces más delgada, y además más permeable, que la de un niño o un adulto.
Esto significa que cualquier sustancia o elemento externo logra penetrarla con mayor facilidad, haciéndola un medio de cultivo para irritaciones e infecciones.
En algunos casos, la piel del recién nacido suelta una especie de “escamas”, especialmente en la cabeza (llamada costra láctea), manos y pies. Esta no es una condición por la cual deba preocuparse. Una crema rica en ingredientes humectantes o un aceite para niños, aplicados preferiblemente en la noche, solucionará el problema muy pronto.
“Por el contrario –aconseja el doctor Julio Bejarano-, es necesaria una pronta consulta si la piel del bebé muestra ronchas, brotes, grietas, ampollas, heridas y picazón”.

¡A CAMBIARLO!
El cambio del pañal debe ser tomado como el momento para poner en práctica una buena rutina de higiene del bebé.
Sobra decir que debe cambiarlo frecuentemente (aunque el pañal no esté muy mojado), para evitar la pañalitis (originada por el contacto permanente de la piel con la orina y la materia fecal, sustancias que tienen un Ph alto) e incluso las infecciones por hongos, las cuales también son causadas por la orina o las heces.
Después de quitarle el pañal usado, limpie muy bien la zona con motas de algodón humedecidas en agua o toallitas húmedas), sin olvidar los pliegues en el área genital. Luego seque, asegurándose de que no queda humedad, para así evitar irritaciones o infecciones.
Si nota la piel enrojecida o con salpullido, deje la colita del bebé al aire el mayor tiempo posible y luego aplique una capa delgada de una crema específica (con óxido de zinc) para tratar la pañalitis. No utilice talcos. Ponga el pañal limpio

Es necesario consultar con el pediatra si la irritación o el enrojecimiento siguen igual o empeoran.

COMBATA LA DERMATITIS DEL PAÑAL
De acuerdo con las estadísticas, la pañalitis o dermatitis del pañal, junto con los cólicos y la fiebre, son las situaciones que generan mayor estrés en los padres primerizos.
Esta condición, la cual se hace más frecuente cuando a la dieta del bebé se le suman alimentos sólidos, comienza con enrojecimiento en la piel. Si usted no hace una buena limpieza ni aplica en el área afectada cremas específicas, la dermatitis empeorará hasta producir pequeñas grietas heridas, y calor en la zona.
Tan pronto note el enrojecimiento, lave el área afectada con abundante agua tibia (mejor si puede hacerlo utilizando una duchita de mano, para que el agua corra). Si no, use motas de algodón humedecidas. Luego séquelo con una toalla muy suave, sin friccionar, y por último aplique la crema para tratar la pañalitis.

EN LA ROPA…
Prefiera materiales naturales como el algodón, el cual le permite ‘respirar’ a la piel, reduciendo además la concentración de calor y de sudor. Estos beneficios no los dan las telas sintéticas.
Nunca lave la ropa del bebé junto con la de los demás miembros de la casa. Hágalo aparte y usando detergentes neutros y muy suaves.

OJO CON EL SOL
Al ser la piel del bebé más delgada, necesita mayores cuidados cuando se trata de ponerla en contacto con el sol. Este es uno de sus principales enemigos, pues el organismo del bebé fabrica melanina lentamente, haciéndola más sensible a los rayos ultravioleta.
El consenso general es que no se aconseja exponer al bebé directamente al sol antes de los seis meses de nacido y tampoco aplicarle bloqueadores, pues como la piel es sumamente permeable, cualquiera de los ingredientes de estos productos puede causar irritación.
Pasado este tiempo, usted debe extremar la protección, disminuyendo los tiempos de exposición, evitando los rayos solares desde las 10 de la mañana hasta las 5 de la tarde, utilizando gorritas y parasoles, y aplicándole bloqueadores para bebés con índice de protección mayor a 25. Sin embargo, es mejor consultar con el pediatra sobre marcas recomendadas.
Recuerde que la piel delicada del bebé puede sufrir graves quemaduras en sólo unos minutos, pues su sistema de protección aún está inmaduro.
Por otro lado, si vive o va a viajar con el bebé a sitios donde pululan los insectos, debe preguntarle al pediatra sobre el uso de repelente para insectos, ya que estos productos deben ser utilizados en los pequeños con mucha precaución.

TEMPERATURA
Durante los dos primeros años de vida, el organismo de los niños no es capaz de controlar totalmente la temperatura.
Y es, precisamente, a la hora de abrigar o desabrigar al bebé, que la mayoría de mamás y papás no utilizan el sentido común, sino que se dejan llevar por lo que ellos están sintiendo. Si tienen frío, cubren al bebé al extremo, aunque la temperatura en el ambiente diga lo contrario.
Arroparlo demasiado o hacer lo contrario, no sólo puede afectar la salud del organismo del pequeño, sino la de su piel. Por ejemplo, un exceso de ropa en un ambiente caluroso hace que la sudoración aumente y con ello las posibilidades de irritaciones en la piel.
También debe evitar el abuso de los sistemas de ventilación, pues éstos tienden a resecar la piel. Y cuando lo bañe, procure que la habitación esté a una temperatura promedio de 23 a 24ºC.

LA HORA DEL BAÑO
Aunque el baño es clave en el cuidado de la piel del bebé, no es necesario bañarlo durante los cuatro o cinco primeros días de nacido. Pasar algodones humedecidos en agua tibia (cambiándolos cada vez que llega a una nueva zona) por sus orejas, manos, pies y pliegues es suficiente. Pero también puede darle un baño muy corto, que no pase de cinco minutos, utilizando sólo agua tibia.
Una semana después, el baño completo sí debe ser parte de la rutina diaria (incluso no debe aplazarlo aunque el bebé tenga fiebre). Ya puede usar jabón neutro (es mejor que lo diluya en agua o utilice jabón líquido) y champú especiales para bebés. Quítelos con abundante agua tibia y seque al bebé con una toalla muy esponjosa, con pequeños golpecitos y nunca frotándolo (podría causar irritaciones).
Por último, aproveche para darle unos masajes muy suaves con una crema o loción humectante.

LOS PRODUCTOS
Los fabricantes de productos de higiene y cuidado de la piel para el bebé están en la onda de lo natural y utilizan ingredientes que potencian las virtudes de los regalos de la naturaleza. Además, no contienen perfumes, colorantes, alcohol o sustancias conservantes.
Por ejemplo, toallitas húmedas, champús, jabones, aceites, espumas y cremas con aloe vera, leche, extracto de algodón, avena, manzanilla e incluso enriquecidas con vitaminas.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese