Se ahorcó menor de 14 años

Ven a mí, Ámame y Vuelve eran los temas que sonaban a todo volumen en el equipo de sonido de la familia Manchego Morelo en el barrio Cantaclaro de Montería.

“Hoy amaneció Ricardo más contento que nunca”, pensaron los vecinos que escuchaban los temas que denotaban amor. Sin embargo, lo que pasaba al interior de la vivienda era algo bien distinto: el joven de 14 años estaba sufriendo por uno de esos primeros amores de la juventud.

Jorge Elías Manchego y Rosymar Morelo, los padres del menor, salieron desde bien temprano para el mercado donde venden verduras para ganar el sustento de su casa.

Todos empezaron las actividades rutinarias. Sus hermanos salieron también para el colegio y la Universidad sin pensar jamás que a Ricardo se le ocurriría la posibilidad de quitarse la vida.

Todo parecía normal en la vivienda. La música siguió sonando sin parar y como a la hora todo volvió al silencio. En ese momento, eran aproximadamente las 9:00 de la mañana, el menor tomó la decisión de colgarse de una cuerda en el cuarto de su residencia.

Una hora después cuando sus padres regresaron a la casa, pasadas las 10:00 de la mañana, encontraron la macabra escena.

Los gritos de auxilio de los desesperados padres se escucharon varios metros a la redonda. Los vecinos de inmediato llegaron al lugar y no podían dar crédito a lo que veían sus ojos.

Como pudieron ayudaron a bajar el cuerpo del menor con la esperanza de llevarlo a un centro asistencial pero era demasiado tarde. El joven había muerto.

Carta de despedida

  Los padres encontraron una carta donde el adolescente se despedía de este mundo.

Escrita con su puño y letra tal vez minutos antes de suicidarse pide perdón a sus padres por las groserías cometidas con ellos.

También escribió a sus hermanos. Les expresaba cuando los amaba.

En ambas cartas señalaba que estaba profundamente triste y que no podría vivir sin Dani. Ese es el nombre de la persona que le había roto el corazón pero hubiera sido cualquier otra pues a esa edad es muy natural que los jóvenes se enamoren y se desenamoren.

En la carta escrita a sus padres estaban los títulos de las tres canciones que oyó a todo volumen en la mañana y la que los vecinos creían que eran motivo de alegría para el menor.

Otro caso

El caso ocurrido ayer en el sector El Níspero de Montería no fue el único.

En Tierralta el carretillero Reyes Manuel Medina Madera también decidió acabar con su vida colgándose del techo en el interior de su habitación.

El hombre había salido el jueves en la tarde a solicitar una cita médica a la Fundación Solidaria IPS y justamente se la habían dado para ayer viernes a las 6:40 de la mañana.

El médico Ever González sería el encargado de atenderlo. Sin embargo, nunca llegó a la cita pues decidió acabar con su vida.

Sus familiares se dieron cuenta del hecho porque el celular del hombre había sonado en múltiples oportunidades sin que este contestara. Tenía 25 llamadas perdidas.

Su hermana, quien sufre trastornos mentales, entró al cuarto con el fin de avisarle que lo estaban llamado y fue cuando vio la dantesca escena.

‘Viejo Reyes’ como le decían sus amigos era un hombre solitario. Jamás se casó, ni tuvo hijos.

Residía en el barrio Libardo López de Tierralta en casa de su hermana Merlinda Rosa y era el penúltimo de una numerosa familia integrada por nueve hermanos.

Hasta el momento se desconocen las causas por las cuales tomó la fatal decisión.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese