Indicadores económicos
2017-10-19

Dólar (TRM)
$2.935,66
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,42
Euro
$3.449,10
UVR, Ayer
$252,00
UVR, Hoy
$252,00
Petróleo
US$52,04

Estado del tiempo
2017-10-19

marea

Marea min.: 0 cms.

Hora: 03:59

Marea max.: 21 cms.

Hora: 1:03

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.7 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-10-19

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
7 - 8
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Justicia y opinión

De las varias expresiones que usan con gracia los canaleros, como se refieren a los panameños cuando están en el diamante, hay una que no olvido: bochinche. Además de su sonoridad alegre, describe la afición nuestra a ahondar las diferencias con gritos. Es tan reiterada que sus énfasis parecen certificados de verdad, de asunto inobjetable por evidente.

Sería de interés levantar un inventario de los bochinches del año. Si a ese almacén de bochinches logramos acercarnos con calma y reflexión surgirían sorpresas.
Uno de los bochinches recientes, sin descartar la diplomacia meliflua, el señor Chávez, tiene de eje a Ingrid Betancourt. Nadie ha logrado explicar el motivo por el cual su pretensión jurídica haya tenido el rechazo virulento de muchas personas. Es probable que fuera de las apariencias de guardianes del erario y de severos fiscales de las ambiciones humanas, siempre desmedidas, con que se viste el odio hacia Ingrid la rescatada, se esconda algo distinto. Eso que en el Caribe llaman un guardado. Éste se puede describir como aquella conducta que se aprovecha del rechazo a una acción reprobable para cobrar otra, oculta, que no se asoma.
Así no son pocos quienes detestan a Ingrid por lo que su compañera de cautiverio, Clara Rojas, no ha dicho pero sugiere. Rojas aparece como la cenicienta que sufre infortunio por la dominación de la princesa rica y caprichosa. Hoy tiene también el manto de una maternidad heroica, la protección de los sigilos amorosos y la utilidad para el Gobierno de ese niño que permitió acabar con una farsa.
Ni qué decir del caballero Lecompte, sus vuelos rasantes sobre la selva soltando pajaritas de amor y papel y después ignorado por esos misterios que muestran cómo los enamoramientos no se alimentan de la gratitud sino que tienen sus propias sustancias.
Otros, nacionalistas orgullosos, no comprenden que Ingrid la detestada se haya largado para Francia y espere restañar sus heridas bajo las protecciones del primer mundo. Todo esto y quién sabrá cuánto aún en lo político y en lo social se le está facturando.
Sin embargo al desistir de su pretensión la niña Betancourt parece darle la razón a las voces del bochinche. Y lo hizo de forma torpe por cuanto antes de desistir intentó una explicación débil, pobre, sin inteligencia. Habrá que esperar que el libro que dice escribir no se resienta de inconsistencias como la anterior.
Una circunstancia que despierta preguntas es la razón por la cual los colombianos no creemos en la justicia. En este bochinche salen vilipendiados tanto Ingrid como la justicia colombiana. ¿Por qué no dejar que actúe?
Es posible que mucho más interesante que la pretensión económica y su relatividad fuera la definición de hasta dónde va la responsabilidad del Estado y hasta dónde el ámbito de derechos y obligaciones del ciudadano por muy candidato presidencial que sea. Son casos diversos sobre los cuáles deben pronunciarse los tribunales. Serpa. Gaviria y Echeverry. Araújo.
Ello ha quedado aplazado por el bochinche y el descreimiento ciudadano en la justicia. Lástima.

*Escritor

rburgosc@postofficecowboys.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese