Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Así cayó el protegido de "Berna"

-A A +A
 

Como tantos criminales y capos del narcotráfico, Maximiliano Bonilla Orozco, alias "Valenciano", intentó cambiar su fisonomía para evadir a las autoridades, que lo persiguieron en Colombia y luego en otros países. Con anteojos, cabello abundante, barba, bigote y un cuerpo más delgado, tras un bypass gástrico, se movía en Venezuela. Pero la Policía le pisaba los talones.

La persecución terminó a las ocho de la noche del pasado domingo con su captura en una vivienda en la ciudad de Maracay, (estado de Aragua). En la acción participaron agentes de la Policía colombiana en coordinación con la Policía Antinarcóticos de Venezuela. Con él fueron detenidas otras tres personas.

Este lunes, al confirmarse su identidad, tras un cotejo de huellas digitales, el ministro del Interior de Venezuela, Tarek El Aissami, informó que Bonilla "será deportado a Estados Unidos cuando ese país así lo solicite".

La captura de este hombre, a quien las autoridades señalan de ser uno de los principales narcotraficantes, coincidió con la visita del presidente Juan Manuel Santos a Venezuela para un encuentro con su homólogo Hugo Chávez.

El Mandatario confirmó en la mañana de este lunes la importancia de la captura: "es una persona que estaba en la lista de los objetivos de alto valor para Colombia y creo que para el mundo entero, porque hoy es uno de los narcotraficantes más reconocidos que ha causado un daño terrible en nuestro país. Es el jefe de una de las bandas criminales que se llaman ‘los Paisas’, perteneció a ‘la Oficina’ y tenía bajo su mando a una serie de estructuras dedicadas al crimen y al narcotráfico".

La persecución para capturar a alias "Valenciano" empezó desde 2009, cuando este hombre que hoy cuenta con 39 años se convirtió en uno de los jefes de la denomina "Oficina". Más de 20 años atrás se hizo visible para las autoridades como sospechoso del asesinato del investigador del CTI de la Fiscalía Jaime Augusto Piedrahíta Morales, en Medellín. En su cuerpo se encontró un papel con el nombre de Maximiliano Bonilla y de Mauricio López, alias "Yiyo", a quienes investigaba por sicariato.

De sicario a jefe narco

Luego de la extradición a Estados Unidos del exjefe paramilitar Diego Murillo, alias "Berna", las entrega de Carlos Mario Aguilar Echeverri, alias "Rogelio" y Mauricio López, alias "Yiyo", a la justicia estadounidense y los asesinatos de otros jefes, como Daniel Mejía, alias "Danielito", emergió como uno de los nuevos capos.

En ese reacomodo de poderes, alias "Valenciano", hombre de confianza de alias "Berna", heredó el dominio sobre combos y bandas delincuenciales en municipios como Medellín e Itagüí.

"Bandas con peso en la criminalidad como "los Mondongueros" y "Calatrava" y unos 40 o 50 combos como "la Agonía" y "la Galera" quedaron al servicio de alias "Valenciano", indicó un investigador de la Sijín de la Policía.

Así como quiso mandar en "la Oficina" y apoderarse de los negocios ilegales, otro antiguo sicario que escaló dentro de esa organización, Erickson Vargas, alias "Sebastián", también quiso disputar las millonarias ganancias del microtráfico de narcóticos, el hurto de vehículos, la extorsión o el fleteo.

El año pasado, una persona que conoció desde adentro la disputa en las entrañas de "la Oficina", reveló a este diario la obsesión de los antiguos sicarios por dar el salto en el mundo del crimen organizado y el negocio ilegal más lucrativo: el narcotráfico.

"Esta gente como "Valenciano", “Sebastián” o “Douglas” empezaron a presionar a los traqueteros para que los incluyan en sus envíos de droga. Su lema es que con el sicariato no alcanza para vivir".

Con esta nueva realidad se desató un enfrentamiento por el poder a sangre y fuego entre los bandos de la organización criminal que alineó con uno y otro grupo a los combos delincuenciales, lo que desató enfrentamientos, vendettas y traiciones que han dejado cientos de muertes.

A esta guerra atribuyen las autoridades el incremento de criminalidad y homicidios en Medellín desde 2008, cuando se registraron 1.044 asesinatos, luego de dos años con menos de mil muertes violentas (771 en 2007 y 804 en 2006). En 2009 la disputa entre las facciones combos y bandas al servicio de los bandos en guerra elevó la cifra a 2.178 crímenes, mientras que el año pasado la cifra mortal fue de 2.019, según Medicina Legal.

De este guerra, que tuvo como protagonista a alias "Valenciano", se desataron hechos violentos como masacres que sembraron el terror en Medellín y municipios vecinos, que incluso cobraron vidas inocentes y que volvieron a poner a la capital antioqueña bajo el estigma de una de las ciudades más violentas Latinoamérica.

A Bonilla Orozco lo acusó el presidente Álvaro Uribe Vélez de ordenar la masacre ocurrida el 2 de julio de 2010 en el bar Gurú, en la zona rosa de Envigado. Ocho personas fueron asesinadas y diez más heridas por un grupo de sicarios que dispararon contra el negocio. Las autoridades indicaron que el objetivo eran hombres cercanos a "Sebastián".

