Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Salir de casa: mucho más que decir adiós

-A A +A
 

Salir del “hotel mamá”, como llamamos popularmente a nuestro hogar, puede no resultar tan fácil como lo esperábamos. Padres e hijos deben aprender a manejar la nueva situación.

Aunque para muchos salir de casa y construir un nuevo hogar sería un asunto sencillo y hasta una ocasión digna de festejar, para otros se convierte en una pesadilla. Los hijos suelen extrañar la comida de sus madres e, incluso, la cantaleta; por su parte, los padres que quedan solos comienzan a sufrir lo que se conoce como el “síndrome del nido vacío”. ¿Cómo afrontar las dos caras de esta moneda?

“MAMITIS” EN LA ADULTEZ
Quién se iba a imaginar que al salir de casa extrañaría tanto la comida de mamá, sus consentimientos y hasta la manera como doblaba la ropa. Seguramente nadie lo esperaba, pero aunque no se habla mucho de la ‘mamitis’ cuando se llega a la adultez, este fenómeno es más común de lo que se cree.
“Es una conducta totalmente natural. No tiene nada que ver con patologías o problemas sicológicos. Se trata más de un sentimiento de nostalgia”, explica la sicóloga María Isabel Ángel, quien agrega que esta actitud se relaciona con la manera como está formado el núcleo familiar y sus relaciones interpersonales. “Entre más fuertes y consentidoras sean, más probabilidades existen de que se produzca este tipo de nostalgia”, explica.
Y si por algún momento ha pensado que la ‘mamitis’ es cosa de niños y de mujeres, está equivocado. Ni unos ni otros se salvan de esos ataques repentinos de querer ver a la mamá o estar al lado del padre. “Se conocen muchos más casos de mujeres que extrañan estar en su hogar. Sin embargo, los estudios demuestran que los hombres también lo sufren, pero suelen no divulgarlo, como sí lo hacen las mujeres”.
Pero, ¿qué podemos hacer para afrontarlo? Según lo asegura nuestra experta, lo primero que se recomienda es exteriorizarlo y más aún si se está conviviendo en pareja. “Es importante decirlo y hacerle entender a la pareja la necesidad de estar en el seno materno. La idea es desahogarse y tratar de encontrar apoyo en esa persona”.
De la misma manera, la especialista aconseja aprovecharse de actividades como cocinar para cubrir, en cierta medida, esa nostalgia. “Preparar una comida rica o visitar lugares que frecuentaban con la familia, entre otros planes, puede ser de mucha ayuda, pues no sólo se llena ese vacío, sino que se comienzan a rescatar las cosas positivas de esas experiencias”.

Y AHORA, ¿QUÉ HACEMOS SIN LOS “NIÑOS”?
La crianza no es una etapa fácil e incluso muchos padres bromean con la idea de que los hijos se vayan de casa apenas la labor esté cumplida. Sin embargo, las bromas no son tantas cuando llega ese momento y, por el contrario, la tristeza y hasta la depresión llegan a casa.
“Los padres se dan cuenta de que ya no son tan necesarios como antes, lo cual genera sentimientos de inutilidad. Además, en algunos casos la crianza de los hijos llega a absorber tanto la vida en pareja, que cuando ellos se van, pareciera que los padres no tuvieran más cosas en común”, afirma la doctora Ángel.
Pero aunque es un sentimiento sinónimo de tristeza y desolación, también se debe entender que es una etapa completamente normal. “Puede ser similar a un duelo y quizás es difícil saber cuánto pueden durar sus efectos”, recalca la experta, asegurando que lo más prudente es buscar ayuda profesional para salir de este proceso de la manera más sana. “No podemos quedarnos apegados a nuestros hijos y esta oportunidad debe ser aprovechada para construir los proyectos personales que habíamos dejado de lado”.

ALGUNAS RECOMENDACIONES

- Si usted y su pareja sienten que ya no tienen nada en común, pueden aprovechar este momento y redescubrirse como pareja. Cenas deliciosas, las salidas que tanto aplazaron o unas placenteras horas de conversación, no les caerán nada mal.
- Retome las actividades que había dejado de lado mientras criaba a sus hijos. Empiece por practicar un deporte o participe de grupos de interés común o en alguna actividad que le mantenga distraído(a).
- Si cree que necesita ayuda, no dude en pedirla. Su pareja, familiares, amigos o profesionales son una excelente opción. Adopte una actitud tranquila. No es fácil redefinir los objetivos de vida cuando se atraviesa por la madurez y siempre es bueno tener a alguien que nos sepa escuchar y a la vez que pueda darnos un consejo.

Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64140 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese