Indicadores económicos
2017-08-21

Dólar (TRM)
$2.994,39
Dólar, Venta
$2.898,00
Dólar, Compra
$2.740,00
Café (Libra)
US$1,50
Euro
$3.515,41
UVR, Ayer
$251,75
UVR, Hoy
$251,74
Petróleo
US$48,51

Estado del tiempo
2017-08-21

marea

Marea min.: -9 cms.

Hora: 05:43

Marea max.: 23 cms.

Hora: 23:11

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 10 a 24 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.7 a 1.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2017-08-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - -
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Esperanza, el campamento que se volvió ciudad a la espera del rescate minero

En medio del árido desierto de Atacama, donde el sol cae severo de día y la neblina gélida se apodera de la noche, creció el Campamento Esperanza, que se inició con sillas para que los familiares esperaran noticias de sus mineros atrapados, y que hoy cuenta con sala de clases, comisaría y sala de prensa.

Esta metamorfosis empezó con una simple llamada telefónica el 5 de agosto pasado.
“Cuando nos avisaron del accidente ya era de noche. Llegamos e informamos el hecho a nuestra jefatura. Nuestros canales de comunicación fueron captados por las radioemisoras locales, que dieron la noticia, y empezaron a llegar los familiares y amigos desde los alrededores”, recuerda el mayor policial Rodrigo Berger Sandoval, de la cercana ciudad de Copiapó.

Cuando las autoridades llegaron a la mina todo estaba oscuro y la pampa sólo se iluminaba de vez en vez con las luces de los autos que iban llegando para ver el tema de los 36 mineros atrapados, que luego se comprobaría eran 33.

La municipalidad de Copiapó, ubicada a 40 km de la mina, instaló una gran carpa en el lugar para brindar apoyo a los familiares que iban llegando. Hoy es el comedor donde diariamente desayunan, almuerzan y cenan más de 1.000 personas, entre familiares, socorristas y periodistas.

También envió sillas, luego frazadas y un poco de leña para abrigarse en los primeros días de espera. Berger recuerda que las familias pensaban tener afuera a sus mineros en 48 horas.
Para los familiares, su posición firme fue un factor importante en el rescate realizado por el Gobierno. “Llegó un momento en que pensamos que si no nos parábamos como familia, el abandono podría ocurrir. Si no nos hubiéramos quedado aquí tal vez otro sería el resultado”, dice María Segovia.

María es hermana del minero Darío Segovia, y ha sido proclamada por las familias como la alcaldesa del campamento.

El nombre de 'Esperanza' se lo pusieron tanto los Segovia como los Yáñez. “Una semana después del accidente, cuando empezó a llegar la maquinaria para buscarlos, lo bautizamos Esperanza”, cuenta a la AFP Cristina Núñez, esposa de Claudio Yáñez.

La epopeya provocó también que la hija de uno de los mineros, nacida durante la espera, fuera llamada Esperanza.
En esos primeros días un perrito blanco que apareció entre las carpas fue acogido por la familia del minero Mario Gómez y bautizado como 'Mina'.

Tras el accidente, los municipios de los alrededores trajeron alimentos, colocaron cocinas y generadores eléctricos, mientras el Gobierno instaló dos módulos de prensa con una señal de internet que abastecía a todo el campamento.

En tanto las compañías de telefonía móvil llegaron con antenas hasta la zona: todas las llamadas de celulares son gratuitas en los alrededores de la mina.
Con el tiempo el gobierno dispuso carpas exclusivas para que duerman los familiares. Durante el día, las familias se juntan en las tiendas de campaña que rodean el acceso a la mina.

En esta árida zona, ubicada a 800 km al norte de Santiago, en pleno desierto de Atacama, de día el sol cae con toda su furia y bordea los 30 grados, mientras que en la noche, el frío se apodera del lugar.

La neblina, conocida como camanchaca, que cae de noche y se despeja durante las primeras horas de la mañana, no permite ver a un metro de distancia. En el camino desde Copiapó hacia la mina se han producido varios accidentes.
En tanto las decenas de periodistas que han llegado de todo el mundo, instalaron sus propios campamentos y generadores eléctricos. Ante la falta de espacio, maquinaria pesada aplanó terreno para el estacionamiento de vehículos y casas rodantes. Parece que estuviera a punto de iniciarse un festival de Woodstock.

“El mundo se ha unido aquí. Cuando llegamos nos conocíamos poco, pero ahora somos una gran familia”, dice Alonso Contreras, primo del minero Carlos Barrios.
Según las autoridades municipales, el Campamento Esperanza produce 6 toneladas de basura al día. Además, hay baños portátiles a cada paso, muchos de ellos privados y con candado.

Hace unas semanas, y debido a la cantidad de niños que acompañan a sus familias en la espera del rescate, el ministerio de Educación abrió una sala de clase que alberga a ocho niños; En tanto la policía instaló una comisaría móvil por la que aun no ha pasado ningún detenido.

Además Rolly, el payaso, cumplió 28 días entregando globos a los niños, haciéndolos jugar y levantando el ánimo de todos, en este pequeño pueblo que desde el inicio le ha hecho honor a su nombre.

TEMAS

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese