Indicadores económicos
2017-04-25

Dólar (TRM)
$2.871,98
Dólar, Venta
$2.835,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,49
Euro
$3.115,52
UVR, Ayer
$248,84
UVR, Hoy
$248,95
Petróleo
US$49,23

Estado del tiempo
2017-04-22

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 14:09

Marea max.: 11 cms.

Hora: 07:24

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-04-25

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Sudor excesivo: Impacto en la calidad de vida

Interfiere con las actividades diarias, limita el desempeño laboral, disminuye la autoestima e incluso es causa de episodios depresivos, especialmente en la adolescencia y juventud. El impacto en la calidad de vida es incuestionable.

Comúnmente se le conoce como sudoración excesiva; el nombre que le dan los especialistas, hiperhidrosis. Independientemente del término utilizado, hay un hecho incontrovertible: esta condición es subestimada… por quienes no la padecen. Porque las personas que sufren esa enfermedad, caracterizada por niveles de sudoración más allá de “lo normal”, saben de su carácter vergonzante, no importa si su origen es infeccioso, endocrino o neurológico, o causado por el estrés o la ansiedad.

Sudar es parte de un mecanismo natural que permite regular la temperatura de nuestro cuerpo a través del funcionamiento de las glándulas sudoríparas. Pero en algunos individuos esas glándulas trabajan hiperactivas, lo cual genera exceso de sudor. La forma más común es la llamada hiperhidrosis primaria, que se focaliza en determinadas partes del cuerpo: las axilas, las palmas de las manos, las plantas de los pies y la cara. Por ejemplo, cuando este problema afecta las axilas, la persona tiene que cambiarse de ropa varias veces al día e incluso no puede vestirse con prendas de colores claros o elaboradas en determinados materiales.

De acuerdo con la Sociedad Internacional de Hiperhidrosis, 176 millones de personas en el mundo sufren este trastorno. Sin embargo, las cifras pueden ser más altas, pues es usual no consultar al médico, pues se considera “normal” y que por lo tanto no requiere tratamiento.

“Esta condición afecta a todos los niveles, sin importar clase social, tipo de actividad o género. Normalmente los signos se presentan a partir de la adolescencia, pero en algunos casos aparecen en la juventud, explican los expertos de la Sociedad. Y es en la adolescencia cuando los efectos negativos de la sudoración excesiva causan mayores estragos en la autoestima, originando, en muchos casos, depresión, tristeza y aislamiento.

EL AISLAMIENTO SOCIAL

Los dermatólogos siempre han dicho que aunque las enfermedades de la piel casi nunca matan, sí logran arruinar la vida del paciente, debido a sus profundas connotaciones sicológicas. Exactamente esto se puede aplicar  a la hiperhidrosis, que indiscutiblemente afecta la calidad de vida de quien la padece. Lo peor es que como sus consecuencias se relacionan con la estética, y por ello “no son serias” (en la opinión de la mayoría), se suele subestimar y pasar por alto.

En la realidad su impacto es tan negativo, que los pacientes pueden sufrir graves episodios de depresión, aislamiento social (por ejemplo, aquellos con sudoración excesiva en las palmas de las manos relacionan el hecho de saludar a otra persona con un verdadero sacrificio) e incluso limitaciones laborales (en entrevistas de trabajo o por el impedimento de de realizar determinados tipos de trabajo -no pueden manipular documentos importantes-).

Los pacientes con hiperhidrosis terminan aislándose y evadiendo el contacto social. Sufren de ansiedad –cada saludo, conversación, reunión o exposición ante un grupo es una fuente de estrés y nervios-, vergüenza, baja autoestima y falta de confianza en sí mismos. Entendible, por supuesto, si se tiene en cuenta que la mayoría de las personas relaciona esta condición con descuido y falta de higiene.

En los análisis de la Sociedad Internacional de Hiperhidrosis, se lee que “el problema es la desinformación, y que la sociedad no ve el sudor excesivo como una enfermedad sino que lo asocia a la inseguridad y a la vergüenza, a la falta de higiene, y hace que quienes lo padecen entren en un círculo vicioso, de modo que el problema psicológico aumenta. No podemos realizar determinadas actividades, no podemos llevar una vida social con completa normalidad y esto hace que nuestro mundo psicológico se vea dañado”.

LAS SOLUCIONES

Por fortuna, hoy los pacientes tienen a su disposición varias alternativas para tratar esta condición. Van desde los antitranspirantes, pasando por productos específicos de venta libre que combaten la sudoración en manos, axilas y pies, hasta las inyecciones con toxina botulínica (aplicadas por un médico especialista) y cirugía.

Los casos más graves exigen un diagnóstico y seguimiento médico, pues sólo un especialista puede indicar el  tratamiento más adecuado.

Información: www.internationalhyperhidrosissociety.com

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese