Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Fracasa guerra contra drogas

La ONU reporta que entre 2007 y 2008 cayó la producción colombiana de drogas en 28 por ciento (18 por ciento por reducción del área sembrada y el resto por caída en la productividad).

Es alentador, aunque la producción se multiplicó por diez en el Catatumbo y continua estable en Nariño. El buen resultado en Colombia es atribuible parcialmente a la erradicación manual y a una caída de la demanda mundial.
Lo ideal sería que cayera año tras año la producción en las mismas proporciones de 2008, y si el problema cruza la frontera, mejor aún (el descenso en Colombia coincide con aumentos en la oferta de Bolivia y Perú). Uribe dijo que desmontó el paramilitarismo y debilitó a la guerrilla, pero que mientras continúe el narcotráfico “existe peligro”. Éste financia a la guerrilla y a los paramilitares y si estos desaparecieran fomentaría otras formas de violencia y otros ejércitos ilegales, o pandillas armadas. El comercio de drogas se nutre de la debilidad del Estado, violencia y anarquía, y se apoya en los grupos armados que sustenta.
Si Colombia pudiera exportar el problema de la coca y si las mafias se fueran para el Sur donde son menos implacables porque no actúan como locales ni están aliadas con las élites regionales, podríamos ignorar que la guerra contra las drogas, como está concebida hasta ahora, fracasó en el mundo. Bastaría con seguir aplicando presión interna, limpiar la política para aislarla de la influencia de las mafias (en la última legislatura metieron micos por doquier y obtuvieron hasta comisiones para los testaferros), y someter a los caciques regionales para que no se apoyen en grupos armados ilegales. Pero porque la producción cede en Colombia y brota en países vecinos, el tráfico continúa incólume, a pesar de los logros de los gobiernos.
En el Financial Times, el Economist, el Wall Street Journal, y el New York Times, han aparecido artículos de colaboradores serios que exigen una política distinta. Los acompañan tres respetados ex presidentes latinoamericanos reformistas, distinguidos académicos y eminentes economistas, entre ellos dos premios Nobel.
La semana pasada, Nicholas Kritof escribió en el New York Times que Richard Nixon comenzó la “guerra contra las drogas” hace 40 años y que después de haber gastado un millón de millones de dólares, “las drogas ganaron”. Se necesita una nueva política y otra ideología. El mundo pide un cambio de paradigma.
Cautelosamente, la administración Obama parece dispuesta a emprender ese camino. El nuevo zar anti drogas dijo que desea suprimir la fraseología de la “guerra contra las drogas” y pasar de criminalización a tratamiento. El gobierno de Portugal tomó la iniciativa de descriminalizar el consumo de droga y dar tratamiento gratuito. Los resultados parecen indicar que esta política no aumentó el consumo en Portugal, y sí redujo mucho el daño colateral de las políticas de represión policiaca tradicionales, y con beneficios en seguridad y salud pública.
El gobierno ha ignorado estos desarrollos, quizás por temor a comprometer la ayuda para el Plan Colombia. No se manifestó cuando Gaviria, Cardoso y Zedillo pidieron tratar el consumo de drogas como un problema serio de salud. Pero si desea derrotar a la violencia, conviene que principie a pensar cómo intervenir en la formación de las nuevas políticas.

rhommesr@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

lo fregado de este problema,.

lo fregado de este problema,. es que no lo han combatido, como debe ser, porque todo mundo sabe
donde venden las porciones de este veneno. los unico que no ven no saben , son las fuerzas del orden,
y si le hicieramos un examen de laboratorio a nuestro dignatarios, nos sorprenderiamos, por el alto indice de consumo de esto señores. razon por la cual no querian votar a favor de la penalizacion, porque mas de
uno, tiene este problema salud.en cartagena cuando quieran acabar con las ventas , tienen que es que visitar las ollas y listo.
claro que la mejor formula es legalizar la venta . cobrar un impuesto, que sirva para hacer campañas de educacion.