Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-10

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-10

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:49

Marea max.: 24 cms.

Hora: 08:19

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2016-12-10

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Alberto II y Charlene se casan en boda religiosa en Mónaco

-A A +A
 

Un día después de la boda civil que la convirtió en la princesa de Mónaco, la ex nadadora olímpica Charlene Wittstock y el príncipe Alberto II se casaron en una ceremonia religiosa ante cientos de miembros de la realeza, jefes de Estado y celebridades del deporte y la moda.

La pareja intercambió anillos de Cartier de una aleación blanca de oro-platino de 18 kilates. Alberto guiñó un ojo al deslizar la joya en un dedo de Charlene y ésta mostró una sonrisa amplia cuando hizo lo mismo al príncipe.

La sudafricana parecía tener lágrimas debajo de su velo en el momento en que ocupó su lugar en el altar dentro del palacio principesco donde se efectuó la ceremonia católica. El sonriente novio de 53 años vistió el uniforme de verano, blanco, de la compañía de carabineros y Charlene, de 33, portó un espectacular vestido color blanco marfil bordado con cristales, nácar e hilos de oro, diseñado por el modista italiano Giorgio Armani.

La princesa, que se convirtió en Alteza Serenísima, llevaba una delicada diadema y un largo velo de tul.

Los recién casados -que según rumores estuvieron al bordo de la ruptura hace sólo unos pocos días, tras "revelaciones" sobre el Príncipe que llevaron a Charlene a querer suspender la boda- intercambiaron un furtivo beso durante el enlace religioso, en el que cantaron la soprano estadounidense Renée Fleming, el tenor italiano Andrea Bocelli y el peruano Juan Diego Florez.

Alberto II y la ex campeona de natación, quienes se casaron por lo civil el viernes, celebraron su boda al aire libre, en el patio de honor del palacio, y no en la catedral donde se casaron en 1956 los padres de Alberto, Rainiero III y la mítica Grace Kelly, que falleció en un trágico accidente de automóvil, en 1982.

Entre los representantes de las familias reales que asistieron a la ceremonia --en la que hubo cantos sudafricanos y coros de niños de Mónaco-- figuran los monarcas de Bélgica y Suecia y los príncipes herederos de Dinamarca y Holanda.

La lista de invitados incluyó también al conde y la condesa de Wessex, que representan a Inglaterra, así como la familia real de Savoya y el emir de Qatar, que se codearon con presidentes europeos como el francés Nicolás Sarkozy y el alemán Christian Wulff y con celebridades de la moda, como Karl Lagerfeld y Giorgio Armani.

Los invitados importantes incluyeron al diseñador de Chanel, Karl Lagerfeld, el ex actor de James Bond, Roger Moore, y la ex primera dama francesa Bernadette Chirac, además de integrantes de las realezas europeas, jefes de estado, supermodelos y deportistas de clase mundial.

Unos 3.500 monegascos fueron invitados al enlace oficiado por monseñor Bernard Barsi, arzobispo del Principado, que fue retransmitida en grandes pantallas en toda la ciudad-Estado, un enclave de dos kilómetros cuadrados situado entre el mar Mediterráneo y la montaña.

Siguiendo la tradición, la novia depositó su ramo en la pequeña iglesia de Santa Devota, patrona del Principado, ante quien la princesa Grace depositó el suyo, tras su boda con Rainiero.

La pareja de recién casados no realizó el recorrido por las calles de Mónaco en carroza, sino en un coche híbrido (que combina motor de combustión y eléctrico) --un Lexus LS 600h Landaulet descapotable-- que el Principado señala como testimonio del interés de Alberto y Charlene por la defensa del medio ambiente.

A la cena oficial, que está a cargo de uno de los grandes chefs franceses, Alain Ducasse, han sido convidadas 500 personas. El menú unirá "la tierra y el mar" a los sabores mediterráneos, precisó el chef de 54 años, que obtuvo hace dos años la nacionalidad monegasca por orden soberana del príncipe Alberto.

"Serán productos de la región, de cultivo biológico", explicó Ducasse, señalando que en la cena, que se celebrará en la Ópera de Montecarlo, se servirán al menos 17 tipos de verduras cultivadas en los huertos del Principado, en las alturas de Mónaco.

Los platos estarán acompañados de vinos Chardonnay de Sudáfrica, país adoptivo de la princesa Charlene.

Tras el banquete se celebró el baile en el palacio, en un ambiente de lujo y glamour. Los tres días de festejos concluyeron a la medianoche de ayer, con un espectáculo de fuegos artificiales.

 

Notas recomendadas
Publicidad
Publicidad
2329 fotos
64199 seguidores
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese