Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2017-01-18

Dólar (TRM)
$2.924,77
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.730,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.124,82
UVR, Ayer
$242,61
UVR, Hoy
$242,64
Petróleo
US$52,48

Estado del tiempo
2017-01-18

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 23:00

Marea max.: 4 cms.

Hora: 05:56

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 27 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 2.0 a 2.2 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 24 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-01-18

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 6 - 9

Mitos criollos

Estaban doblando las campanas de la parroquia de Santa Cruz de Manga, pues se aprestaban a salir con el cadáver de Doña Catalina Guerra para conducirlo a su última morada en el cementerio que se levanta en mismo barrio. 

Doña Catalina, Catica para sus familiares y amigos, murió a los 80 años sin haber conocido varón, ni siquiera novio se le conoció.

A medida que las campanas doblaban, María, la cocinera de una casa vecina, se lamentaba: pobre niña Catica. Aura Elena, la patrona de María, intervino para decir: Sí, pobre Catica, tan buena persona, pero ahora pasará a mejor vida. María la cocinera le respondió, sí pero antes de ser recibida a esa mejor vida, como usted dice, tiene que enfrentarse al burro “Cho”.

Aura Elena, sorprendida, le preguntó   ¿Qué es eso del burro “Cho”? ¡Ay¡ niña Aurita, no me va a decir que usted no sabe que las mujeres que mueren señoritas, San Pedro no las deja entrar así al cielo; tienen que pasar primero por el burro “Cho”.

Aura Elena, que era ajena a esos mitos populares, siguió preguntando: y ¿Qué es eso del burro “Cho”? María continuó la explicación: Le dicen burro “Cho” a esos que son muy grandes y bien dotados que generalmente usan en los potreros para cubrir yeguas.  De la unión de los burros “Cho” con las yeguas nacen los mulos. 

La señora Aura Elena esperó a que su  esposo llegara de la oficina  para contarle el diálogo que había sostenido con la cocinera.

Pedro Antonio, el esposo de Aura Elena, le explicó que efectivamente había la creencia  popular de que las mujeres que morían vírgenes no podían entrar al cielo en ese estado, por eso, las ponían a disposición de un burro “Cho” para que las desfloraran. Pero Don Pedro Antonio hacía hincapié en que esas eran supersticiones de la gente inculta. Le explicó también que la denominación “Cho” para los burros yegüeros era una descomposición de “Hechor” (garañón, asno). En todo caso le dijo a su esposa: puedes estar tranquila, doña Catalina Guerra, mujer virtuosa, entrará a los cielos sin pasar la prueba del burro “Cho”.

A propósito de burro “Cho” se cuenta que Rafael Olmos, un rico hacendado de las sabanas de Sucre (antes Bolívar), compró en  feria un lindísimo ejemplar de asno negro, robusto y de mayor alzada que los burros corrientes. Tan pronto como llegó a su hacienda le dijo al capataz que ese burro lo usaría como burro “Cho”. Solicitó para él cuidado especial y buena alimentación. Seguidamente avisó a sus colegas y vecinos que tenía un burro “Cho” y que podían llevar sus yeguas si estaban interesados en obtener mulos o mulas. El salto del burro costaba $100 (de entonces). Muchos hacendados fueron a ver el burro y quedaron bien impresionados. Pero con las primeras yeguas, el burro permaneció distraído. Le mejoraron el alimento y al pasar varios días, seguía despreocupado.

Hasta que uno de los mozos, muy temprano acudió al patrón para informarle que al asno lo estaban cubriendo otros burros del vecindario. El mozo concluyó: “que “Cho” ni qué “Cho”,  este burro resultó cacorro”.  Don Rafael ordenó que lo ataran a una carreta para que se ganara trabajando el alimento de cada día.



*Asesor Portuario



fhurtado@sprc.com.co

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese