Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-07

Dólar (TRM)
$3.015,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,59
Euro
$3.236,80
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$50,93

Estado del tiempo
2016-12-07

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:57

Marea max.: 12 cms.

Hora: 16:41

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 4 a 12 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-07

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Comunidad se moviliza por derechos de la mujer

-A A +A
 

Las calles de Pijiguay, un poco polvorientas y muy soleadas, fueron sorprendidas por la vitalidad de una multitud colorida, que marchó, bailó, cantó y agitó banderas blancas en defensa de los derechos de la mujer al celebrar su Día Internacional.

Las cerca de 400 personas que caminaron al son de gaitas y cantos, llenaron de furor esas mismas calles que fueron abandonadas por sus habitantes un domingo 7 de septiembre de 1997, cuando más de 30 paramilitares asesinaron a seis personas, saqueando e incinerando las casas del corregimiento.

Desde entonces, Pijigüay fue convertido en un pueblo casi fantasma, dominado por el silencio y el temor a la violencia. Todos sus habitantes se desplazaron.

Con el retorno de las condiciones de seguridad, la comunidad ha regresado a este corregimiento ubicado a 13 kilómetros de la cabecera municipal de Ovejas. Actualmente Pijigüay está conformada por un poco más de 700 habitantes, quienes lentamente han ido recuperando sus vidas.

Los problemas de violencia enfrentados en Pijigüay, el difícil acceso a la comunidad por las precarias condiciones de su vía y la falta de presencia de las instituciones del Estado, llevaron a los habitantes a sentir cierto escepticismo por las intervenciones de organizaciones no pertenecientes al corregimiento. Por esta razón, la multitudinaria marcha, organizada por Colombia Responde, tomó por sorpresa a sus habitantes, quienes no esperaban tener tal capacidad movilización.

María Magdalena Viloria, una mujer de 72 años y quien se convirtió en la Reina Central de la celebración, encabezó la caminata y dijo que esta fue la primera vez que Pijigüay tuvo un evento de tal magnitud. La caminata cumplió entonces su objetivo de movilizar y empoderar a la comunidad en la defensa de los derechos de la mujer.

Esta caminata hizo parte de una estrategia integral implementada por Colombia Responde, en coordinación con las Alcaldías municipales y con el apoyo de Profamilia, para mejorar el acceso a servicios de salud de los habitantes de sectores rurales afectados por la violencia en los municipios de Ovejas y San Onofre, en Sucre, y San Jacinto y El Carmen de Bolívar, en Bolívar.

Colombia Responde, Estrategia del Gobierno Nacional que trabaja por la consolidación de los Montes de María para establecer un estado sostenible de paz y seguridad en la región, buscó a través de esta festividad llamar la atención de la comunidad acerca de la importancia de la prevención y promoción de una buena salud sexual y salud reproductiva, incidiendo en la reducción de la violencia basada en género en las poblaciones afectadas por el conflicto armado. Este proceso, que tiene un enfoque en derechos, propicia también que las comunidades en general, y particularmente las mujeres, ganen espacios que se traduzcan en el fortalecimiento de la participación ciudadana.

Durante la celebración, María Toscana, una mujer de 33 años, representó uno de los derechos básicos de la mujer, el de la libertad, haciendo énfasis en que las mujeres tienen derecho a decidir  si  tienen  relaciones sexuales o no, con quién y con qué frecuencia. María reconoce que el conflicto armado llevó a que no se respetaran los derechos de las mujeres. “Anteriormente había mucha violencia. Como se vivía acá, si el hombre quería, teníamos que estar con él, pero ya estamos en otra vida, así que podemos exigir nuestros derechos. Los esposos de nosotras deben entender y respetar; nosotras sí creemos que podemos lograr un cambio ahora que conocemos nuestros derechos”.

La comunidad de Pijigüay está ahora emocionada y llena de esperanza al ver las cosas que puede lograr. A pesar de que este corregimiento aún enfrenta graves problemas como la informalidad en la posesión de la tierra y el mal estado de la vía, que especialmente en época de lluvias impide el acceso de los pobladores y la comercialización de sus productos. Pijigüay está iniciando un proceso de planeación y gestión de su desarrollo con apoyo del gobierno local que ha llenado de optimismo a sus pobladores.

Publicidad
Publicidad
2327 fotos
64060 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese