Indicadores económicos
2017-12-12

Dólar (TRM)
$3.013,99
Dólar, Venta
$2.810,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,40
Euro
$3.555,30
UVR, Ayer
$251,13
UVR, Hoy
$252,13
Petróleo
US$57,99

Estado del tiempo
2017-12-12

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:52

Marea max.: 17 cms.

Hora: 08:07

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 05 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2017-12-12

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

3 - 4
Taxis
9 - 0 - [object Object]
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

El actor Róbinson Díaz se desenreda en el laberinto

Róbinson Díaz nació en Envigado. Él recuerda con una nostalgia que muchos no creerían, por aquello de la fama y del éxito que ha tenido en Bogotá, las calles, las mangas de las que podía disfrutar al frente del Hospital Manuel Uribe Ángel y las tardes en la casa de su abuela con los primos. Hoy, ya establecido en Bogotá y reconocido como uno de los actores más respetados de Colombia, Róbinson tiene en su hoja de vida cerca de 27 participaciones en producciones y más de 15 años de recorrido actoral que comenzó en grupos de teatro de Medellín y en El Matacandelas.

Cuando este envigadeño apenas entraba en las ligas rolas del arte, se ganó un papel en Detrás de un ángel y unos meses después dio el salto a un personaje que recordaría todos los días de su vida: Carlos Alberto Buendía en La mujer del presidente, un hombre que está en aprietos luego de que la esposa de su jefe muriera en sus manos, sin él tener la culpa.

Ahora, y después de 15 años, Róbinson regresa a la pantalla chica para contarle a la gente qué pasó con este señor que ya tiene una familia y que corre un gran peligro.

Es un verdadero reto interpretar a Carlos Alberto Buendía 15 años después. ¿Cómo fue esa preparación para retomar al personaje?

—"Lo que pasa es que la historia de este hombre, escrita por Mauricio Miranda es muy buena. Retomé la historia analizando paso a paso lo que nos ha pasado y me pareció emocionante. Leí los libretos y me enamoré de ellos porque son estupendos. Son 41 capítulos de una serie estremecedora, aterradora, una historia conmovedora".

¿Qué ha pasado con Róbinson en estos 15 años?

—"Muchas cosas. Nos hemos convertido en personas más maduras técnicamente. Ahora hay más tecnología y ahora tenemos un aval muy importante, el de Caracol Televisión, y la calidad es mucho mejor".

¿Qué sintió cuando leyó los libretos de El laberinto, la continuación de La mujer del presidente, y cayó en cuenta de que han pasado 15 años?

—"No pensé en si estoy viejo o joven. No me juzgué ni me cuestioné nada, lo que voy a hacer, lo haré bien. Estos 15 años son los que llevo de actor exclusivo para Caracol Televisión. Ahora me ficharon otros dos. Esto representa algo de gran valor en mi carrera y significa además, lo que represento como actor. Siempre es un reto arrancar algo nuevo".

¿Qué le debe usted a La mujer del presidente?

—"Es la confirmación de que llevo una carrera con mucha amplitud de colores. Un actor hace muchos personajes, sabe muchas canciones. ¿Qué tal que me hubiera quedado en una canción?".

¿Se podría decir que usted comenzó a sembrar frutos desde La mujer del presidente?

—"No, es que yo llevo mucho tiempo en este cuento. Desde Envigado, cuando actuaba en el Inem y con el grupo Matacandelas. Que me haya destacado más en ciertas épocas lo comparo con los árboles: no siempre le salen flores".

¿Qué relación tiene usted con ese Envigado de su niñez?

—"Con solo decirte que donde quedaba el Hospital Manuel Uribe Ángel era el lugar en el que yo cogía guayabas. Yo jugaba con mis primos y alzábamos cometas, cogíamos peces en la quebrada La Ayurá, en El Salado. Esa es mi relación. Yo todo se lo debo a mi tierra porque allí viven mis mayores".

¿Por estos recuerdos que usted va tanto al Parque El Salado?

—"A mí me gusta mucho andar por allá. Los ríos, la montaña me hacen falta. Me encanta venir a Envigado y la veo muy desarrollada, con una carramenta la verraca. A mí me tocó la Envigado agraria. Por ejemplo, la carretera del municipio terminaba en la tienda de mi abuelito que tenía una vaca y nos recorríamos esto a caballo. ¡Qué tiempos!".

¿Y usted le transmite a su hijo, Juan José, ese amor por esta tierra?

—"Sí, claro. Cuando estamos en Envigado le muestro la cancha de El Dorado donde yo jugaba, el Polideportivo de Sabaneta. Adriana, su mamá, también es paisa. Mejor dicho, todos estamos ligados a esta tierra. Me gusta que él sepa del fríjol y la arepa".



Ranking de noticias

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese