Habla la bisabuela de Paulina Vega que reside en Cartagena

27 de enero de 2015 09:29 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La señora Trinidad Castillo Rincón, a sus 105 años, es la orgullosa bisabuela de Paulina Vega, la mujer más bella del planeta tras coronarse el domingo como la nueva Miss Universo.

Sentada en la terraza de su casa en el Barrio España, Trinidad recibe las felicitaciones de los pocos vecinos que conocen su secreto, sin embargo, los años no le permiten dimensionar la importancia del título que logró su bisnieta y, para ella, Paulina sigue siendo la pequeña niña que cargó cuando bebé, y a duras penas reconoce su imagen en las portadas de los diarios y las notas de televisión.

“Uno le muestra las fotos de Paulina y sonríe. Normalmente pregunta cuál de todas sus nietas es la que sale en la foto, pero uno le explica, sonríe y dice que está bonita”, señala Sara Torres, nuera de la señora Trinidad.

Pegados al televisor

Al igual que durante el Concurso Nacional de Belleza, los familiares de esta hermosa barranquillera estuvieron pegados al televisor con la esperanza de traer por segunda vez en la historia la corona de Miss Universo.

“Ella se preparó por mucho tiempo para este título. Las jornadas en el gimnasio eran muy largas al igual que su trabajo académico, tenía que responder por sus labores como Señorita Colombia, pero a pesar de todo esto, siempre tenía tiempo para su familia. Es una mujer muy sencilla, y tengo que confesar que me alcancé a preocupar cuando la dejaron de última en el llamado de las 5 finalistas. Afortunadamente todo salió bien y Colombia tiene a la mujer más bonita del mundo”, dijo Pompilio Llamas, histórico deportista cartagenero, y tío del padre de la nueva Miss Universo.

Ella siempre ha sido una niña muy sencilla, se merece todo lo que le está pasando en este momento”, señaló Sara Torres, también familiar de la reina.

Un barrio de fiesta

Aunque la celebración por el triunfo de Paulina se vivió en todo el país, el Barrio España encabezó el festejo cartagenero al tener entre sus habitantes a la familia de la nueva Miss Universo.

En esta ocasión, las sirenas no sonaron para alertar sobre un robo, un accidente o un incendio; sonaron para alegrar la noche y acompañar los pitos de las caravanas.

Estuvimos muy pendientes al concurso. No nos despegamos del televisor. Estamos orgullosos”, agregó Yuli Llamas, familiar.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Reinados

DE INTERÉS