Un año antes, en abril de 2009 seis hombres murieron baleados en un ataque de sicarios con fusiles en el barrio Popular 1. Las víctimas, informó la Policía, integraban el combo de "la Galera", a órdenes de "Valenciano".

Prófugo en otros países

La ofensiva de las autoridades contra las bandas y sus jefes en Medellín, que puso tras las rejas a socios y aliados de "Valenciano" como Fabio Edisson Gómez Ruiz, alias "Riñón" (capturado en abril de 2009 en Barranquilla) y de otros cabecillas enemigos como alias "Douglas", obligó a Bonilla Orozco a abandonar Medellín y refugiarse en Urabá y luego en la Costa Atlántica a comienzos de 2010, según fuentes policiales.

También se apoderó del narcotráfico en Magdalena, Bolívar, Atlántico y La Guajira.

Para entonces y según lo aseguró varias veces el director de la Policía Nacional, general Óscar Naranjo, alias "Valenciano" se había aliado con la banda criminal "los Urabeños" y empezó a traficar cocaína hacia Jamaica, Guatemala, Honduras y México y de allí a Estados Unidos.

Según los investigadores de la Policía, "Valenciano" se convirtió en un pez gordo del narcotráfico. Sus nuevos "negocios" y la presión de las autoridades lo obligaron a abandonar Colombia y esconderse en diferentes países.

El general Yesid Vásquez, comandante de la Policía Metropolitana de Medellín, aseguró a mediados de este año que “Valenciano” es un narcotraficante que ya no tiene interés en el microtráfico que manejan los combos en Medellín, su negocio cambió y está aliado con carteles mexicanos".

Fuentes de inteligencia de la Policía lo ubicaron en Panamá, luego en Venezuela y en Curazao. Las mismas fuentes indican que en uno de estos países se habría practicado una cirugía (bypass gástrico) para perder peso y cambiar su apariencia.

Pero las autoridades colombianas y de Estados Unidos ya le pisaban los talones y estrechaban el cerco a su alrededor. Así quedó en evidencia en mayo pasado cuando fue capturado en Aruba Gustavo Álvarez Téllez, alias "Tavo", segundo al mando de la organización de "Valenciano". Esa vez escapó.

El general Óscar Naranjo aseguró que estaban cerca del capo y sentenció: "Él sabe bien que papel jugaba en la banda de “los Paisas” y cómo llegamos a su paradero en Aruba, después de cuatro meses de seguirlo en el exterior, los días de “Valenciano” están contados", señaló el director de la Policía. Seis meses después "Valenciano", a pesar de cambiar su fisonomía, cayó en Venezuela.

En el mundo criminal desde la adolescencia

Adoptado por alias "Berna", entre sicarios "Valenciano" cobró las afrentas con sangre. Cayó en Venezuela, donde siempre se sospechó que estaba.

"Valenciano" fue el alias que llegó a ser más popular para nombrar a Maximiliano Bonilla Orozco; al lado de otros como "el Jugador", "el Futbolista" o "el Marrano", que también se le acuñaron a partir de su fisionomía. El considerado jefe de la estructura sicarial de "la Oficina" y señalado como controlador de una compleja red dedicada al narcotráfico, mide 1,72 metros y llegó a pesar unos 100 kilos, cifra que rebajó de manera considerable en los últimos meses cambiando su apariencia física.

Nació en Villavicencio, el 24 de septiembre de 1972, pero se crió en las calles del barrio Castilla de Medellín. De acuerdo con las pesquisas adelantadas por la inteligencia policial, su decisión por la delincuencia se afianzó a los 15 años de edad, cuando su padre, Maximiliano Bonilla, fue acribillado a tiros. Desde entonces el extraditado exjefe paramilitar Diego Fernando Murillo Bejarano, alias "Berna" se hizo cargo de él y lo convirtió pronto en uno de sus sicarios al servicio de la mafia dirigida por Pablo Escobar.

De la mano de alias "Berna", quien se volvió contra el propio Escobar, cuando se enteró de que el capo había ordenado la muerte de varios miembros del cartel, Bonilla Orozco fue un “gatillero” del grupo denominado "los Pepes", señalado de participar en muchos de sus homicidios, entre ellos los de 17 investigadores criminales desde 1997 hasta 1999.

Autoridades colombianas y estadounidenses ofrecían la suma de cinco millones de dólares por información que llevara a su captura. La justicia norteamericana lo reclama en extradición desde 2008 acusado de narcotráfico en el distrito de Nueva York. En Medellín tiene pendiente ante la Fiscalía un proceso por extorsión, vigente desde 2009.

Las investigaciones han llevado también a determinar que llegó a ser poseedor de una gran fortuna y lujos. Se estima que alrededor de 1.500 hombres de 32 combos delincuenciales obedecían sus órdenes. Entre los jefes de la banda "los Mondongueros" están identificadas las personas en que más confianza llegó a depositar.

Su anillo de seguridad estaría integrado por lo menos por 15 hombres y nunca se descartó que permaneciera con frecuencia fuera del país para evadir el cerco tendido por las autoridades.

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64139 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese