Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-02

Dólar (TRM)
$3.068,34
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.281,53
UVR, Ayer
$242,38
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,06

Estado del tiempo
2016-12-02

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 22:51

Marea max.: 19 cms.

Hora: 12:55

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-02

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Luis Ramos, sobreviviente de la guerra de Corea del Sur

-A A +A
 

El impulso de una persona de 24 años llevó a Ramos Arrieta a la vida militar en una época en la que los soldados se calificaban como guerreros que nunca sentían miedo.

En 1952, mientras subía la escalerilla del buque que lo llevaría a las desconocidas tierras de Corea del Sur junto con decenas de soldados colombianos, 13 de ellos de tierras cordobesas, a Luis Felipe Ramos Arrieta, le pasaron por su mente los momentos felices que había vivido en su tierra natal, el municipio de San Carlos Córdoba. Mientras viajaba pensaba en el sin fin de posibilidades que le impedirían regresar con vida de un conflicto que no era suyo y para el cual se fue voluntariamente.
El impulso de una persona de 24 años llevó a Ramos Arrieta a la vida militar en una época donde los soldados se calificaban como guerreros que nunca sentían miedo.
Hoy a sus 82 años vida; Luis Felipe, recuerda como fue su inició en el Ejército. Ser militar fue su ilusión de niño y a los 20 años se fue a prestar el servicio, luego de cumplir con este deber, el hombre quedó con ganas de seguir en el Ejército; pero no fue posible, cuatro años después escucha que necesitaban reservistas para ir a la guerra de Corea y no lo dudo, preparó maleta y se fue.
Este soldado del Distrito Militar No 10 Girardot, cumplió su sueño de estar en la guerra, pero en realidad no sabía lo que era una guerra.
Relata que al llegar al Puerto de Yokohama, abordaron un camión, con los demás de la compañía, que los llevó al frente del combate, en Corea del Sur. “No se veía pared, ni techo alguno, todo era desierto, allí sentí un sabor agridulce, pero no había marcha atrás y apenas llegamos nos recibieron a plomo”, asegura Luis Felipe.
Fue fatal. “Los primeros días fueron supremamente difíciles, pero después se volvió una rutina diaria como acá en el campo, uno se levanta a afilar la rula y a darle al monte. Allá uno sabía que le tocaba echar para delante, y de uno dependía salvar la vida y la de los compañeros. No recuerdo cuantas veces estuve en enfrentamientos, pero la cosa se puso dura y empezamos a ver los primeros muertos”.
A Luis Ramos le toco combatir, patrullar y según él les daban 10 días de descanso después de estar 20 en combate. Luego del descanso debían regresar a la línea de bloqueo.
Luis Ramos Arrieta se considera un sobreviviente de la batalla más grande; la guerra de Corea, donde según él los colombianos mostraron su casta guerrera.
La orden era combatir a pesar de ser mayor el número de chinos. “Los soldados colombianos salíamos como 10 ó 20 chinos cada uno”.
Ordenaron replegar las tropas, pero Colombia tenía que seguir ahí, y si era necesario morir tocaba hacerlo. Por eso no abandonamos las posiciones, fueron varias horas seguidas de combate. Luís Ramos dice que las cosas estaban complicadas y él trataba de mantenerse un poco alejado del grupo esquivando la muerte. Relata que al amanecer vio los cuerpos tirados sobre los alambrados. Sigue diciendo que de los 13 cordobeses que estuvieron en su grupo, sólo quedaba él vivo.
El 27 de julio de 1953, hacían seis meses que Luis Ramos había dejado sus tierras colombianas y estaba en una guerra ajena por un impulso guerrero que lo hizo presentarse como voluntario. Ese día se estableció la línea de tregua y se dio por terminada una guerra en la que los colombianos siempre serán recordados como “los mejores soldados del mundo”, dice el señor Luis Felipe Ramos.
Luego de su regreso a Colombia, don Luis regresó a su natal San Carlos y se enamoró de una joven muchacha, se casaron y se fueron a vivir a la vereda Trementino Abajo en el municipio de Pueblo Nuevo. Allí reside desde hacen 35 años, los cuales a dedicado a su familia y a la agricultura.
Las expectativas que tenía este hombre por el reconocimiento que el Gobierno de Colombia les iba a otorgar, se están apagado al ver que los años pasan y el olvido de sus acciones se toma el país.
Un valiente que combatió en Corea, tuvo la oportunidad de regresar vivo a su tierra, pero dice que siente que está perdiendo la batalla con la pobreza que lo ha hostigado desde su nacimiento. Este señor nunca ha recibido subsidio ó auxilio alguno por ser un veterano de la Guerra de Corea.
En medio de la vejez y la pobreza que lo azota Luis Ramos Arrieta espera de la ayuda del Estado colombiano e incluso de Corea para seguir sosteniendo a su familia en la vereda Trementino Abajo en el municipio de Pueblo Nuevo.

Publicidad
Publicidad
2322 fotos
63882 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese