Indicadores económicos
2018-07-18

Dólar (TRM)
$2.876,93
Dólar, Venta
$2.820,00
Dólar, Compra
$2.710,00
Café (Libra)
US$1,32
Euro
$3.340,40
UVR, Ayer
$259,43
UVR, Hoy
$259,45
Petróleo
US$72,90

Estado del tiempo
2018-07-19

marea

Marea min.: -4 cms.

Hora: 00:06

Marea max.: 19 cms.

Hora: 18:32

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 10 a 24 kms/h

Temp. superficial del mar: 29 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.8 a 2.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2018-07-18

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

9 - 0
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Guns N' Roses emocionó a Medellín

La historia empezó 36 horas antes, cuando los Guns N’ Roses llegaron a Rionegro. Luego, ocho horas antes del concierto, un tuit: “Acabamos de esconder púas de #GnFnR en Plaza Botero. Buena suerte...”: 1.866 likes y 569 retweets.

Aunque muchos seguidores no pudieron ir a buscarlas porque estaban haciendo fila desde el martes en el Estadio Atanasio Girardot. No solo era la primera vez que los Guns N’ Roses venían a Medellín, también se habían demorado en volver al país: hace seis años había estado Axl en Tocancipá, y hace 24 años, el grupo completo en Bogotá.

Las emociones estaban al máximo, y hasta el clima les ayudó y no hubo November rain esta vez, aunque sí era parte del setlist: “But lovers always come and lovers always go” (pero los amantes siempre vienen y los amantes siempre van). Sí hubo, en cambio, un atardecer rojo, que acompañó a los asistentes en la espera.

El concierto empezó puntual. A las 7:45 de la noche Marky Ramone hizo sonar la guitarra. Aún entraba gente a general, con el corazón full: faltaban menos de dos horas para que los Guns se pararan en el escenario, que a veces era azul. Fue preparando el ambiente con las clásicas de Los Ramones, y se escuchó en coro: “Sheena is a punk rocker/ Sheena is a punk rocker now”. Terminaron 8:20.

Los Guns N’ Roses aparecieron a las 9:04. Sonó It’s to easy, y entonces se escucharon las voces de los asistentes, rockeras, felices, eclécticas. Era verdad. Axl y Slash estaban allá en el escenario, como dos punticos con guitarras. El título de la gira, Not in this lifetime, no fue preciso esta vez: Sí fue en esta vida que Medellín los escuchó.



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese