Indicadores económicos
2017-05-01

Dólar (TRM)
$2.947,85
Dólar, Venta
$2.830,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,46
Euro
$3.203,70
UVR, Ayer
$249,07
UVR, Hoy
$249,11
Petróleo
US$49,33

Estado del tiempo
2017-05-01

marea

Marea min.: -20 cms.

Hora: 13:00

Marea max.: 18 cms.

Hora: 03:32

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.6 a 1.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-05-01

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

La cadena del optimismo

Bogotá se convirtió en un modelo de ciudad en varios frentes. En los últimos años ganó 8 premios internacionales, como el León de Oro de la Bienal de Venecia a mejor ciudad, y fue además reconocida como la ciudad latinoamericana con mejor oferta de esparcimiento y diversión. ¿Mejor que Sao Paulo, Río? ¿Mejor que Buenos Aires? Increíble.

En un país casi en guerra, la ciudad que a mediados de los 90 era insegura en medio de un caos urbano, ya en 2005 era epicentro de grandes oportunidades para la industria de la recreación y otras más.
¿Será que las alcaldías de Castro, Mockus y Peñalosa fueron las causantes de semejante milagro, o influyó algo más? En realidad, esas bienaventuradas administraciones sentaron las bases para disparar la esperanza en los capitalinos.
Los antropólogos explican que la sucesión de eventos positivos (disminución de la criminalidad, construcción de Transmilenio, adecuación de calles, andenes para la gente, ciclorruta, día sin carro, fortalecimiento económico, etc.) hizo que los bogotanos por fin creyeran en su ciudad y en un futuro mejor, lo que disparó inconscientemente la alegría y, por tanto, las ganas de salir a un restaurante, a un bar, o a un centro comercial para celebrar y disfrutar de su ciudad.
Ese deseo inconsciente de celebrar el renacimiento de su “hogar” incrementó en enormes proporciones el flujo de personas que salían a divertirse, a almorzar o a cenar. Para fortuna de Bogotá, hubo empresarios sagaces que vieron ese sentimiento y montaron los negocios que la gente quería. En pocos años la ciudad se convirtió en un próspero vividero y en un modelo para seguir.
Si bien Cartagena necesita una sucesión de alcaldes bien intencionados, podríamos comenzar a espantar la incredulidad si configuráramos una cadena de cosas bien hechas, sobre todo ahora que el país trae una senda de prosperidad y el cartagenero muestra en las encuestas un positivismo latente por el futuro. No tienen que ser cosas gigantescas, pero hagámoslas bien; eso es lo que necesitamos ver. Transcaribe era una bonita oportunidad para comenzar, pero ya no podrá ser el detonador de orgullo como lo fue Transmilenio en Bogotá, porque nos lamentamos con tristeza de la lentitud con la que avanza. “Típico de aquí”, pensamos todos. Los Juegos Centroamericanos habrían podido ser el inicio porque fueron bien ejecutados, pero pasó el tiempo y la alegría que produjeron se difuminó. La ampliación de la refinería es el mayor proyecto, pero además de que no incide directamente en el bienestar de todos los ciudadanos, un día sale una noticia que alegra y al otro, otra que confunde.
Cosas como la construcción del Centro Comercial Caribe Plaza, por ejemplo, son eslabones de la cadena hacia el optimismo porque hacen que el cartagenero crea que aquí sí puede haber proyectos de clase mundial. “¡No parece en Cartagena!”, dice la gente.
Pero necesitamos seguir rápidamente con proyectos públicos y privados bien hechos, todos continuos, que beneficien de manera directa a los cartageneros en general y no a unos pocos. El estado de ánimo colectivo está dado para continuar la cadena de eventos favorables, y fundamos la prosperidad con las ganas de salir a celebrar como hace varios años lo hicieron los bogotanos.

*Director de Criterium

gerardo@criterium.com.co

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

El columnista cae en

El columnista cae en imprecisiones conceptuales: lo más importante de una ciudad son sus pobladores y las obras que se hagan deben contribuir directamente en la calidad de vida d e los mismos, sino el tiempo se perdió. No s e trata d e obras simplemente estéticas, el a sunto es menos simple.
Mockus Estuvo dos años paralizado por sus desaveniencias con los concejales, peñalosa encontró su gran falla en las losas de Transmilenio de la Caracas, en los adornos navideños, que fueron un fiasco. Y Lucho garzón, olvidado a propósito por el columnista, logró avances en el cuidado d e los dineros, en comedores escolares, pero fracasó en movilidad, dejó de ejecutar en su último año el 40% del presupuesto d e inversiones y en actualización catastral. samuel moreno hasta ahora No existe. Pero visite ciudad Bolívar, altos de cazucá, y horrorísese señor columnista. ayudemos a la alcadesa a acelerar el paso...

Si Cartagena tuviese otros

Si Cartagena tuviese otros diarios no estuviéramos en problemas y las notas insulsas de Gerardo pasaran inadvertidas... pero este seños gasta tinta y espacio (pobres árboles) y no investiga: Transmilenio es un desastre, los cachacos parecen sardinas, es inseguro, las carreteras están destruidas... masacraron a los indigentes del cartucho y ahora hay 40 cartuchitos en la ciudad, mire las noticias, aquí entre Soacha y Ciudad Bolívar ocurrieron las ejecuciones extrajudiciales que llaman falsos positivos. En Usme matan todos los días... pero el niño genio que se cree Gerardo prefiere decir lugares comunes de la radio capitalina... debería sacarse él mismo por su propia oreja.

Bueno, por fin una columna

Bueno, por fin una columna que no es tan sonsa.

Pero eso de llamar al Centro Comercial Caribe Plaza un proyecto "de clase mundial" si de mucha lastima.