Indicadores económicos
2017-07-24

Dólar (TRM)
$3.010,77
Dólar, Venta
$2.868,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,56
Euro
$3.505,13
UVR, Ayer
$251,53
UVR, Hoy
$251,55
Petróleo
US$45,77

Estado del tiempo
2017-07-24

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 07:20

Marea max.: -3 cms.

Hora: 12:59

Dirección viento: Sur suroeste

Intensidad viento: 7 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-07-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8 -
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Leonardo Tatis, de lo folclórico y lo universal

Para Leonardo Tatis Serrano la música es un misterio que necesita desentrañarse siempre a fuerza de trabajo serio, pero también con buena disposición para el esparcimiento y el disfrute.

Y es precisamente eso lo que está haciendo en los salones de Berklee College, de la ciudad de Boston (EE.UU.), en donde lleva ocho meses estudiando guitarra y trompeta con el apoyo de la Fundación Reinado Nacional de la Belleza.
El ingreso a esa institución norteamericana estuvo presidido por sus incursiones en diferentes escenarios de Colombia y del exterior, como cuando fue el guitarrista y arreglista de la Orquesta Kalamary Big Band, bajo la dirección de Francisco Zumaqué y Juancho Álvarez.
Ese mismo año, con el marco musical de la misma orquesta, acompañó al jazzista sincelejano Justo Almario, uno de los mejores saxofonistas del mundo.
Al año siguiente, y hasta 2006, participó en una gira internacional con la folclorista Totó La Momposina, por Estados Unidos, Europa, África, Asia, en el World of Music Arts And Dance, en Madrid; Londres, Agadir, Sri Lanka y Corea.
Posteriormente pasó a integrar, también como guitarrista y arreglista, a la Orquesta Cartagena Caribe Big Band, combi-nando sus incursiones como director del Sexteto Cartagena Jazz Ensemble.
“Ser aceptado en Berklee College –dice Tatis– desafortunadamente no es tan fácil, pero cuando uno ha recopilado cierta experiencia haciendo arreglos y recibiendo las vertientes de la música folclórica y de la música mundial al mismo tiempo, entonces las cosas como que se hacen un poco más manejables para lograr un cupo en el alma máter”.
“Algo estimulante –cuenta– es que en esa universidad te puedes topar en los pasillos con cualquiera de las grandes estrellas de la música mundial, y hasta tienes la oportunidad de compartir con ellos alguna experiencia, porque allá son personas co-munes y corrientes, no los grandes monstruos que uno ve en los escenarios”.

ARA EN OTROS TERRENOS
Como lo sugiere su hoja de vida, la figura de Tatis ya no es extraña en escenarios de Colombia y Europa, pero en estos momentos él supone que con su participación en un video documental sobre Totó La Momposina, el ambiente musicocultu-ral europeo tenga mejores noticias de su existencia en el concierto internacional, pues es en el viejo continente donde se está editando y en donde se le hará el lanzamiento.
“También tuve la fortuna de participar en la grabación de un disco compacto del pianista colombiano Andrés Licero, quien está radicado en España, donde ha ganado mucha aceptación”, dice Tatis, quien se inclina seriamente hacia la música folclórica de la Región Caribe.

VISIÓN DE TATIS
Uno de los planes primordiales del artista Leonardo Tatis al egresar de Berklee College, es continuar componiendo piezas de corte folclórico, pero con un ni-vel internacional que pueda penetrar entre los conocedores de otros países.
“De un momento a otro –afirma– la música del Caribe ha llamado la atención de mucha gente del nivel nacional e internacional, y eso es bueno, pero tam-bién es cierto que hay mucho snobismo alrededor. En Bogotá te encuentras con gente que nunca tuvo algo que ver con la música costeña, y ahora quiere cantar y tocar porros y bullerengues, porque lo ven como algo exótico y taquillero. Lo mismo está pasando en Estados Unidos: los músicos gringos quieren ser latinos. A ambos les falta corazón para imprimírselo a esa música”.
Añade que no deja de sorprenderse con la aceptación que tiene la música latina en Estados Unidos, “porque uno por acá piensa que ellos siempre quieren oír jazz o rock, pero en realidad se estremecen cuando les tocas una cumbia, un porro o un chandé”.
El proyecto que Leonardo Tatis tiene en mente incluye la creación de una pequeña banda que tendría sede en Bogotá o Nueva York, “pero nunca para com-petir con gringos o europeos. La idea es hacer nuestra música con mucha altura universal, así como lo hizo el maestro Antonio María Peñalosa, para mí el más profundo de los músicos que trabajaron la música costeña a mediados del siglo 20 en Colombia”, afirma.

MAESTROS Y AMIGOS
Habla de Francisco Zumaqué como uno de sus maestros y buenos amigos, y de Tato Marenco como una de las buenas propuestas musicales del nuevo si-glo en Colombia.
Pero también opina sobre las fusiones que están haciendo los músicos jóvenes colombianos, “y creo que esos experimentos están muy bien que se hagan, pero a veces no conocemos a carta cabal los elementos de lo que estamos fusionando y el resultado es un masacote que, en vez de rendirle homenaje a nuestra música, lo que hace es que la maltrata”, sentencia el artista cartagenero.

TEMAS

Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese