La halterofilia, el deporte que endulza al olimpismo colombiano

ALEXANDER MARTÍNEZ, AFP | LONDRES, INGLATERRA | Publicado el 30 Julio 2012

oscar figueroa pesas El medallista de oro Kim Un Guk de Corea del Norte (C) posa con Óscar Figueroa, medallista de plata de Colombia (I) y el medallista de bronce Irawan Eko Yuli Indonesia (D) en el podio. AFP YURI CORTEZ

La medalla de plata conseguida este lunes por Óscar Figueroa en Londres es la decimotercera en la historia del olimpismo colombiano y la cuarta que entrega la halterofilia, que se consolida así como el deporte que más gloria ha dado al país andino en las justas de verano. 
Figueroa, de 29 años, escaló al segundo lugar del podio en la división de -62 kg, en un dramático final en el que el norcoreano Kim Un Guk se impuso al levantar 327 kg, 10 más que el colombiano, que relegó al bronce al indonesio Iro Eko Yuli (Lea aquí: Óscar Figueroa gana medalla de plata en Londres)
Fue la segunda presea de Colombia en estas justas, después de la plata que logró el ciclista Rigoberto Urán en la carrera en ruta, el sábado. 
Figueroa amplió de esto modo la saga de pesistas que han dado lustre al deporte colombiano en los Juegos Olímpicos, de la que hacen parte María Isabel Urrutia -único oro que atesora el país-, Mabel Mosquera y Diego Salazar. 
Urrutia dominó la categoría de 75 kg en Sídney-2000, después de una decepcionante actuación cafetera en Atlanta-1996. Este logro fue también la recompensa para una atleta de 35 años que acumulaba cinco títulos mundiales en su carrera. 
En Atenas-2004 la halterofilia volvió a responder a Colombia con el bronce de Mosquera (53 kg), y de nuevo lo hizo en Pekín-2008 con la plata de Diego Salazar (52 kg). 
El levantamiento de pesas, por lo demás, ha convertido a Colombia en una potencia regional con títulos en Juegos Centroamericanos y del Caribe, Juegos Sudamericanos y Juegos Panamericanos. 
Los otros ocho metales olímpicos para el país han llegado del tiro deportivo, el boxeo, el atletismo, el ciclismo y la lucha. 
El historial lo empezó a escribir el tirador de origen alemán Helmut Bellingrodt en Múnich-1972, donde ganó una plata en la prueba de Blanco Móvil-50 m, también llamada tiro al jabalí. 
Bellingrodt volvió a hacer historia para Colombia al conquistar otra plata en Los Ángeles-1984, para convertirse en el único atleta nacional que ha subido a dos podios olímpicos. 
Múnich fue además un impulso para el deporte colombiano al sumar otras dos medallas por cuenta de los boxeadores Alfonso Pérez y Clemente Rojas, ambas de bronce. 
El boxeo volvió a decir presente en Seúl-1988 con otro bronce para Jorge Eliécer Julio, un joven de 19 años que luego llegó a ser campeón del mundo en peso gallo. 
Mientras, en Barcelona-1992 dio el primer paso al frente el atletismo de la mano de la velocista Ximena Restrepo, que logró una medalla de bronce en los 400 metros planos, la misma que había rozado en Seúl. 
Otra mujer, María Luisa Calle, se consagró con un bronce en la carrera por puntos del ciclismo en pista de Atenas-2004. 
Con otro bronce en lucha libre, Jackeline Rentería había cerrado momentáneamente el último capítulo del libro olímpico colombiano, al que ahora se añaden las páginas de Urán y Figueroa.

     
    
© 2011 - Todos los derechos reservados.
Se prohíbe la copia, redistribución o retransmisión de cualquier material incluido en esta página.
Dirección: Pie del Cerro Cl. 30 No. 17-36 Cartagena, Colombia PBX: (575) 642 4646 - FAX: (575) 642 4609